Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Las vacaciones ilimitadas son posibles

Pocas empresas se atreven, pero algunas han demostrado que dar la libertad al empleado para que elija el número de días libres que quiere tener genera resultados positivos.
Confianza.
Confianza. Para que esta política funcione, los colaboradores deben sentir que hay libertad real para solicitar los días que necesiten: la empresa no debe llevar un conteo de las vacaciones. (Foto: TERADAT SANTIVIVUT/Getty Images/iStockphoto)

Enlight es una compañía de sistemas inteligentes de energía solar fundada en 2011 en México que, desde su concepción, implementó la política de vacaciones ilimitadas para todos los trabajadores de la empresa. Para sus directivos, la productividad no tiene que ver con las horas o días pasados en la oficina, sino con los resultados obtenidos. "Decidimos empoderar a nuestro equipo y, mientras todos cumplan con las estrategias y pendientes establecidos, ellos son dueños de su tiempo y se toman las vacaciones que desean”, afirma Juan Pablo Robert, director de marketing de la compañía.

El tema no es sencillo. Con seis días de asueto en el primer año trabajado, México es el país de Latinoamérica más castigado en relación a días de vacaciones, explica Salvador De Antuñano, director de Recursos Humanos de Adecco, quien señala que es necesario que las compañías impulsen un cambio en sus políticas de vacaciones. Para ello, argumenta que, además de reducir el estrés, los trabajadores sentirían más comprometidos con su compañía y con disposición de permanecer en ella.

Lee también: Los empleados y el estrés por estar siempre 'conectados'

Aunque el especialista reconoce que no poner límites a los días por año es una política arriesgada que sólo debe ser adoptada por empresas maduras o con un sistema de medición de resultados bien cimentado, de lo contrario podrían incumplirse los ojbetivos. O, pese a lo que pudiera pensarse, que los colaboradores tomen menos de los días que necesitan para descansar.

“Si la empresa tiene un líder que no logra transmitir que lo que realmente importa son los resultados y siempre está buscando errores, revisando la hora de entrada y salida o cuánto tiempo te tardaste en la comida, la gente no va a querer irse porque el jefe va a estar atrás de él y no van a sentirla como una política amigable” explica el directivo de Adecco.

Para evitar esto, en Enlight, que cuenta con una plantilla de 130 empleados, no hay un censo de los días de vacaciones que se han tomado sus trabajadores. Y como esta política nació junto con la empresa, tampoco hay una medición de si bajó la rotación (que es de 6%) o aumentó la productividad, reconoce Robert.

Publicidad

OPINIÓN: La ciencia dice que viajar es bueno para tu salud

“No tiene caso medirles el tiempo que se van, si es ilimitado. Sería contraproducente ofrecerles esta política, pero checar cada cuánto faltan. Nuestra filosofía es de confianza y confiamos en su criterio, mientras se cumplan los objetivos, ellos deciden cuando descansan”, comenta.

La empresa tiene actualmente más de 2,500 clientes en todo el país, entre particulares y empresas, entre los que se encuentran Cervecería Modelo, Laboratorios Abbott, Coca-Cola Femsa. Además, son socios del grupo europeo Engie, anterioremente GDF Suez, uno de los principales productores de energía del mundo.

Robert agrega que esta medida provoca que los colaboradores estén realmente comprometidos con la empresa, porque ven que hay un interés por parte de la empresa por su bienestar. "Se genera de manera muy positiva un círculo virtuoso, donde tú al tener estas libertades, por llamarlo así, sabes que no se trata nada más de cumplir y de llenar la palomita, si no de entregar el 100% de nuestra energía mientras estés trabajando”, afirma.

Cuando un empleado de Enlight va a tomar vacaciones por más de siete días, debe de avisar con una anticipación de al menos tres semanas, para que se puedan reagendar las actividades programadas. La política se comienza a aplicar una vez que el trabajador ha cumplido seis meses en la empresa, para que logre comprender a la organización y la manera de trabajo: no se trata de cumplir horarios, si no objetivos.

Cómo implementarla

De Antuñano considera que las empresas que no fueron concebidas con esta política, pueden tener problemas para aplicarla.

“Primero se debe medir y probar la política en la empresa. Yo recomendaría no ofrecerle las vacaciones ilimitadas desde el inicio. Ir probando con aumentar días de vacaciones, de dos en dos, para conocer cómo reacciona la organización. También se pueden agregar otras políticas flexibles como horarios escalonados y home office. Y aclarar que lo importante es que se den resultados”, sugiere el experto.

¿Ya lograste tu ascenso?
Te enviamos la información para que alcances tus metas profesionales.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad