¿Qué hacer si tu teléfono termina en el fondo de una alberca?

Si tu smartphone aún no tiene protección contra el agua y por mala fortuna acaba flotando, ¿cómo puedes salvarlo?
En el fondo  Aunque muchos teléfonos ya pueden sobrevivir hasta metro y medio debajo del agua, aún existen algunos que pueden arruinarse si caen en una alberca.  (Foto: iStock by Getty Images)
Andrea López
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Si estas vacaciones planeas visitar algún destino cerca de la playa o de un río; si esperas relajarte en la alberca de un amigo o divertirte en un balneario con tu familia, la probabilidad de que tu teléfono inteligente se moje es, sin duda, alta. Pero no te preocupes, aún si decides hacer un clavado olvidando que tu teléfono aún está en tu bolsillo, este accidente puede tener solución. Además, hay algunas medidas de prevención que puedes llevar a cabo para evitarlo.

Aquí te contamos lo que debes hacer para evitar que un smartphone ‘ahogado’ arruine tus vacaciones.

Recomendamos: Cinco herramientas tecnológicas para Semana Santa

¿Cómo evitar que mi teléfono se moje?

En el mercado existen diversos productos que tienen como función principal evitar que tu teléfono inteligente se moje. Los más comunes son las bolsas y las cajas contra agua.

Algunos de ellos incluso están diseñados para permitirte utilizar ciertas funciones aún cuando tu smartphone esté dentro de los mismos, e incluyen accesorios que pueden prevenir la pérdida del aparato entre las olas del mar o la corriente de un río.

Mi teléfono se mojó, ¿qué hago?

1. Lo primero que debes hacer es reaccionar. Haz caso a tu instinto y saca el dispositivo del agua lo más pronto posible. Inmediatamente después, sécalo con lo que encuentres: servilleta, papel higiénico, toalla, mantel, camiseta, lo que esté a tu alcance.

2. Con el segundo impulso del instinto debes tener más cuidado. Si durante el accidente tu smartphone se apagó, lo peor que puedes hacer es intentar prenderlo, ya que puede generar un cortocircuito, así que déjalo como está. Si no fue así, apágalo tu mismo.

3. Precisamente para evitar que los circuitos eléctricos se dañen, el tercer paso a llevar a cabo es tomar tu teléfono inteligente y quitarle la batería —si es posible—, así como cualquier tipo de protector que el aparato tenga. Una vez abierto, es bueno secarlo por dentro con mucho cuidado.

Hay teléfonos que no permiten sacar la batería, como algunos Nokia y los iPhone. Si este es el caso de tu smartphone, apagarlo es suficiente. También se recomienda quitarle la tarjeta SIM y secarla.

Recomendamos: Lista de feriados y asuetos para 2017

4. Hecho todo lo anterior, puedes escoger el siguiente paso entre varias opciones:

A) Cubrirlo con arroz

Coloca tu teléfono en un recipiente de plástico o de vidrio. Luego cúbrelo con arroz crudo. Ciérralo y ponlo en un lugar seco, incluso en uno donde le dé un poco de sol. Después de unas 24 horas, ábrelo e intenta prenderlo. ¿Funcionó? En caso afirmativo puedes agradecer a las partículas higroscópicas de la semilla, ya que le permiten absorber la humedad efectivamente.

B) Ponerlo al sol

Si no tienes arroz a la mano, puedes poner tu smartphone al sol sobre una servilleta. Pero ten cuidado, no debes dejar el dispositivo así por mucho tiempo, ya que puede sobrecalentarse, lo que daña la pantalla. Para evitar esto, es buena idea ponerle un ventilador en frente.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

C) Utilizar cualquier otro producto que absorba la humedad

El procedimiento en este caso es el mismo que en el del arroz. Puedes utilizar cuscús, bolsitas de gel de sílica o hasta arena para gatos. Cuanto sientas que el producto que hayas elegido logró absorber la humedad, intenta prender tu celular. Si aún no funciona, puede haberse mojado a tal grado que alguna pieza en su interior fue comprometida.

Ahora ve
La renegociación de la deuda venezolana se complica con nuevo default parcial
No te pierdas
×