Unidad: la lección que el Edomex dejó a la izquierda hacia 2018

Analistas cuestionan si AMLO permitirá una alianza entre Morena y el PRD para la próxima contienda presidencial, al destacar que dichos partidos obtuvieron en la pasada elección más votos que el PRI.
Unidad  La lección que el Edomex dejó a la izquierda hacia 2018.  (Foto: Especial)
José Roberto Cisneros
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Andrés Manuel López Obrador es el factor clave para amalgamar o dinamitar una posible coalición de izquierda hacia la contienda presidencial de 2018, destacan analistas, luego de que en la pasada elección en el Estado de México los partidos de esa ala política obtuvieron la mayoría de los votos —de acuerdo con los resultados preliminares.

Los votos obtenidos por Morena, PRD y PT en los comicios de este domingo suman más de 2 millones 881,000, casi la mitad del total, por lo que si hubieran formalizado una alianza habrían ganado por casi 1 millón de votos al candidato de la coalición encabezada por el PRI, Alfredo del Mazo, quien sumó 33.7% de las preferencias.

Estas cifras muestran un crecimiento de la izquierda respecto de los resultados obtenidos en la pasada elección presidencial en el Estado de México: los partidos que apoyaron a López Obrador (PRD-PT-Movimiento Ciudadano), obtuvieron medio millón de votos menos que la suma de los partidos de izquierda en los comicios del pasado domingo. En términos porcentuales, esta alianza que no fue habría ganado 49.69% de los votos, en tanto que en 2012 dicha coalición alcanzó 34%.

Las encuestas preelectorales ya anunciaban este escenario: sumando la intención de voto manifestada en la última medición de El Universal para los candidatos de Morena, Delfina Gómez; del PRD, Juan Zepeda, y del PT, Óscar González, obtenían 48.6% de las preferencias, contra 33.8% para Del Mazo.

El rechazo

Dirigentes perredistas a nivel nacional y local llamaron públicamente a Morena a concretar una alianza de partidos de izquierda con la intención de vencer al PRI, la cual López Obrador rechazó al principio debido a la participación de su antiguo partido en el Pacto por México. Avanzada la campaña y ante el avance del candidato del PRD, Juan Zepeda, planteó a sus excompañeros declinar a favor de Delfina Gómez como condición para evaluar una eventual coalición hacia 2018. El resto es historia conocida.

Tras la unión fallida y los resultados del pasado 4 de junio, los perredistas y Morena han mantenido el alejamiento. López Obrador volvió a calificar de “paleros” a sus excorreligionarios, y presumió en redes sociales que su nuevo partido ‘le ganó’ en las elecciones del Edomex, Coahuila, Nayarit y Veracruz, al obtener 2 millones 473,000 votos, mientras que el sol azteca apenas sumó 1 millón 323,000.

López Obrador presumió los resultados electorales que obtuvo sin alianza con el PRD.
Por separado  López Obrador presumió los resultados electorales que obtuvo sin alianza con el PRD.  (Foto: Especial)

La presidenta del PRD, Alejandra Barrales, reiteró su llamado a buscar una alianza hacia la próxima elección presidencial.

“Tenemos que ser autocríticos y reconocer que el papel que juega la izquierda en este país es fundamental. Los datos que tenemos solo del Estado de México nos confirman que la izquierda sola hubiera arrasado con la votación. Tenemos que revisar qué nos faltó, qué vamos a hacer de cara a 2018 para poder garantizar efectivamente la salida del PRI del gobierno. Hoy, esa tarea no está completa, no logramos ese objetivo. Estamos en buen tiempo, el PRD tiene el tamaño y la humildad que se requiere para reconocer que necesitamos sumar a otras fuerzas. Nosotros vamos a hacer nuestra tarea”, dijo a través de un video en redes sociales.

La clave de la unidad

La izquierda participó unida en las elecciones presidenciales de 2006 y 2012 —con López Obrador como candidato—, mismas en las que ha estado más cerca que nunca de obtener el triunfo. Para repetir esta fórmula, apuntan analistas, el líder de Morena será el principal obstáculo.

“Si la izquierda lograra construir una coalición, un conjunto de candidaturas en común, tendría muchísimas probabilidades de ganar; divida, evidentemente va a ser mucho más difícil y va a depender absoluta y totalmente del tirón de López Obrador”, dijo a Expansión el analista político Jorge Javier Romero, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Telésforo Nava, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), coincidió por separado en que esta alianza puede construirse a través de un proceso de diálogo y negociación serio, no con base en un ultimátum.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

“En ese partido está la responsabilidad y la posibilidad de que se logre una alianza, pero esa organización —si en algún lugar hay mando único es en Morena—, y ese jefe único, hasta el momento, ha sido cerrado a hacer alianzas como realmente se hacen: sentándose a platicar, a negociar, a buscar cómo se reparten los puestos, etc. Hasta ahora, López Obrador no ha mostrado disponibilidad para hacer eso”, abundó en entrevista.

El académico consideró que la izquierda requiere llevar a cabo una evaluación autocrítica sobre los resultados del pasado proceso y una proyección de los escenarios hacia 2018, cuando aún falta un año para la elección presidencial.

Oposición acusa al PRI de haber hecho en Edomex una “campaña de Estado”
Ahora ve
Asics prueba una nueva forma de hacer calzado deportivo con el microondas
No te pierdas
×