Publicidad
Publicidad

¿Qué pasa si aumenta el contenido TLCAN en autos?

México, Estados Unidos y Canadá tendrían efectos distintos si acuerdan endurecer las reglas de origen de los vehículos producidos en la región.
Variedad
Variedad Cada país del TLCAN tendría efectos diferentes en la industria automotriz si se decide elevar las reglas de origen en el Tratado. (Foto: microolga/Getty Images/iStockphoto)

Nota del editor: Esta nota fue publicada originalmente en la edición 1229 del 01 de marzo de la revista Expansión.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - El alza de los precios de los automóviles, la sustitución de importaciones asiáticas, un mayor número de empleos en Estados Unidos y la pérdida de trabajo en Canadá, son algunos de los efectos que especialistas prevén, si en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se aceptara incrementar las reglas de origen en la industria automotriz.

El equipo estadounidense ha sido contundente: elevar el contenido regional de 62.5% a 85% para que los autos fabricados en la región del TLCAN, sigan gozando de arancel cero.

Eso no es todo, pretende que el 50% de la proveeduría total de un auto sea estadounidense, lo que ha puesto en jaque a la industria automotriz y a sus proveedores.

Publicidad

La delegación mexicana ha sido renuente, no aceptará cambios en esta disposición del TLCAN. Canadá ya presentó una contrapropuesta , que fue rechazada por EU.

Lee: La ronda 7 del TLCAN cierra con plantón de EU

Cada país tiene sus argumentos, pero lo cierto es que el objetivo de llegar a un punto de acuerdo que convenga a los tres países se ha vuelto cuesta arriba.

Expansión consultó a tres especialistas de cada país del TLCAN para conocer qué efectos veríamos en caso de que se aceptara incrementar este contenido.

Publicidad

Esteban Polidura
Director de Inversiones de UBS México

Vemos, de manera favorable, el incremento regional a 85%, porque significaría una mayor participación de los países del TLCAN en la industria, pero el incremento tendría que darse de manera paulatina para que fuera favorable. Pero la propuesta del 50% de contenido estadounidense implicaría un impacto para muchas armadoras, más fuerte para unas que para otras.

Compañías como Honda, Ford y Toyota ya tienen ese porcentaje, para ellas no sería un gran cambio. Pero otras con mayor contenido mexicano, como General Motors, Mazda y Volkswagen, tendrían que empezar a ver cómo producir para tener un mayor contenido de Estados Unidos hasta lograr ese 50%.

Comenzaría a incrementarse la demanda de autopartes estadounidenses que, por ende, aumentarían de precio, el cual trasladarían al precio final de los automóviles.

Publicidad

El incremento en las autopartes afectaría también a las mismas marcas de Estados Unidos. Las reglas de origen pondrían una presión que no había tenido, hasta ese momento, la industria.

Es una propuesta que políticamente tiene resonancia, pero sería perjudicial económicamente.

Lee: Así puede responder México a aranceles de EU contra lavadoras

Xavier Mosquet
Senior Partner en The Boston Consulting Group USA

Publicidad

Observamos la propuesta como un factor que puede traer trabajo adicional a la región para las compañías automotrices. La cadena de proveedores es global, por lo que sería también un reto para las otras regiones del mundo.

De todos los países, México sería el más favorecido considerando sus bajos costos laborales en la industria, además de su ubicación geográfica, pues se quiere reducir el contenido que viene de países asiáticos.

No creo que México lo atrape todo, pues también veríamos un aumento en la manufactura de la industria automotriz en Canadá y Estados Unidos.

Sí estimamos incrementos en los precios de los autos, pero entre 200 y 400 dólares. Calculamos que elevar el contenido generaría 25,000 nuevos empleos en territorio estadounidense.

Publicidad

Cada país cuida sus intereses, la propuesta puede ayudarnos a crear términos favorables para todos, y a generar nuevas líneas de proveeduría aceptables para todos.

Veo que el fin común es mantener las operaciones de intercambio comercial, cualquier acuerdo al que se llegue será un gran reto.

Peter Hall
Chief Economist en Export Development Canadá

Si Estados Unidos altera radicalmente la estructura de la cadena de proveedores, aumentarán sus costos y los mismos estadounidenses habrán de pagar el precio.

Publicidad

La participación de la industria automotriz canadiense es bastante significativa, 90% de los vehículos que se manufacturan en Canadá son exportados a EU, son modelos que sólo se fabrican en el país.

El sector automotriz está profundamente integrado, y alterarlo implicaría un daño para los tres.

La importancia que jugamos, de acuerdo con las estadísticas, es bastante grande. No tenemos un análisis de qué sucedería si Canadá aceptara esas reglas, pero sabemos que si no hay acuerdo en el TLCAN, podríamos operar bajo las reglas de la Organización Mundial del Comercio.

Eso implicaría pagar mayores aranceles, una reducción de los márgenes de ganancia para las industrias y la pérdida de 10 millones de dólares de inversión como resultado, sólo en la industria automotriz.

Publicidad

Nuestra organización cree profundamente en el tratado, en la globalización, y consideramos que conservarlo sería lo mejor para Canadá, EU y México.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad