Airbnb pone nerviosos a hoteleros mexicanos

El servicio de hospedaje suma 9,000 propiedades en México y 11 millones de usuarios en el mundo; para 2015, su meta de crecimiento en el país es conquistar al turismo nacional.
hotel  (Foto: iStock by Getty Images.)
Gabriela Chávez /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A un año y medio de haber llegado a México, la plataforma para reservar y rentar propiedades por Internet en lugar de hoteles, Airbnb, cuenta con 9,000 registros, especialmente en la Ciudad de México, la Riviera Maya y Cabo San Lucas. Miles de usuarios, en su mayoría extranjeros, lograron que la firma creciera 200% desde su llegada al país; y en 2015 la firma buscará atraer al turismo doméstico, que representa 90% del flujo turístico nacional, según el INEGI.

“El viajero doméstico es nuestra oportunidad más grande, es el 90% del mercado. Vamos de capturar una demanda de estadounideses y europeos más acostumbrados al modelo al viajero local. Hemos encontrado con una comunidad local que acepta el modelo de manera orgánica, pero la forma más inteligente de crecer, es buscar ese núcleo”, dijo el gerente general de marketing de Airbnb Latinoamérica, Jordi Torres, en entrevista con Grupo Expansión.

Airbnb acerca a los viajeros con opciones locales de hospedaje como alternativa a un hotel a través de Internet. Alguien pone un cuarto de su hogar disponible para que algún viajero lo tome y se hospede en su casa, como un invitado, con acceso a las amenidades del hogar y a la convivencia cotidiana con los dueños de la casa. Se puede rentar desde un sofá por 10 dólares hasta un cuarto en un chateau francés de 10,000 dólares la noche.

Recientemente, plataformas tecnológicas y apps, como Airbnb y Uber, han causado disrrupción en industrias tradicionales, como la hotelería y el transporte, ya que sus modelos de negocio desafían las convenciones de industrias que se han tardado en innovar sus operaciones. Estos nuevos enfoques han permitido que dichas compañías crezcan rápidamente y alcancen valuaciones millonarias, basadas en experiencias y confort.

Tras cinco años de operación, Airbnb se valúa en 10,000 millones de dólares, y si fuese una cadena hotelera tendría más habitaciones disponibles que la cadena Hilton, según recientes declaraciones de su CEO Brian Chesky. En comparativa, la cadena de hoteles Hyatt tiene una valuación de mercado de 8,400 millones de dólares.

“Tenemos 800,000 propiedades en todo el mundo y ninguna es nuestra, ahí está la escalabilidad del modelo, no necesitamos capital para crecer sólo la voluntad de la gente de sumarse al consumo colaborativo”, dijo Torres.

Reservaciones contra sistema

La tracción acelerada de Airbnb en el mercado ha provocado que “el status quo” de la industria hotelera, como le llama Torres, levante la ceja ante la innovación.

Rafael García, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, que representa a 18,000 hoteles de la Ciudad de México, consideró que  el modelo de Airbnb no cumple con las normas de la industria turística.

“Es un servicio muy fuera de estándares. No están cumpliendo con las reglamentaciones de un hotel, que debe estar dado de alta y con la calidad de un servicio de hospedaje. Yo pienso que es para personas que no les importa correr un riesgo o que no quieren un producto con calidad y estar fuera también por parte de la ley, porque no cumplen con las normas de hospedaje”, dijo García en entrevista.

Por su parte el ejecutivo de origen español advierte que estas fricciones son naturales cuando la startup se convierte en un gran negocio; no obstante, su intención es complementar la industria y no convertirse en sustitutos de los hoteles. Ellos representan una alternativa al hospedaje convencional.

“A medida que vamos creciendo como empresa aparece esa fricción con el lobby hotelero, con el status quo de la industria, entonces, somos muy proactivos para mantener una conversación abierta con todos los involucrados para garantizar que entienden nuestro modelo”, dijo.

