Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Ahora las empresas deberán combatir el acoso sexual... o serán multadas

Las reformas a la Ley Federal del Trabajo harán obligatorio el protocolo para actuar en esos casos. El empresario que los tolere puede recibir multas de hasta casi 500,000 pesos.
Inseguro.
Según INEGI, 79.1% de los casos de violencia laboral contra la mujer sucede en las empresas.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - Movimientos sociales como #Metoo hicieron que más personas tomaran consciencia de las conductas sexuales inapropiadas que muchas veces prevalecen en los lugares de trabajo, pero también pusieron en evidencia la necesidad de que en las empresas existan protocolos para prevenir y combatir esos casos. De lo contrario, se pueden enfrentar a multas por casi medio millón de pesos, coinciden varios expertos.

“El movimiento presionó a las empresas para que sean más proactivas para prevenir el acoso sexual”, considera Sung Hae Kim, jefa de Personal de la empresa de tecnología Wizeline.

El 79.1% de los casos de violencia laboral contra la mujer sucede en los centros de trabajo, y ésta suele ser emocional (48.45%) o sexual (47.9%), según datos del Inegi.

Pese a ello, hasta ahora es un tema sobre el que las compañías habían tenido una posición muy conservadora, señala José Alfonso Bouzas, investigador de la Unam en temas laborales. “No lo quieren revisar, discutir o enfrentar”.

Lee: El PRI propone que el acoso sexual en el trabajo prescriba en un año

Sin embargo, ya no pueden ignorarlo, porque el tema hizo eco en las reformas a la Ley Federal del Trabajo, que comenzará a discutir el Senado. “Las organizaciones feministas se preocuparon porque el tema de equidad de género, acoso sexual y discriminación se integrara en muchos artículos”, destaca el experto.

Publicidad

Las reformas contemplan castigos para el patrón que cometa o tolere actos discriminatorios o de hostigamiento sexual hacia sus trabajadores con multas de 21,000 hasta 422,000 pesos, según el artículo 994. También obligará a las empresas a implementar un protocolo para prevenir y atender casos de violencia y acoso sexual, de acuerdo con el artículo 132.

“Creo que es la primera reforma en la que el tema del acoso sexual entra por la puerta grande. Representa un avance muy importante”, dice Bouzas.

Y no sólo para México, sino también para región. En el estudio Mujer, Empresa y Derecho de 2018, el Banco Mundial señala que un tercio de las economías de América Latina carece de una legislación que proteja a las mujeres del acoso sexual en el trabajo.

Recomendamos: Google modifica sus políticas sobre acoso sexual tras protestas de empleados

Ahora bien, ¿cómo hacerlo?

Cuando Sung Hae Kim se integró a Wizeline en abril de 2017 una de las primeras acciones que hizo fue integrar un programa de capacitación sobre inclusión y contra el acoso, que fue obligatorio para todos los empleados, relata. “Utilizamos ejemplos de la vida real e involucramos a los participantes para reflexionar sobre lo sucedido y su papel en la creación de un lugar de trabajo seguro e inclusivo”.

Eso va de la mano con un protocolo para atender casos de hostigamiento y acoso sexual. El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), que en 2017 registró 145 denuncias en las 248 dependencias de la Administración Pública Federal, ya cuenta con esta herramienta, que ahora sirve de guía para implantarla en las empresas. Esta considera acciones como designar a una persona responsable de la prevención y atención a las víctimas, quien además las acompaña durante el seguimiento del caso.

Wizeline tiene su propio método, y depende de la situación. Kim explica que si quien informa es un compañero de la víctima, se apoyan en este para alentarla a que hable del asunto de forma confidencia y segura. Luego se entrevista a la víctima y a personas que pudieron estar involucradas. Se recolecta evidencia, como correos electrónicos o capturas de pantalla de mensajes de texto, y se da seguimiento hasta que se resuelve el caso.

Lee también: ¿Por qué a la gente le cuesta denunciar el abuso sexual?

También hay canales para que los empleados informen sobre esos casos de forma segura y confidencial, y se capacita al equipo de recursos humanos para manejar información sobre incidentes de mala conducta.

Para Kim, eso es solo una parte de la tarea. “Debe haber un líder que comunique la postura de la empresa sobre el acoso sexual, educar a los gerentes sobre su rol y garantizar la seguridad psicológica de los empleados”, indica.

El informe del Banco Mundial señala que el acoso sexual en el trabajo provoca estrés financiero y puede alterar la trayectoria profesional de quien la padece, así que se deben establecer procesos estrictos y consistentes para las malas conductas, finaliza esta experta.

¿Ya lograste tu ascenso?
Te enviamos la información para que alcances tus metas profesionales.

has quedado suscrito al newsletter.

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad