Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Salario integral? Una compensación necesaria para retener al mejor talento

Los colaboradores ya no solo ven el salario a la hora de dar el 'sí' a un trabajo. Y a las empresas les conviene: la flexibilidad incrementó 44% la productividad, según Michael Page.
mar 23 noviembre 2021 11:55 AM
Compensaciones laborales
La estabilidad laboral junto con las oportunidades de desarrollo y crecimiento preocupa al 28% de los mexicanos, según el estudio de Michael Page.

El salario integral cobró mayor relevancia tras la pandemia del coronavirus. El concepo incluye el sueldo que una empresa puede ofrecer a un empleado, pero también los incentivos no monetarios que satisfacen algunas de las necesidades personales, y que no necesariamente representan un desembolso de capital para la compañía.

Para los colaboradores y las personas en busca de nuevas oportunidades laborales, es cada vez más importante tener un balance. En su Estudio de Remuneración 2022, la firma de reclutamiento Michael Page halló que para dos de cada diez mexicanos la poca transparencia sobre las compensaciones que una empresa brinda como parte de su propuesta de valor al empleado puede ser desalentadora.

“En un esquema de compensación integral destaca la flexibilidad laboral, la salud mental, la empatía de los líderes y la oportunidad de crecimiento; factores que las personas valoran para aceptar o no un empleo”, menciona João Nunes, managing director de Michael Page para México, América Central y el Caribe.

Publicidad

Hoy, agrega, contar con una estrategia bien definida en estos rubros tiene grandes beneficios para las empresas. Los más notorios son la retención del mejor talento, su compromiso con la empresa e índices de productividad, lo cual permitirá alcanzar los objetivos del negocio.

Acorde con la investigación, en la que se encuestó a más de 5,000 personas, la flexibilidad laboral, en particular, es una de las compensaciones más valoradas, que permitió incrementar la productividad en el 44.3% de los colaboradores que realizan sus actividades bajo un esquema de trabajo híbrido o remoto.

Pero en la fuerza laboral más joven, el impacto de la flexibilidad sobre la productividad es aún mayor: el 50% de los millennials (nacidos entre 1981 y 1996) encuestados se siente más productivo en la modalidad home office, mientras que de los baby boomers (nacidos entre 1946 y 1964) el 46% asegura ser igual de productivo a la distancia.

Javier Torre, director general de Page Executive, asegura que la flexibilidad es una manera de aportar a los colaboradores a través del salario emocional, que forma parte del esquema integral.

Sin embargo, la flexibilidad no es percibida del mismo modo por todos los empleadores. El 38.1% cree que consiste en trabajar los mismos días hábiles y con la misma cantidad de horas, pero pudiendo elegir el horario. Para otros se trata de trabajar menos días a la semana, aunque con mayor carga horaria, y para un tercer grupo un modelo flexible es total en cuanto a carga de trabajo y horarios.

Por otro lado, más del 60% de los encuestados siente alguna forma de apoyo o contención emocional y mental por parte de la compañía para la que trabaja. Y cuatro de cada diez consideran que se mantuvieron los niveles de empatía de los líderes respecto al año anterior. Los más jóvenes y los de mayor edad señalan que además de estos rubros valoran sobremanera las actividades de fortalecimiento de equipos remotos.

“La salud y el bienestar de los empleados se ha convertido en una prioridad y esto es percibido favorablemente por los trabajadores. Este año, la principal estrategia de atracción de talento está en los paquetes de beneficios y remuneraciones competitivas, pero, comparado con las ediciones anteriores del estudio, sí destaca que la flexibilidad laboral ya es una de las principales apuestas en el mercado del trabajo”, señala Torre.

El incremento del salario monetario

Otro planteamiento en el estudio es el ajuste de sueldos. La reorganización de costos y procesos, así como las lecciones aprendidas en el último año, tuvieron como consecuencia que casi 60% de las empresas estime incrementar el salario de sus empleados y otro 23% aún esté evaluando tomar esa decisión.

Entre aquellas empresas que llevarán a cabo incrementos salariales, la mitad contempla aumentos de entre 5 y 6%, mientras que el 10% de los clientes encuestados se plantea alzas salariales de 9% o más.

En el imaginario de los mexicanos, el salario y la estabilidad van de la mano. El 28% expresó que su mayor preocupación en el corto plazo es la seguridad o estabilidad laboral junto con las oportunidades de desarrollo y crecimiento.

Al mismo tiempo, la principal razón que citaron como causa de renuncia a un empleo es la búsqueda de un salario mayor o mejores beneficios, seguida de la imposibilidad para crecer o desarrollarse en el trabajo.

Este año, tres de cada diez compañías en el país incluyeron en sus políticas el trabajo remoto y flexible, para el 24% de las organizaciones la transformación digital es una acción permanente y el salario integral de los colaboradores es un eje de operación de largo plazo para el 17%.

No obstante, los directivos advierten que la transición en el cambio de las culturas organizacionales, tomando en cuenta que el salario integral (monetario y emocional) es cada vez más importante para atraer al mejor talento, no será inmediato. La estabilidad laboral perdida por la pandemia y adopción de mejores y nuevas prácticas se dará entre 2022 y 2023, pero para las compañías familiares o poco institucionales la adaptación se verá hasta 2025 y 2026, debido a que tienen más resistencias en sus procesos y formas de operación.

Publicidad
No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad