Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

De qué se trata la reforma tributaria de Donald Trump

La estructura básica del plan consiste en bajar la tasa de impuestos corporativa, reducir el impuesto sobre la renta a grupos impositivos, y eliminar agujeros fiscales y deducciones.
mar 31 octubre 2017 07:58 PM
Plan fiscal
Plan fiscal La intención de bajar impuestos podría añadir más de 5 billones a la deuda estadounidense en la próxima década. (Foto: iStock/Valiik30)

Los republicanos se preparan para divulgar a partir de este miércoles en el Congreso los detalles de la reforma tributaria prometida por el presidente Donald Trump, que busca simplificar el verdadero laberinto que es el sistema fiscal de Estados Unidos.

Trump quiere que los legisladores aprueben su proyecto , que permite recortes de impuestos por unos 1.5 billones de dólares, antes del fin de año para salvar un pilar fundamental de su agenda para 2017.

Eso es pretender que las cosas avancen a la velocidad del rayo para un proyecto gigantesco, que ha sido construido en secreto, y que está siendo finalmente develado en noviembre, a pocas semanas de que el Congreso se tome vacaciones.

Su futuro, por no mencionar sus detalles, es incierto, ya que pone en riesgo la intención de los legisladores conservadores de no aumentar el déficit.

La intención de bajar impuestos podría añadir más de 5 billones a la deuda estadounidense en la próxima década. Pero con el presupuesto que la mayoría republicana aprobó la semana pasada, que establece un tope de 1,5 billones de deuda, se deben encontrar nuevas formas de compensar los costos.

Recomendamos: ¿Bajar los impuestos impulsará la economía?

Publicidad

nullLa estructura básica del plan consiste en bajar la tasa de impuestos corporativa de 35% a 20%, reducción del impuesto sobre la renta a la mayoría de los grupos impositivos, y la eliminación de agujeros fiscales y deducciones, para arreglar un código fiscal al que Trump ha calificado de "reliquia".

Los demócratas han criticado el proyecto, que el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, considera "un gran recorte fiscal para el 1% más privilegiado".

Qué se reforma

A continuación algunos de los ejes de esta reforma fiscal, la primera de magnitud desde 1986:

Impuesto a la renta

Los republicanos se proponen reducir de siete a tres las franjas del impuesto a la renta. Esas franjas serán gravadas en 12%, 25% y 35%. Ello significa que los que más ganan podrán pagar menos de lo que actualmente pagan.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, mencionó la posibilidad de crear una cuarta categoría.

Crédito fiscal para dueños de viviendas

Permitiría a los contribuyentes deducir el interés hipotecario y el impuesto sobre inmuebles de su propiedad.

Recortes a los impuestos corporativos

El proyecto busca cortar las tasas de impuesto corporativo de 20% a 35%, en un esfuerzo por hacer a Estados Unidos más atractivo a la inversión.

Esta es la parte más costosa del plan pero se aplicaría gradualmente en cinco años.

Estados Unidos es hoy uno de los países con mayor carga impositiva del mundo para las compañías pero en la práctica, la empresas pagan menos debido a numerosas deducciones y créditos.

Impuestos territoriales corporativos

En teoría este cambio alentaría a las empresas a repatriar ganancias que atesoran en el exterior para evitar los impuestos de Estados Unidos. La reforma propone gravar solo lo ganado en Estados Unidos mientras que lo ganando en el exterior pagará el impuesto del país de origen.

Lee: El plan fiscal de Trump, ¿será contraproducente para Wall Street?

¿Topes en ahorros de jubilación?

Actualmente los estadounidenses pueden deducir impuestos por hasta 18,000 dólares al año colocados en cuentas de ahorros para su jubilación. Trump prometió no cambiar eso pero legisladores republicanos que temen el aumento del déficit quieren reducir drásticamente ese monto para así financiar otros recortes de impuestos.

Deducciones fiscales locales

Los estadounidenses pagan impuestos no solo al gobierno federal, sino también a autoridades regionales y locales. La propuesta podría permitir a los ciudadanos deducir esos impuestos de su factura fiscal federal.

Derogatoria del impuesto de sucesión

Los estadounidenses suficientemente ricos como para heredar de sus padres 5.5 millones de dólares (un 0.2% de la población) podrían no pagar más este impuesto. Un punto muy criticado por los demócratas, que lo han citado para demostrar que, según ellos, toda la propuesta favorece a los ricos.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad