OPINIÓN: El fantasma de los 'emails' persigue a Hillary Clinton

Sin conocer el contenido de los correos electrónicos, cualquier evaluación de los daños que esto provocará en las inminentes perspectivas políticas de Clinton sería en gran medida una conjetura.
Trump aprovechará la investigación del FBI por los correos de Clinton
Por: BUCK SEXTON

Nota del editor: Buck Sexton es comentarista político de CNN y presentador de The Buck Sexton Show en TheBlaze. Anteriormente fue analista antiterrorismo de la CIA. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) – Parece que habrá un nuevo capítulo en la saga del servidor privado de correo electrónico de Hillary Clinton. El FBI, que estableció un patrón de revelaciones sorprendentes el pasado viernes, en este caso de alto perfil, ha declarado que se están tomando nuevas “medidas de investigación” a la luz de correos electrónicos adicionales que han salido que “parecen ser pertinentes”.

Lee: 5 datos para entender el caso de los correos de Clinton

Es difícil decir cuán preocupada debería estar la campaña de Clinton. A primera vista, este anuncio podría ser en gran medida una formalidad. Han aparecido nuevos correos electrónicos que han transitado o estaban almacenados en el servidor de Clinton, y el director del FBI ha pasado esta información al Congreso. La investigación nunca fue formalmente cerrada, así que tampoco fue formalmente reabierta.

Sin conocer el contenido de los correos electrónicos, cualquier evaluación de los daños que esto provocará en las inminentes perspectivas políticas de Clinton —o si ella enfrentará un renovado riesgo legal— sería en gran medida una conjetura.

Lee: El FBI obtiene una orden para revisar el correo de Clinton

Pero los informes iniciales indican que la única razón por la cual estos nuevos correos electrónicos salieron a la luz es la investigación totalmente independiente de las actividades online ilícitas de Anthony Weiner. En esencia, mientras investigaba a Weiner, el FBI supuestamente tropezó con alguna correspondencia que implica a Huma Abedin, alta asesora y confidente cercana de Hillary Clinton.

Si esto es cierto, eso podría significar que, gracias a las indiscreciones bien documentadas de Weiner y a las propensiones posiblemente ilegales de Internet, el FBI podría haber encontrado un nuevo lote entero de comunicaciones electrónicas que revisar en busca de evidencia de información reservada o de corrupción.

Es poco sorprendente que la computadora personal de la señora Abedin haya escapado a la red de revisión especialmente gentil del FBI en el caso de los correos electrónicos de Clinton. La oficina ha recibido un duro golpe en público por lo que muchos perciben como un tratamiento especial para la exsecretaria de Estado y sus principales colaboradores.

Lee: Clinton se muestra sin nada que temer por el caso de los correos

A partir de los acuerdos de inmunidad y de la turbia reunión entre la procuradora general Loretta Lynch y Bill Clinton, se puede crear un argumento claro de que el Departamento de Justicia adoptó un enfoque menos antagonista en esta particular investigación de seguridad nacional.

Pero los encubrimientos son un asunto complicado. Sin duda, es concebible que un dispositivo electrónico que pertenece a Abedin —y que era compartido con su esposo Weiner— haya sido pasado por alto en el esfuerzo por revisar lo que la secretaria alguna vez desdeñó deshonestastamente como mensajes de correo electrónico acerca de rutinas de yoga y la boda de su hija.

Estos nuevos mensajes de correo electrónico podrían ser exactamente el tipo dentercambios incriminatorios que los críticos de Clinton dicen que se planeaban esconder de los registros oficiales mediante el servidor privado.

Lee: El FBI descubre otros 15,000 documentos de Clinton

También existe la posibilidad de que los correos electrónicos no contengan nada explosivo, incriminatorio o incluso nuevo. En ese caso, el FBI podría ofrecer sus conclusiones en un esfuerzo por recuperar la confianza de los republicanos en el Congreso y el respeto del pueblo estadounidense. Una oficina que luce tenaz en sus esfuerzos de investigación sobre la señora Clinton es una oficina que parece menos partidista, incluso si es es solamente a manera de demostración.

Independientemente de cualquier resultado, parecería improbable que el mismo Departamento de Justicia que evitó imponer cualquier cargo contra Clinton o contra su círculo interno el verano pasado dé un giro el futuro y considere una acusación contra una posible comandante en jefe, bajo ninguna circunstancia.

OPINIÓN: La desagradable campaña 'Clinton vs. Trump' favorece al legado de Obama

Todo esto crea un momento político altamente explosivo. El director del FBI, James Comey, quien ya ha jugado un papel demasiado importante en el resultado de esta elección, claramente se da cuenta de la importancia de las siguientes declaraciones que provengan del FBI.

Con una elección presidencial a poco más de una semana, la mayor preocupación de Hillary Clinton no será la posibilidad muy remota de futuros cargos criminales, sino la probabilidad mucho más grande de que demasiados votantes en estados clave tengan dudas acerca de emitir su voto por una aspirante presidencial que todavía está bajo sospecha de un acto ilegal por parte del FBI.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Los ricos en Estados Unidos se vuelven más ricos, salvo Donald Trump
No te pierdas
×