Publicidad
Publicidad

¿Qué hacer si eres un ahorrador y te casaste con un derrochador?

Si tu pareja es todo lo contrario a ti si se trata de ahorrar o gastar, los expertos recomiendan establecer reglas juntos para no sufrir ni discutir por cuestiones de dinero.
ahorra decchora
Hábitos aprendidos La relación con el dinero proviene de lo que se aprende directa e indirectamente desde la infancia. (Foto: Mukhina1/Getty Images/iStockphoto)

Eres un orgulloso avaro. Eres práctico y metódico cuando se trata de ahorrar y gastar. Incluso puede que exageres un poco.

Tu pareja, al contrario, es todo lo opuesto a ti.

Esto puede ser un problema.

"Reconozcámoslo, la mayoría de los divorcios son por dinero", dijo Beth Lynch, planificadora financiera certificada y consultora financiera de Fort Pitt Capital Group.

Publicidad

Entonces, ¿cómo puedes hacer que funcione?

Lee: ¿Ocultar dinero a tu pareja es peor que ser infiel?

1. Revelen sus hábitos financieros

Publicidad

Hay una razón por la cual una persona sale a un frenesí de compras después de un mal día, mientras que otra se aferra a cada centavo ganado.

Gran parte de nuestra relación con el dinero proviene de lo que aprendimos directa e indirectamente de en nuestra infancia.

"Lo llamo ‘voces del pasado’. Los hábitos monetarios suelen estar influenciados por los padres, la religión, los maestros, los amigos y ahora las redes sociales", dijo Judith Gruber, una psicoterapeuta que a menudo trabaja el tema del dinero con parejas e individuos.

Agregó que los derrochadores tienden a ser muy generosos consigo mismos y con los demás, mientras que un ahorrador puede equiparar el dinero con la seguridad.

Publicidad

Conocer la historia de los hábitos de dinero de su pareja puede ayudarlo a ser más comprensivo y compasivo con sus comportamientos.

Recomendamos: 5 consejos financieros para una mejor relación en pareja

2. Hagan un presupuesto para ambos

Publicidad

Una vez que tengas una mejor comprensión de la relación de tu pareja con el dinero, hagan un presupuesto que funcione para ambas partes.

Analicen sus ingresos de cada mes, sus gastos fijos como vivienda, transporte y comida; además de gastos para esparcimiento como salidas, cenas y viajes.

El siguiente paso es descubrir en qué se sienten cómodos gastando y ahorrando cada mes y ajustar esas cantidades.

Recuerda: es dar y recibir. La persona más ahorradora debería sentirse cómoda con el gasto y el que gasta no debería sentirse excesivamente limitado.

Publicidad

Para algunas parejas, los expertos sugirieren tener cuentas separadas fuera de sus ahorros compartidos para ayudar a mantener la paz financiera.

Lee: Estrategias para sacar una hipoteca en pareja

Por ejemplo, si ambos contribuyen a una cuenta que paga gastos divididos como renta, automóvil, seguro, cuidado infantil y comestibles, entonces cada pareja también tendrá su propia cuenta con dinero para gastar (o no) como lo considere apropiado.

"Tener una cuenta divertida brinda cierta seguridad y la sensación de no tener que pedir dinero para hacer algo", dijo Lynch.

Publicidad

Los expertos aconsejaron que el monto de la contribución a la cuenta conjunta sea proporcional al salario de cada persona.

Y cuando se trata de pagar las cuentas, ambas partes deben participar. "No necesitan sentarse y desglosar gastos juntos, sino intentar alternar meses", dijo Gruber.

3. Pongan límites

Publicidad

Establezcan un límite que cada quien pueda gastar sin tener que consultar a la otra persona.

La cantidad va a ser diferente para cada pareja, así que tómense el tiempo para pensar en lo que pueden gastar y ambos se sientan cómodos.

Te presentamos 5 tips para evitar penas de dinero y amor en pareja
Te presentamos 5 tips para evitar penas de dinero y amor en pareja

Anne Brennan Malec, fundadora de Symmetry Counseling en Chicago, agregó que también puede ayudar fijar un límite de gasto mensual.

Publicidad

"Debería ser lo mismo para ambos, incluso si uno gana más que el otro", dijo Malec.

4. Establezcan un día para hablar de dinero

No tengan miedo al respecto.

Publicidad

Al menos una vez al mes, siéntense y revisen sus finanzas: averigüen cuánto están ahorrando, cuánto se gastó el mes pasado y hablen sobre los próximos grandes gastos.

Consideren tener esta reunión en un espacio público.

"Hablar de dinero puede llevar a una gran escalada emocional y defensiva", dijo Malec. "También es más probable que controlen su temperamento en un lugar público".

Recomendamos: ¿Tu pareja pone en riesgo tu seguridad en línea?

Publicidad

5. Consulten a alguien

A veces necesitan un tercero neutral para encontrar un término medio.

Hablar con un planificador financiero o un terapeuta financiero puede ayudar a negociar un presupuesto aceptable y también llegar a la raíz de los hábitos de dinero.

Publicidad

"Un beneficio de un terapeuta financiero u otro profesional de la salud mental es que puede ayudar a descubrir las creencias y expectativas sobre el dinero que probablemente sea una causa importante de conflicto", dijo Malec.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad