Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ómicron da otro golpe a la salud física y mental de los empleados

Las variantes del Covid-19 y el deterioro de la salud mental de las personas están entre las principales preocupaciones de los líderes del mundo, de acuerdo con un informe del Foro Económico Mundial.
lun 17 enero 2022 02:00 PM
Salud mental de los trabajadores
Ómicron presenta una tasa de contagio más alta, pero con menor severidad, en la medida en que los trabajadores tengan su esquema de vacunación completo, dice experto en riesgos.

32 de los 400 empleados de Becton Dickinson (BD) México se contagiaron de Covid-19 la semana pasada. La empresa global de tecnología médica vio cómo ómicron, la nueva variante de la enfermedad, no fue ajena a su plantilla laboral, que en diciembre pasado solo tuvo a un trabajador contagiado.

Alejandra Arellano, directora adjunta de Recursos Humanos de BD México Corporativo, señala que este repunte los llevó a reforzar las medidas de seguridad en la compañía y a dar unos pasos atrás en cuanto a las reuniones presenciales, que comenzaron a tener hace dos meses con un número limitado de personas.

“Regresamos a las reuniones virtuales y, a través de nuestra plataforma interna, estamos haciendo mucho énfasis en el uso de cubrebocas adecuados y en el momento en que debe ser desechado. También damos sesiones de cuidado y la doctora de planta participa en las juntas de cada división del negocio”, explica Arellano.

Publicidad

El repunte no afectó los procesos de reclutamiento de la empresa, ya que las entrevistas se hacen de forma virtual. Sin embargo, sí ocasionó un retraso en sus contrataciones de inicio de año. “Las personas que se incorporarían a la compañía están contagiadas, pero solo el 1% de los postulantes a una vacante canceló la entrevista de trabajo por tema Covid. Esperamos tener dos semanas de retrasos”, dice.

Por lo pronto, el personal administrativo de BD continúa 100% en modalidad remota. El plan, si la pandemia lo permite, es que los colaboradores regresen al corporativo a finales de marzo, en un esquema híbrido en el que los empleados asistan a la oficina dos o tres veces a la semana, según el rol de cada puesto.

“Está por terminar la remodelación de nuestros espacios. Queremos que la oficina sea un lugar abierto y de colaboración, que se preste para la lluvia de ideas y conexión entre los empleados”, externa Arellano.

En Bayer también están viendo el impacto de ómicron entre sus colaboradores. Manuel Bravo, presidente y director general de la químico-farmacéutica en México, indica que su tasa de contagios se elevó en los últimos días, por lo que de inmediato robustecieron los protocolos de prevención.

“Llevamos casi dos años trabajando en un esquema híbrido en nuestras oficinas y, aunque habíamos empezado a hacer pruebas piloto para analizar la viabilidad de retomar nuestras actividades en un esquema flexible para nuestros colaboradores, creemos que por el momento la salud es primero y estamos incentivando a que, quien pueda quedarse en casa y trabajar remoto, lo haga”, comenta.

El directivo apunta que la empresa apela mucho a la responsabilidad de cada colaborador de cuidarse y cuidar a su familia. Con información y comunicación, la compañía los motiva a completar su esquema de vacunación, convencidos de que es la herramienta principal en la lucha contra el Covid-19 y sus variantes.

“Por el momento no tenemos mayor afectación a la operación, pero seguiremos extremando precauciones hasta que esta curva de contagios comience a aplanarse en breve”, puntualiza Bravo.

Publicidad

El riesgo constante

A medida que comienza el tercer año de pandemia, el Covid-19 y sus variantes, así como el deterioro de la salud mental de las personas, sobresalen entre las principales preocupaciones de los líderes del mundo, de acuerdo con el informe de Riesgos Globales 2022, publicado por el Foro Económico Mundial.

Para Gerardo Herrera Perdomo, director general de Riesgos en la consultora Marsh y uno de los expertos que participó en el informe, ómicron es el inicio de la ruta para que los líderes vean la pandemia como un riesgo endémico, es decir, como una enfermedad que tiene lugar con regularidad.

“Las empresas con mejor capacidad resiliente y digital son las que van a dominar el panorama global. En Latinoamérica, tenemos todavía rezagos importantes en innovación, en acceso a la digitalización y en talento capacitado. Con estas condiciones, proyectamos que la recuperación y la nueva normalidad se verá hasta dentro de tres años”, advierte.

La ventaja que tienen las compañías en la región, dice, es que ya se tiene un camino recorrido en cuanto a las acciones preventivas, modelos de trabajo remoto y de flexibilidad laboral. También que ómicron presenta una tasa de contagio más alta, pero con menor severidad, en la medida en que los trabajadores tengan su esquema de vacunación completo.

En ese sentido, Herrera refiere que cubrir las bajas temporales por esta enfermedad no necesariamente será un problema para las organizaciones. “Esperamos que la curva sea de entrada y salida muy rápida. A los ritmos de contagio que tenemos, los ciclos no deberían ser superiores a siete o a diez días”.

El desafío mayor para los líderes, puntualiza, es la flexibilidad laboral y el manejo de la sobrecarga emocional en sus equipos de trabajo. “La salud mental de las personas está profundamente alterada y los sistemas de salud no están preparados para ello. El foco sigue siendo la pandemia. En el Foro Económico Mundial encontramos que el deterioro mental se va a mantener, por eso urge crear organizaciones resilientes y encontrar los mecanismos para mermar ese riesgo en los siguientes meses y años”, concluye el experto.

Publicidad
No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad