OPINIÓN: Las consecuencias del 'brexit' para la industria aseguradora

Solamente las compañías aseguradoras más grandes han tenido la posibilidad de estudiar escenarios de salida, aun cuando la ambigüedad y la complejidad hubieran sido factores importantes.
Se prevén modificaciones legislativas que afecten tanto el perfil de los riesgos que asuman las aseguradoras como la conducta del mercado.
Cambios tras el 'brexit'  Se prevén modificaciones legislativas que afecten tanto el perfil de los riesgos que asuman las aseguradoras como la conducta del mercado.  (Foto: Getty Images/Archivo)
Por: CARLOS AROCHA

Nota del editor: Carlos Arocha es actuario y fundador de Arocha & Associates, una compañía de consultoría con sede en Zúrich. Es cofundador del Proyecto Swift Academy, secretario del consejo de liderazgo y desarrollo de la Sociedad de Actuarios (en Estados Unidos) y embajador de dicha organización en Suiza. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

El resultado del referéndum británico plantea interrogantes cuyas respuestas están caracterizadas por la volatilidad de los mercados financieros, la incertidumbre de los procesos legales para la salida de la Unión Europea, la ambigüedad política del país y la complejidad de resolver una colección de problemas no estructurados.

Con primas emitidas del orden de 325,000 millones de dólares, el Reino Unido ocupa—por mucho—el primer lugar en Europa y el cuarto en el mundo. El sector asegurador representa un 10% de su economía, y dos de las 10 aseguradoras más grandes del mundo son inglesas.

El mercado Lloyd’s de Londres, en el que varias corporaciones, corredores de seguros, suscriptores, etc., asumen y transfieren entre múltiples partes los riesgos asegurables más especializados de todo el mundo, confirma la importancia del Reino Unido en el ámbito financiero internacional.

Lee: El 'brexit' y otros 5 riesgos para México y el mundo

John Nelson, el presidente de Lloyd’s, recientemente comentó que la organización seguirá ubicándose en el epicentro del sector asegurador y reasegurador, y que continuará trabajando en estrecha colaboración con sus socios del resto de Europa. Nelson no prevé cambios fundamentales en el negocio en los próximos dos años y afirma que se cuenta con los planes de contingencia adecuados para hacer frente al resultado del referéndum.

El 24 de junio pasado, antes de que los resultados de la votación fueran declarados oficiales, ya se había observado turbulencia severa en los mercados financieros: la libra esterlina se ubicó en el nivel de los últimos 31 años con respecto al dólar, y el índice accionario FTSE 100 y el de la mayoría de los mercados europeos sostuvieron pérdidas porcentuales de dos dígitos. Estas reacciones eran naturales.

Opinión: La libra esterlina, la primera víctima del 'brexit'

¿Cuáles han sido las consecuencias inmediatas para la industria aseguradora? Ahora se espera que los reguladores de seguros se aboquen a las implicaciones de la inminente salida de la Unión Europea, en detrimento de la atención a sus actividades ordinarias. Por su parte, solamente las compañías aseguradoras más grandes han tenido la posibilidad de estudiar escenarios de salida, aun cuando la ambigüedad y la complejidad hubieran sido factores importantes. Es de esperarse el retiro de capitales de inversión por lo menos hasta que sea más clara la ruta de salida.

La nueva realidad para las empresas del Reino Unido


Por otra parte, ¿cuáles serán las consecuencias a mediano y largo plazo? Entre las consecuencias notables se pueden mencionar:

  • Cambios legislativos futuros que afecten tanto el perfil de los riesgos que asuman las aseguradoras, como la conducta del mercado: la regulación inglesa adoptó muy a tiempo las medidas de la Directiva Europea Solvencia II, por tanto, en estos momentos existe un marco regulatorio de capital económico que tomó años implementar. No se espera que se reduzca la regulación, pero sí que la británica sea reconocida por la Unión Europea, mediante un acuerdo de equivalencia.
  • Reestructuración de las aseguradoras para hacer frente a nuevos escenarios de negocio a nivel internacional y al acceso a los mercados de capital de inversión: necesidad de obtener licencias para suscribir riesgos en países miembros de la Asociación Económica Europea desde el Reino Unido. Si dichos riesgos se suscriben a través de subsidiarias extranjeras, éstas tendrán que contar con capital de solvencia propio. Además, al no existir acceso libre a la Asociación Económica Europea, el Reino Unido se encontrará con barreras para ofrecer productos en el extranjero.

Opinión: Una 'vacuna' para sobrevivir a la volatilidad financiera

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Otras consecuencias importantes que seguramente corroboraremos son:

  • La adaptación de sistemas de administración aunada a procesos de revisión de contratos de productos para individuos que residen en el extranjero, particularmente productos de ahorro e inversión;
  • Los cambios drásticos en los modelos de distribución de seguros;
  • Los cambios en los programas de reaseguro, al modificarse los programas de retención y cesión de riesgos, y las actitudes de la regulación británica con respecto a los riesgos de crédito o contraparte; y
  • La posibilidad de que el Reino Unido no siga las directivas europeas con respecto a la privacidad y manejo de información, a favor de prácticas menos restringentes.

En resumen, experimentaremos transformación extensa en el mercado asegurador británico, pero aún es muy pronto para conocer el impacto de largo plazo del resultado del referéndum en la industria aseguradora y en las economías europeas y globales.

Ahora ve
Así se vivió la emoción del eclipse en Salem, Oregon
No te pierdas
×