En campaña presumían ser confiables... hoy son 'modelos' de corrupción

Juventud, eficacia y confiabilidad eran algunas de las palabras más comunes en los spots que políticos como Javier Duarte, Roberto Borge y Rodrigo Medina lanzaron en sus respectivas campañas.
En su campaña a gobernador de Veracruz, Javier Duarte aparecía rodeado de personas con el lema “Veracruz, vamos para adelante”.
Exmandatarios cuestionados  En su campaña a gobernador de Veracruz, Javier Duarte aparecía rodeado de personas con el lema “Veracruz, vamos para adelante”.  (Foto: Tomada de Youtube)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Javier Duarte, Roberto Borge, César Duarte, Rodrigo Medina y Guillermo Padrés, entre otros exgobernadores, hoy enfrentan procesos penales o denuncias por presuntos actos de corrupción y otros delitos. Pero años atrás, cuando apenas buscaban el voto de los electores, se promovían en sus spots con promesas de desarrollo y bienestar para los habitantes de sus respectivos estados.

Aquí recopilamos algunos ejemplos de aquellos promocionales en los que se presentaban como ejemplos de eficacia y honestidad... antes de decepcionar a la ciudadanía e incluso tratar de evadir a la justicia.

“En mí sí pueden confiar”: Javier Duarte

El 4 de julio de 2010, Duarte logró que el PRI retuviera Veracruz, uno de sus bastiones más importantes, con 43.54% de los votos. Entonces venció al actual gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, del PAN, por menos de dos puntos. Su triunfo fue celebrado entonces por la cúpula tricolor, pero hoy esta misma cúpula festeja su detención.

Hace casi siete años, cuando buscaba el voto de los veracruzanos, Duarte presumía su cercanía con la gente y el conocimiento de sus necesidades. “Veracruz, vamos para adelante” y “En mí sí puedes confiar”, repetía en sus spots.

Pero en una historia que dio un giro de 180 grados, actualmente Duarte enfrenta acusaciones por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Además, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha presentado denuncias contra su administración por posibles desvíos que alcanzan los 35,000 millones de pesos (mdp).

Lee: Cronología: Duarte fraguó la red de corrupción al inicio de su sexenio


“El poder es prestado”: Roberto Borge

Borge llegó al gobierno de Quintana Roo con la bandera de la juventud: tenía 31 años cuando asumió el cargo. En la elección de 2010, arrasó con 52.42% de los votos, casi el doble de los obtenidos por el abanderado de la izquierda, Gerardo Mora, su rival más cercano.

Con un plan de trabajo en el que apostaba por la unificación del estado del Caribe mexicano, la creación de empleos y la diversificación del desarrollo turístico, el priista presumía el respaldo de su partido a pesar de su corta edad.

“Hemos aprendido de nuestros errores y hoy el PRI le da la oportunidad de ser candidato a gobernador a un joven con anhelos como ustedes”, decía en un spot llamado “En Borge sí confío”.

Como parte de esa campaña, el exmandatario —acusado de operar una red de despojos a empresarios y de vender terrenos estatales a personas cercanas a precios por debajo de su valor real— señalaba “el poder es prestado y el poder se lo brindan a la gente y debe ser para la gente”.

Recomendamos: Los piratas de Borge: el saqueo de bienes institucionalizado en Quintana Roo


“¿Qué le vamos a decir a nuestros hijos?”: César Duarte

Duarte fue, junto con Borge y Javier Duarte, de los políticos a quienes el presidente Enrique Peña Nieto describió como parte de la nueva generación de priistas en el inicio de su sexenio. Llegó al gobierno de Chihuahua en 2010 con más de 50% de los votos. Seis años después entregó el poder al panista Javier Corral, en medio de cuestionamientos por mal manejo de recursos y el incremento de la deuda estatal. Hoy está prófugo de la justicia y es buscado por la Interpol.

Su lema de campaña fue “Chihuahua exige resultados”, el cual repetía en spots donde ofrecía mayores inversiones, oportunidades y seguridad.

Uno de sus mensajes apostaba a que los chihuahuenses pudieran decir a sus hijos que el 4 de julio de 2010 habían tomado “la decisión correcta”.

Lee: La Interpol emite ficha roja en contra de César Duarte


“Siempre queremos llegar más alto”: Rodrigo Medina

En 2009, cuando era precandidato del PRI a gobernador de Nuevo León, Medina aseguraba que buscaba la postulación del tricolor para “llevar más alto” a la entidad, que es considerada una de las más ricas del país.

Actualmente está bajo proceso, en libertad, acusado de ejercicio indebido de funciones y posible daño patrimonial por presuntamente favorecer a la armadora coreana de autos Kia.

Recomendamos: Exgobernadores de Nuevo León y Aguascalientes están en aprietos



“Unamos a Tabasco”: Andrés Granier

Granier, quien se encuentra preso en la Ciudad de México, acusado de desvío de recursos, peculado, lavado de dinero, defraudación y ejercicio indebido de funciones, llegó al gobierno estatal con un llamado a la unidad.

En los spots de la contienda, que ganó con 51.77% de los votos, el priista aparecía rodeado de personas a quienes tomaba de la mano para juntos impulsar “la paz y el progreso” de Tabasco.

Recomendamos: Escándalos sacan a gobernadores por la puerta trasera


"El número uno": Guillermo Padrés

Padrés, exgobernador de Sonora, se entregó a las autoridades el 10 de noviembre de 2016, para enfrentar las acusaciones en su contra por defraudación fiscal y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Su sucesora, Claudia Pavlovich, además ha señalado irregularidades por 30,000 mdp en la gestión del exmandatario.

Como el lema de su campaña lo indicaba, fue el panista “número uno” en llegar al gobierno del estado después de más de 70 años de administraciones priistas. En sus spots ofrecía “construir un nuevo Sonora”. Seis años después, con cuestionamientos de Pavlovich y la promesa de que ella lo encarcelaría, devolvió el poder al PRI.

“Es tiempo de que Sonora vuelva a ser el número uno, número uno en empleos, en seguridad, en educación, en infraestructura productiva, una sola voz, un solo Sonora”, decía el panista, quien hoy está en el Reclusorio Sur.


“Vamos por más Tamaulipas”: Eugenio Hernández

Investigado en EU por defraudación bancaria, asociación delictuosa para lavar capitales y formar parte de una empresa no autorizada para enviar dinero, Hernández llegó a la gubernatura de Tamaulipas tras ganar las elecciones de 2004 con 58.8% de los votos. En los spots con los que buscaba el respaldo de los ciudadanos apelaba a su experiencia en el servicio público como diputado local y alcalde de Ciudad Victoria, la capital tamaulipeca.

“Conozco mi estado y estoy preparado para encabezar los grandes proyectos que siguen para Tamaulipas. Por ti, por tu familia, vamos por más Tamaulipas”, decía.


"La cara amable de la función pública": Tomás Yarrington

El 25 de octubre de 1998, Yarrington ganó la gubernatura de Tamaulipas con 53.6% de los votos, luego de una campaña en la que aseguraba que trabajaría para hacer del estado un ejemplo nacional en seguridad, educación y productividad. Diecienueve años más tarde, el exmandatario —ya expulsado del PRI— fue detenido en Italia acusado de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

“Me comprometo a realizar un gobierno que escuche al pueblo, cerca del pueblo, un gobierno que muestre la cara amable de la función pública”, prometía en campaña.

Lee más sobre Yarrington aquí

Ahora ve
El secretario de prensa de Trump, Sean Spicer, renunció
No te pierdas
×