En contraparte, García comparó a Airbnb con el comercio informal; argumentando que “no hay seguridad, ni calidad, no hay garantía y no hay reglamentación ante las 40 instituciones que rigen a los hoteleros(...) esto es como ir al ambulantaje y es algo de lo que no queremos que crezca en este país, si algo queremos los empresarios es orden”.

A este respecto Torres explicó que tanto los viajeros como los que ofertan su inmueble cuentan con seguros que los amparan en caso de que exista algún robo o insatisfacción en la experiencia, además ambos actores de la transacción deben aprobar diversos filtros de seguridad antes de poder hospedarse en Airbnb.

García argumenta que la industria hotelera de la ciudad se enfoca en innovar en el servicio al cliente, facturación electrónica y en ofrecer el mejor servicio siempre, para seguir compitiendo en la industria e incluso con estas plataformas. “Si no innovas desapareces, pero estos formatos son para quien el gusta el riesgo”.

A pesar de considerar a Airbnb un servicio con apertura al riesgo en el servicio, dijo que hay negocio para todos y que no le teme a la competencia, mientras esta no transgreda la ley.

Torres aclaró que en temas regulatorios, Airbnb cuenta con un equipo que se encarga que sus procesos estén acorde con las legislaciones y reglamentos locales

“No queremos ser ilegales ni alegales y eso exige un esfuerzo por parte de gobierno, del lobby hotelero, de Airbnb por llegar a un acuerdo de operación en el que convivamos legalmente y compitamos lealmente”, dijo Torres.

A pesar de cuidar el cumplimiento de la ley, Airbnb ha pasado por polémicas de este tipo en ciudades como San Francisco, Nueva York y Barcelona. En abril de 2014, las autoridades de San Francisco, exigieron regular la plataforma pues consideraban ilegal tornar casa particulares en hoteles temporales. Inmobiliarias amenazaron con desalojar a quienes listaran sus propiedades en la plataforma; las restricciones no procedieron.

Hasta ahora en México no se han suscitado este tipo de problemas.

Aunque García pone en entredicho el éxito que Airbnb puede llegar a tener en el mercado mexicano, los planes de crecimiento para 2015, apuestan por México como uno de los mercados clave en la región, a la par de Brasil y Argentina.

Más que un sitio para dormir

Además de buscar atraer más turistas mexicanos a este modelo de hospedaje, Torres adelantó que hacia 2015, los objetivos de la empresa se enfocarán en experimentar con nuevos servicios que complementen la experiencia de viajar con Airbnb.

“Vemos al hospedaje como sólo el inicio de una experiencia de viaje completa, por lo que estamos explorando crecer nuestros servicios al transporte desde el aeropuerto, oferta cultural, oferta gastronómica y demás. Nos imaginamos creciendo en esta cadena de valor que es el viaje hacia los extremos”, dijo el directivo de origen español.   

En Estados Unidos y Europa ya comenzaron las pruebas piloto de estos servicios además de un eje premium de Airbnb, en el cual se ofrecerá hospedaje, transporte y garantía de comodidades para personas que viajan para hacer negocios. Por el momento, el servicio premium se prueba con ejecutivos de Silicon Valley, pues representan un perfil más flexible de ejecutivos, abiertos a vivir este tipo de experiencias aunque sea en viajes de negocios.

“Estamos viendo qué necesita este tipo de viajero. Probablemente habría un filtro para satisfacer transporte, check in 24 horas, que sus anfitriones hablen inglés, WiFi garantizada. Veremos si podemos educar a la oferta a este nivel de exigencia”, dijo Torres.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Torres dijo que este tipo de servicios podrían llegar a México en dos o tres años.

Sin duda Torres acepta que llegar a casa de un local y convivir con todo su entorno no es una experiencia para todo tipo de turista; sin embargo, la experiencia de puede brindar viajar de esta manera es una tendencia creciente en el mundo, la cual ha puesto a Airbnb como una de las empresas más atractivas para inversionistas en los próximos años.

Ahora ve
El juez Daniel Urrutia reprueba la Ley de Seguridad Interior
No te pierdas
×