Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

No solo STEM: las humanidades te ayudan a encontrar trabajo

Una formación integral puede abrirte las puertas a nuevas oportunidades laborales y las universidades comienzan a modificar sus planes de estudio.
Human brain / Blue Blackboard concept (Click for more)
Humanidades. Las habilidades blandas de un perfil son consideradas tanto o más importantes que las técnicas.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) .- No contar con un una formación integral que conjugue las ciencias y las humanidades puede dejarte fuera de juego. Según el Reporte Global de Tendencias de Talento 2019, realizado por LinkedIn, las habilidades blandas, brindadas por una formación humanística, son consideradas igual de importantes que las habilidades técnicas al momento de ser seleccionado para una posición laboral.

Arturo Cherbowski Lask, director general de Universia México y director ejecutivo de Santander Universidades México, asegura que, si bien, actualmente los perfiles más valorados en el campo laboral están relacionados con disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, (las conocidas como STEM, por sus siglas en inglés), es necesario darle a las humanidades un lugar a la par.

“Las humanidades están retomando su valor real. La creatividad y la capacidad analítica de resolución de problemas son habilidades que las empresas cada vez valoran más y que los perfiles con una formación integral presentan”, afirma.

Ante esto, diversas universidades han detectado la necesidad de incorporar de manera transversal asignaturas relacionadas con las artes, las humanidades y las ciencias sociales en carreras STEM, con el objetivo de desarrollar en los alumnos competencias como la inteligencia emocional, las habilidades sociales, comunicativas y del lenguaje, necesarias en el campo laboral.

Lee: Por qué fallan las empresas al gestionar el cambio

Una de ellas es la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que puso en marcha en 2016 acciones en conjunto con el Consejo de Acreditación de la Enseñanza de la Ingeniería (CACEI), una asociación civil que promueve la educación superior de calidad, con el fin de implementar materias como Literatura Iberoamericana, Cultura y comunicación, Redacción y exposición de temas de Ingeniería y Ética profesional como obligatorias y no sólo como optativos u opcionales.

Publicidad

“Buscamos que los alumnos salgan con un bagaje cultural más amplio y que adquieran habilidades que afuera les van a requerir, desde saber redactar a expresarse correctamente de manera oral y corporal. Mientras más preparados estén, más puertas se van a abrir”, comenta Andrómeda Martínez Nemecio, profesora de la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

Asimismo, la IE School of Human Sciences & Technology, creada en Madrid en 2015, cuentan con programas que vinculan las ciencias, las humanidades y la tecnología. Poner en el centro la parte humana ha sido la premisa de la institución para hablar de reinventar la educación superior. “Todos los temas deben tener un enfoque humano, la ciencia y la tecnología necesita entender cómo se comportan los usuarios, cómo se comunican, y los humanos necesitamos de la tecnología para trabajar y vivir mejor”, explica Lee Newman, decano en IE y profesor de comportamiento, liderazgo y analítica.

Lee: La OIT pide buenos empleos... no solo para los robots

Newman asegura que tener este círculo virtuoso entre ciencias, humanidades y tecnología, así como una educación basada en la práctica y la interacción con otros, beneficia al desarrollo de habilidades blandas. “Los vínculos entre éstas son lo que genera innovación, mayor impacto y aprendizaje. Buscamos formar estudiantes con habilidades de comportamiento, multitask y con todas las herramientas que se necesitan para un elevado rendimiento profesional en el mundo laboral actual”, apunta.

En ambos casos, los especialistas aseguran que han identificado que una vez que los alumnos egresan, consiguen mejores ofertas de trabajo, ya que cumplen con las demandas del mercado laboral.

“Es una responsabilidad compartida. Por un lado las universidades deben flexibilizar los programas académicos y volverlos más integrales, mientras que las empresas del sector público y privado deben valorar las competencias que se requieren para cubrir una vacante, no sólo por su conocimiento técnico, sino también por su formación humanística, cultural y de valores”, expresa Cherbowski.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad