#Perfil Beltrones, los baches en su carrera política

El político sonorense ha sabido superar los retos que ha encarado desde el Ejecutivo y el Legislativo... ¿logrará salir del bache que significaron en su carrera las elecciones del 5 de junio de 2016?
Bache electoral  Manlio Fabio Beltrones dijo que, bajo su dirigencia, el PRI ganaría al menos 9 gubernaturas en 2016; consiguió 5.  (Foto: Especial)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La vida política de Manlio Fabio Beltrones ha encarado diversos embates —incluyendo acusaciones de nexos con el narcotráfico y su 'tropiezo' en la carrera presidencial de 2012—, los cuales el priista ha sabido superar para continuar con su carrera en ascenso.

En encargos en el Poder Ejecutivo y el Legislativo, Beltrones ha salido adelante de diversos retos, de los cuales el más reciente es la derrota electoral del PRI durante su gestión como dirigente nacional.

Con 46 años en el PRI, el político sonorense comenzó su militancia en las juventudes del tricolor, y llegó hasta el máximo cargo partidista en agosto de 2015, como presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), al cual renunció este lunes tras los resultados de las elecciones del pasado 5 de junio, en los que su instituto político perdió seis gubernaturas.

En el partido, desempeñó otras responsabilidades como dirigente estatal en Sonora (1985), o dirigente de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), en 2002.

En esta fotografía el político de Sonora tenía 39 años.
Manlio Fabio Beltrones  En esta fotografía el político de Sonora tenía 39 años.  (Foto: Cuartoscuro)

En el Ejecutivo, ocupó los cargos de secretario de Gobierno de Sonora (1985-1987); subsecretario de Desarrollo Político y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (1988-1991), y gobernador de Sonora, de 1991 a 1997.

Entonces se vio rodeado del escándalo que desencadenó un reporte de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), citado por el diario The New York Times en 1997, que lo acusó de proteger al narcotraficante Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos.

“El gobernador del estado mexicano que bordea Arizona está colaborando con uno de los más poderosos narcotraficantes del mundo, creando un refugio para los contrabandistas que transportan vastas cantidades de narcóticos a los Estados Unidos, de acuerdo con funcionarios estadounidenses y la inteligencia”, se lee en el artículo del periódico estadounidense.

“Oficiales dijeron que esta conclusión se basó en una gran cantidad de evidencia, incluyendo informantes ‘altamente confiables’ que reportan que el gobernador Manlio Fabio Beltrones Rivera participó en los encuentros en los que los narcotraficantes principales pagaron a políticos de alto nivel que protegían sus operaciones”, continúa el rotativo neoyorquino.

Beltrones negó los señalamientos y pidió a las autoridades mexicanas que los investigaran. El mismo año, la Procuraduría General de la República (PGR) calificó como “calumnias” y “difamaciones” las afirmaciones de los autores del texto, los periodistas Sam Dillon y Craig Pyes.

El priista siguió con su carrera política, desde el Legislativo. Fue diputado federal (1982-1985, 2003-2006 y 2012-2015) y senador de la República (1988 y 2006-2012), En ambas cámaras, ha fungido como presidente de la Mesa Directiva, y líder de su Grupo Parlamentario.

En 2011, intentó competir por la candidatura del PRI a la Presidencia de la República, pero ésta finalmente recayó en Enrique Peña Nieto. Beltrones decidió dejar pasar la oportunidad, y ofreció su oficio político para orquestar las reformas estructurales del nuevo gobierno, desde la Cámara baja.

Ya desde 2006, un cable elaborado desde la Embajada estadunidense en México, y filtrado por Wikileaks, lo describía como “un implacable operador político que florece y prospera en la política de puertas cerradas”.

Recomendamos: 12 frases que definen quién es Manlio Fabio Beltrones

Al terminar su encargo como legislador, Beltrones asumió el cargo de presidente del nacional del PRI, el 21 de agosto de 2015, con la mira puesta en las elecciones de 2016, en las que se renovarían 12 gubernaturas.

"Al asumir el cargo más elevado al que puede aspirar un militante del PRI, lo hice con la misma pasión y compromiso con que ingresé a sus filas a los 16 años. Recibí el encargo como un alto honor, al que habré de corresponder con el máximo de mis capacidades y con la plena conciencia del momento que nos ha tocado vivir, pensando siempre en hacer que lo bueno pase para mi país", señala en su biografía.

La llegada de Beltrones a dicho cargo fue interpretado como su nueva oportunidad para construir una plataforma que lo catapultara como presidenciable, de cara a la elección de 2018.

En ese ánimo, el nuevo líder priista auguró al menos nueve gubernaturas para sus correligionarios en los comicios del 5 de junio de 2016; ganó solamente en cinco, en tres de los cuales ya gobernaban.

Entérate: #Elecciones2016: El PRI perdió en los estados donde subió la participación

De 64 años de edad —y desde los 18 miembro del tricolor—, Beltrones ahora tiene enfrente el reto de reinventarse, si es que mantiene en pie sus aspiraciones políticas.

Ahora ve
Cinco razones por las que las vacaciones de Trump preocupan a sus asesores
No te pierdas
×