OPINIÓN. 'El Chapo' se topó con la horma de su zapato: Brooklyn

El problema al que se enfrentan los fiscales con el caso de Guzmán es la necesidad de depender de informantes y de espías que testificarán como resultado de tratos que han hecho con fiscales.
Sin Joaquín 'el Chapo' Guzmán, ¿quién tendrá el control del cártel de Sinaloa?
PAUL CALLAN

Nota del editor: Paul Callan es analista jurídico de CNN, fue fiscal de homicidios en Nueva York y actualmente es consejero del despacho de abogados neoyorquino Edelman and Edelman, PC, que se dedica a condenas erróneas y a casos de derechos civiles. Síguelo en Twitter como @paulcallan. Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(CNN) — El jueves 19 de enero extraditaron a Estados Unidos a Joaquín El Chapo Guzmán, famoso capo de la droga y artista del escape. Este definitivamente fue un regalo de las autoridades mexicanas a la administración de Obama previo a la toma de posesión de Trump. Trasladaron inmediatamente al Chapo, como se le conoce tradicionalmente, a un tribunal federal en Brooklyn para la lectura de los 17 cargos por los que podrían condenarlo a cadena perpetua.

Lee: El gobierno de Trump agradece extradición del 'Chapo'

A los fiscales de todo Estados Unidos les gustaría encargarse del presunto líder del poderoso cártel de Sinaloa por delitos que han afectado la vida de miles de estadounidenses.

Incluso si las autoridades federales de Brooklyn no lograran condenarlo por la amplia gama de delitos como conspiración y tráfico de drogas, Guzmán tiene órdenes de aprehensión por cargos similares en California, Illinois, Florida, Texas y New Hampshire. No obstante, es muy probable que todo termine para El Chapo en Brooklyn.

Lee: La entrega del 'Chapo' puede mejorar la relación con EU

Hablemos un momento sobre Brooklyn.

'El Chapo', de famoso narcotraficante a reo en una prisión de Estados Unidos

Los fiscales del tribunal federal de Brooklyn, el tribunal federal del Distrito Oriental de Nueva York, tienen fama de encargarse de casos sofisticados y de alto perfil en temas como terrorismo, fraude financiero y delincuencia organizada.

En vista de que varios fiscales federales competirán por condenar al Chapo, pueden estar seguros de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos buscó cuidadosamente la sede con los argumentos más sólidos, los fiscales más experimentados, los mejores jueces y los juzgados e instalaciones más aptas para manejar el juicio de un acusado tan infame.

Lee: ¿Cuál es el futuro del cártel de Sinaloa sin el ‘Chapo’?

Pero hay otra razón por la que Brooklyn será el mejor sitio para el capo mexicano de la droga, un hombre que aparentemente es inmune al encarcelamiento. El Chapo está a punto de aprender la misma lección que yo aprendí hace muchos años, cuando la Facultad de Derecho del Boston College me reclutó para comenzar mi carrera judicial como asistente del fiscal de distrito de Brooklyn: toda la vida humana intersecta con Brooklyn.

Parece que una fuerza mágica, mística y magnética atrae los casos más importantes y notorios a este municipio.

En Brooklyn viven casi tres millones de personas de virtualmente todos los rincones de la Tierra. Guzmán tendrá la oportunidad de conocer a algunos de ellos porque serán parte del jurado, un jurado diverso de gente de mundo y con "colmillo".

Lee: 'El Chapo' Guzmán se declara no culpable en Estados Unidos

No les sorprenderá que los fiscales hagan tratos con espías, soplones e informantes pagados. Saben que El Chapo no pasaba el rato con la madre Teresa. Analizarán las pruebas con una mentalidad característica de Brooklyn y es muy probable que lo condenen y lo envíen a una existencia bastante austera en una prisión federal de máxima seguridad.

Mientras espera el juicio, inevitablemente pensará en su pasatiempo favorito: el escape. En ese aspecto tiene un problema: El Chapo, quien ha escapado de al menos dos prisiones mexicanas de alta seguridad a través de túneles sofisticados, descubrirá pronto que está encerrado, por el momento, en un centro de detención federal de primera en Manhattan: el Centro Penitenciario Metropolitano.

Al igual que el resto de Manhattan, este centro está fincado sobre roca sólida. Al sur, Guzmán estaría cavando un túnel hacia el cuartel de la policía de la ciudad de Nueva York; si se dirigiera al norte o al este, llegaría directamente a un tribunal estatal o federal.

