Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Cómo detectar el agotamiento laboral de tus empleados antes de que se enfermen

Es importante que el líder preste atención a las señales del estrés laboral crónico para prevenir o corregir ese problema en el sitio de trabajo.
jue 12 septiembre 2019 05:00 AM

Kathryn Vasel/CNN — Probablemente has estado escuchando mucho sobre el agotamiento laboral últimamente.

A principios de este año, el agotamiento (o burnout) se agregó a la lista de diagnósticos médicos oficiales de la Organización Mundial de la Salud. El agotamiento puede ocurrir cuando enfrentamos estrés laboral crónico, explica David Ballard, director de alto rango de la Oficina de Psicología Aplicada de la American Psychological Association.

En realidad, solo estamos equipados para manejar el estrés en ráfagas cortas, por lo que cuando enfrentamos niveles elevados de estrés en el trabajo durante mucho tiempo, corremos el riesgo de agotarnos.

Publicidad

“Si no se gestiona de manera efectiva, con el tiempo puede afectar el desempeño laboral”, dice Ballard. “Puede hacer que uno se sienta agotado, desmotivado e ineficaz en el trabajo. El desempeño laboral también puede verse afectado”.

Tanto los gerentes como los empleados juegan un papel importante a la hora de identificar y gestionar el agotamiento.

Lee más: La OMS incluye en su lista de enfermedades el 'burn-out' o desgaste profesional

“Los empleados deben tomar medidas para tener habilidades de afrontamiento efectivas para manejar el estrés ”, menciona Ballard. “Los empleadores pueden trabajar para crear un entorno que sea propicio para empleados sanos: identificando los factores estresantes, reduciéndolos y eliminándolos cuando se pueda y asegurándose de que tengan recursos de salud y gestión”.

Aquí hay algunas posibles señales de alerta que los gerentes pueden buscar:

Te presentamos 5 tips para mantener felices a tus trabajadores

Primero en llegar, último en irse

Habrá momentos en que el trabajo requiera largas jornadas, pero solo puedes quemar una vela por ambos extremos durante poco tiempo.

“Esforzarse durante unas pocas semanas está bien... pero después de un tiempo se vuelve realmente perjudicial para tu salud y tu capacidad para trabajar con el mismo nivel de calidad”, explica Leigh Stringer, autora de ‘The Healthy Workplace’.

Publicidad

Los gerentes deben establecer el tono en lo que respecta al equilibrio entre la vida laboral y personal. No temas enfatizar la importancia de tener una vida: pregunta sobre las actividades fuera del trabajo, ofrece arreglos de trabajo flexibles para ayudar a afrontar los pesados horarios y exhibe el comportamiento que deseas ver.

Lee más: Cómo lograr que tus colaboradores gocen de un balance de vida laboral y personal

“La clave es comunicar las expectativas”, menciona Ballard. “Si estás en una posición de alto liderazgo y dedicas largas jornadas hasta entrada la noche o fines de semana y eso está bien para ti, entonces asegúrate de dejar claro a tus empleados lo que esperas de ellos”.

Todo es una prioridad

Los trabajadores que luchan contra el agotamiento podrían tener dificultades para priorizar las tareas .

“Cuando alguien ve que todo tiene una prioridad realmente alta, no sabe qué minimizar y no sabe cuándo detenerse”, comenta Adam Goodman, director del Centro de Liderazgo de la Universidad Northwestern.

Al asignar una nueva tarea o proyecto, los gerentes deben preguntar a los empleados qué otras cosas están haciendo para asegurarse de no sobrecargar a nadie y ayudar a priorizar las tareas.

Hay silencio

Cuando un empleado típicamente hablador, que a menudo participa en reuniones, que es comprometido y entusiasta, de repente se muestra desmotivado y poco comunicativo, esa persona podría estar en riesgo de agotamiento .

Publicidad

“Sus cuerpos están trabajando, pero su corazón y su alma no, y estás notando una tasa de participación más baja”, asegura Stringer.

La manera en que los empleados describen su trabajo también puede ser revelador.

Lee más: 4 razones que te hacen odiar tu empleo y cómo solucionarlo

“Si preguntas cómo va un proyecto y normalmente te dan una respuesta completa, y en cambio ahora están dando respuestas de una palabra... y parecen completamente desconectados de él, es una señal de que un miembro del equipo puede estar experimentando agotamiento”, alerta Ben Fanning, autor de ‘The Quit Alternative: The Blue print for Creating the Job You Love Without Quitting’.

Si percibes cierta distancia por parte de un empleado, intenta llevarlo aparte y pedirle que vaya por un café o salga a caminar. “Llévalo fuera del trabajo y tengan una conversación externa que demuestre que te preocupas por él como persona. Llegar a ellos es muy importante”, explica Stringer.

Amargado todo el tiempo

Desahogarse en el lugar de trabajo es común, y a veces útil. Pero cuando una persona se vuelve demasiado negativa todo el tiempo, sin ofrecer soluciones, podría ser una señal de que está atrapada en una rutina, según Fanning.

También presta atención a cualquier cambio en su comportamiento .

Por ejemplo, si un empleado es normalmente muy cordial y paciente con sus compañeros de trabajo o clientes, pero ahora con frecuencia pierde la paciencia rápidamente, eso también puede ser un signo de agotamiento, agrega Fanning.

Las actitudes negativas son contagiosas y pueden extenderse por toda una oficina y afectar la productividad y el compromiso.

Lee más: 85% de los lugares de trabajo en México provocan estrés laboral

Fanning sugiere tomar una táctica de “establecer, lograr y celebrar” en la oficina. Esto implica establecer objetivos claros y, una vez logrados, celebrarlos. “Muchos gerentes no establecen una meta clara, solo quieren logros”, dice. Y cuando se trata de celebrar, no tiene que ser una gran fiesta de oficina. “Reconocer el trabajo o a la persona en una reunión de equipo. Un poco de reconocimiento realmente puede ayudar”.

Problemas cognitivos

Todos cometemos errores . Pero cuando se vuelven repetitivos pueden indicar un problema.

“Si siguen cometiendo el mismo error con frecuencia y no están atentos a ello, podría ser una señal de agotamiento”, menciona Fanning.

Otras señales de alerta son cuando las personas comienzan a tener dificultades para concentrarse y les resulta más complicado resolver problemas o tienen dificultades con la memoria o la toma de decisiones, asegura Ballard.

“Si el desempeño laboral de alguien está decreciendo, eso te da la oportunidad como gerente de tener una conversación y ayudar con recursos para brindar apoyo”, finaliza.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad