OPINIÓN: Mercado Eléctrico Mayorista, en busca de una industria más productiva

El mercado se ha liberalizado para la generación y suministro de electricidad, por lo que hoy la CFE es un competidor más, y los inversionistas privados pueden incluso instalar centrales eléctricas.
El Mercado Eléctrico Mayorista ofrece múltiples oportunidades para que los inversionistas privados participen en la expansión y modernización del sector, aseguran analistas.
Oportunidad  El Mercado Eléctrico Mayorista ofrece múltiples oportunidades para que los inversionistas privados participen en la expansión y modernización del sector, aseguran analistas.  (Foto: iStock)
Rubén Cruz y Oscar Silva

Nota del editor: Rubén Cruz es Socio Líder de Energía y Recursos Naturales, y Oscar Silva es Socio Líder del Global Strategy Group, ambos de KPMG en México. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a los autores.

(Expansión) – Hasta antes de la reforma energética, México tenía un modelo de industria tradicional en el que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) era responsable de desarrollar todas las actividades de la cadena energética, desde la generación de energía hasta la entrega a los usuarios finales. Este modelo permitía, como excepción, la participación de generadores privados en las actividades que la ley no consideraba como “servicio público”.

Los cambios tecnológicos en el sector energético global y la rigidez de este modelo, entre otros factores, provocaron diversas ineficiencias que derivaron en mayores costos de electricidad, con un impacto significativo en la competitividad del sector productivo nacional.

Lee: ¿Qué es el Mercado Eléctrico Mayorista y cómo funciona?

La reforma ha establecido una nueva organización industrial que, por una parte, le permite al sector productivo adquirir electricidad a precios competitivos en el Mercado Eléctrico Mayorista, con un marco legal que posibilite a los reguladores desarrollar dicho mercado de manera eficiente y competitiva; por otro lado, da fuerza y empuje a un sector energético que enfrenta grandes retos, mediante la atracción de recursos privados para su desarrollo.

La nueva estructura del mercado

La nueva organización del sector es similar a los modelos de mercado mayorista que se establecieron en otras partes del mundo desde principios de los 90 del siglo pasado.

Después de la reforma energética, el mercado se ha liberalizado para la generación y suministro de electricidad, por lo que hoy la CFE es un competidor más, y los inversionistas privados pueden incluso instalar centrales eléctricas.

Además, la nueva estructura de mercado permite a los grandes consumidores de energía satisfacer sus necesidades de electricidad a partir de una gama de opciones disponibles, dando con ello fin al monopolio histórico de la CFE en el sector de consumo de esta cadena de valor.

Lee: Iberdrola México inicia la venta de energía

Los usuarios calificados y los usuarios calificados participantes del mercado podrán insertarse en un entorno competitivo y seleccionar al suministrador que mejor se adapte a sus necesidades, con lo que inevitablemente se impulsará una eventual reducción de precios, benéfica para todos los grupos de interés.

En cuanto al servicio público de transmisión y distribución de electricidad, continuará reservado para el Estado mexicano, pero la ley estipula que este podrá celebrar contratos o constituir asociaciones con el sector privado para la operación de redes de transmisión y distribución.

Por otra parte, se crea un nuevo marco operativo en el que se introducen productos y mecanismos de mercado para incentivar la inversión en generación, transmisión y distribución de energía, así como en el abastecimiento para los usuarios finales.

Lee: Sumex, la firma que promete ganarle la tarifa eléctrica a la CFE

Como ha quedado patente en los primeros meses de implementación del Mercado Eléctrico Mayorista, este ofrece múltiples oportunidades para que los inversionistas privados participen en la expansión y modernización del sector, en cada eslabón de la cadena industrial; además, representa oportunidades tangibles para los consumidores.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, para cualquier proveedor que entre o se expanda en la industria eléctrica, será imprescindible evaluar cuidadosamente diversos factores clave, porque aunque potencialmente existen beneficios y ventajas, también hay riesgos latentes que ameritan un entendimiento profundo del entorno y de los requerimientos antes de iniciar una reubicación o expansión.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×