Fitbit Charge 2, un wearable casi inteligente

Cómodo, preciso en estadísticas, a buen precio y de batería duradera, pero no para el largo plazo. Probamos Fitbit Charge 2 y este fue nuestro veredicto.
La Fitbit Charge 2 es un werable que cuenta con las capacidades de un tracker pero también con características de un smartwatch.
Un wearable para el día a día  La Fitbit Charge 2 es un werable que cuenta con las capacidades de un tracker pero también con características de un smartwatch.  (Foto: Especial )
Gabriela Chávez /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

En comparación con la primer versión de Fitbit Bit Charge, la evolución del modelo sí es un cambio significativo. Ésta es una de las bandas deportivas con mayor cantidad de funcionalidades y de la cual se puede obtener un buen retorno en cuanto a costo beneficio; sin embargo, al usarla por varias semanas el balance puede ser agridulce.

Tras usar regularmente un smartwatch más sofisticado, opté por la Fitbit Charge 2, desde hace aproximadamente un mes, día y noche. Una de las primeras impresiones del gadget es su estética.

Si bien Fitbit es conocida por sus bandas o contadores de pasos, ligeras y de diseño muy simple, este modelo a pesar de añadir muchas más funciones, mantiene el diseño sobrio y ligero pero con una pantalla más amigable. Además cuenta con extensibles intercambiables que hacen que lo puedas usar todo el día. Si bien no es tan pesado como un smartwatch, su diseño no lo encasilla como una banda deportiva.

Comenzarlo a usar fue sencillo: el modo de enlace con la aplicación para smartphone es simple y la app cuenta con diferentes formatos de configuración para personalizar la banda, desde medir los patrones y calidad de sueño y pedir que te envíe un reporte semanal de estos datos o bien, puede quedar solo como un contador de actividad física.

En cuanto al modo de uso diario, el gadget es mucho menos invasivo que un reloj inteligente, pues aunque recibe notificaciones; sólo son de llamadas entrantes y mensajes de texto, lo que lo hace poco útil, pues si el usuario está acostumbrado a recibir recordatorios o alarmas puntuales en un smartwatch, esto aquí no se encuentra. Sin embargo, los recordatorios de movimiento y metas de calorías quemadas son lo suficientemente frecuentes para incentivar a la persona a moverse más.

Entrenamientos sin cables

Este wearable cuenta con una batería suficiente para cinco días de uso.
Fitbit Charge 2  Este wearable cuenta con una batería suficiente para cinco días de uso.  (Foto: Especial)

Tal vez lo que diferencía más a este gadget de otras bandas de actividad física convencionales, es que éste cuenta con GPS integrado; sin embargo, esto no brinda la mejor experiencia en precisión.

La ventaja de tener GPS es que el usuario puede olvidarse de su smartphone y hacer ejercicio libre de cables. Eso es satisfactorio al realizar actividades como elíptica, levantamiento de pesas o actividad que no requiera de distancias, ya que al realizar carreras largas, la medición de kilómetros recorridos puede variar.

Durante las pruebas, el Fitbit Charge 2 se usó para monitorear carreras de cinco o 10 kilómetros. En distancias de hasta cinco kilómetros, la medición era igual a la registrada en otras aplicaciones para correr como Nike Run Club; sin embargo, en recorridos superiores la lectura varía por algunos metros y la pantalla no cuenta con un botón para pausar entrenamiento, lo que dificulta mantener una lectura apropiada de todo el recorrido.

Al igual que otros gadgets, el modo de lectura de la pantalla es algo que hay que aprender.

No es complicado pero tampoco tan amigable como en relojes inteligentes que además son más sensibles al tacto.

Para quien requiere un poco de ánimo para alcanzar sus meta de movimiento, los recordatorios con frases que invitan a moverse y la explosión de fuegos artificiales pixeleados en la pantalla del Fitbit Charge 2 al llegar la meta, pueden incentivar a la persona a moverse más.

Para quienes nadan, un detalle, no es resistente al agua.

Batería y promesas a largo plazo

El diseño de la Fitbit Charge 2 es ligero y cómodo.
Fitbit Charge 2  El diseño de la Fitbit Charge 2 es ligero y cómodo.  (Foto: Especial)

Tras la primera semana de uso, una de los detalles más satisfactorios del gadget fue no tenerlo que cargar diariamente. El equipo cumple la promesa de una batería con duración de cinco días; sin embargo, tras el mes de uso, el cargador comenzó a experimentar algunas fallas.

Si bien el gadget continuó mostrando un batería de una semana, al conectar el cargador éste no respondía y tardó en iniciar el proceso de carga. En distintos foros se lee de este problema; sin embargo, al apagarlo, prenderlo de nuevo y conectarlo a una toma eléctrica de enchufe, en lugar de a una toma USB en una computadora por ejemplo, el problema se resuelve.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Si bien Fitbit Charge 2 cuenta con las funciones y capacidades para competir por encima de las bandas de actividad tradicionales a un buen costo beneficio, no compite con lo que puede ofrecer un reloj inteligente u otros de los gadgets deportivos más profesionales como Garmin o TomTom, en especial por la precisión del GPS; sin embargo, la marca continúa con la promesa de mejoras al software de modo gratuito para solucionar estos problemas en el tiempo.

Fitbit Charge 2 tiene un costo de 2,490 pesos y puede adquirirse en almacenes de autoservicio en México o a través de internet.

Ahora ve
La cifra de grupos extremistas en Estados Unidos ha crecido en el último año
No te pierdas
×