Si se dirigiera al oeste, terminaría en las turbulentas y heladas aguas del río Este y se pasaría por poco de algunos de los restaurantes de alta cocina mexicana de Manhattan. En general, tiene pocas posibilidades de escapar y las revistas sensacionalistas ya reportaron que ha estado "enloqueciendo" por la falta de sueño y por la falta de sexo con su esposa (quien fue reina de belleza) durante el proceso de extradición.

Pero cuando llegue a rendir cuentas, puede consolarse sabiendo que el que lo juzguen en Brooklyn le dará fama gracias a la abundancia de cámaras.

Los cinéfilos tal vez recuerden dos casos que generaron cintas nominadas al Óscar: El lobo de Wall Street, en la que Leonardo DiCaprio da vida al acusado y excorredor de bolsa, Jordan Belfort; y, desde luego, Escándalo Americano, una cinta que trata sobre el famoso escándalo Abscam, que culminó con la detención y condena del senador estadounidense Harrison Williams y varios políticos más.

Lee: 'El Chapo' Guzmán se enfrenta a 17 cargos EU

También podemos remontarnos un poco más al pasado y recordar Tarde de perros, con la que Al Pacino inició su carrera. La lista sigue, lo que significa que El Chapo puede estar seguro de que cuando se haga una película sobre sus presuntos delitos y su juicio en Brooklyn, seguirá los pasos de los ganadores de los premios de la Academia.

No obstante, su huella no se inmortalizará en el boulevard Hollywood, sino que probablemente quedará en la famosa prisión de supermáxima seguridad de Colorado, de la que nadie ha escapado nunca.

Así fue el traslado del ‘Chapo’ a Estados Unidos

Los fiscales presentaron una orden de sujeción a proceso extensa e impresionante. Robert Capers, fiscal federal del Distrito Oriental que reemplazó a Loretta Lynch cuando ella asumió la secretaría de Justicia, describió el "auge asesino" de Guzmán y lo comparó con "un pequeño tumor canceroso que hizo metástasis y se volvió un azote total que llenó las calles de México con las víctimas de una guerra violenta por las drogas" y después "ayudó a propagar la epidemia de las drogas en Estados Unidos".

El principal problema al que se enfrentan los fiscales con el caso de Guzmán es la necesidad de depender de informantes y de espías que indudablemente testificarán como resultado de los tratos que han hecho con los fiscales.

Lee: ¿Cómo es el último penal donde vivió el 'Chapo' antes de ser extraditado a EU?

Los jurados, tanto en Brooklyn como en otras partes, consideran que los soplones son de mal gusto y que es un trabajo particularmente peligroso. Peor aún, la red multimillonaria de Guzmán sigue funcionando y es muy probable que traten de impedir que los testigos declaren en contra del temido Chapo.

Esta es la razón por la que el caso es tan importante: Estados Unidos debe dar a entender a los delincuentes de otros países que si sus actos afectan a los ciudadanos de Estados Unidos, el sistema de justicia estadounidense encontrará la forma de juzgarlos y encarcelarlos. Esto significa que los fiscales tendrán que esforzarse por presentar un argumento creíble y proteger a los testigos temerosos y, posiblemente, a algunos jurados.

Lee: La extradición del 'Chapo', ¿un reconocimiento para Obama?

Los fiscales de Brooklyn harían bien en recordar la historia de Abe Reles, un espía que estaba en custodia de protección en el hotel Half Moon de Brooklyn; seis inspectores de la policía de Nueva York lo cuidaban constantemente mientras esperaba su turno para declarar en el famoso caso Murder Incorporated de 1941. En algún momento de la víspera de su testimonio, Reles "se cayó" por la ventana del hotel; más tarde, los periódicos lo llamaron: "el pajarito que iba a cantar, pero que no pudo volar".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En vista de la naturaleza extensa de los cargos a los que Guzmán se enfrenta, los fiscales tienen una jaula llena de pajaritos listos para cantar ante un jurado en Brooklyn. He aquí una sugerencia para cuidarlos. A pesar de que demolieron el hotel Half Moon hace mucho, la lección de Abe Reles persiste: protege a tus testigos celosamente, ya que las calles de Brooklyn son rudas y no todos los pajaritos pueden volar.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
A un mes del sismo del 19 de septiembre, la herida sigue abierta
No te pierdas
×