Publicidad
Publicidad

Aranceles a los autos, el impuesto de Trump que dañaría a EU

Trump pretende proteger la economía de EU con un probable arancel, pero el efecto puede ser contrario, pues los fabricantes perderán ventas y los consumidores terminarán pagando más.
Trump donald
Promesa El presidente Donald Trump argumenta que los aranceles crearán más empleos del sector automotriz en las plantas de Estados Unidos. (Foto: Reuters)

Los aranceles a los autos importados tendrían la intención de proteger la economía de Estados Unidos, pero probablemente causarán más daño que bien.

Los fabricantes de automóviles perderán ventas. Y los compradores de automóviles probablemente terminarán pagando precios más altos en una selección más pequeña de vehículos.

El presidente Trump argumenta que los aranceles crearán más empleos del sector automotriz en las plantas de Estados Unidos.

Lee: Las amenazas de aranceles de Trump reflejan desconocimiento

"Después de muchas décadas de perder sus empleos a otros países, han esperado suficiente", tuiteó a los trabajadores del sector el miércoles.

Pero los aranceles que están considerando , probablemente no se aplicarán a los automóviles y camiones q ue vienen de México y Canadá , ya que EU está renegociando el TLCAN. Esos países son la mayor fuente de importaciones para automóviles y autopartes.

Publicidad

nullLa mayoría del resto de las importaciones provenientes de Asia y Europa, se dividen en una de dos categorías: sedanes de lujo o automóviles económicos pequeños fabricados en el extranjero para aprovechar los menores costos de mano de obra.

Los aranceles esencialmente matarían la demanda de importaciones de automóviles pequeños, ya que los precios bajos son su principal punto de venta. Pero eso no ayudará en nada a las plantas automotrices estadounidenses.

General Motors, Ford y Fiat Chrysler casi se han retirado del mercado de sedanes más pequeños para centrarse en los SUV más populares y rentables. Y los autos pequeños que pretenden mantener en sus líneas se construyen principalmente en el extranjero.

La analista de Cox Automotive Rebecca Lindland dice que los fabricantes que importan automóviles pequeños del extranjero probablemente dejen de venderlos por completo en Estados Unidos, en lugar de regresar la producción de automóviles pequeños a las plantas estadounidenses.

Lee: México protegerá intereses de empresas japonesas en el TLCAN

Y es poco probable que los aranceles motiven a los fabricantes de automóviles extranjeros a impulsar la producción o el empleo en Estados Unidos. Eso se debe en parte a que lleva mucho tiempo, hasta cinco años, pasar de planificar una nueva planta a la fabricación de automóviles. La incertidumbre en torno a la política de comercio exterior también les impedirá invertir miles de millones para cambiar sus instalaciones.

Publicidad

"Hay un número limitado de automóviles que BMW o Mercedes puedan producir en sus plantas aquí", dijo Lindland. "No es como si pudieran girar una válvula y producir el doble de autos".

Los aranceles significarían que los tres principales fabricantes de automóviles de Estados Unidos, así como Tesla, podrían ver una menor competencia en el mercado de lujo, ya que muchos de los vehículos en esa categoría provienen de Europa o Japón. Pero no está claro que el cambio sea suficiente para aumentar la demanda de los autos de lujo fabricados en Estados Unidos.

"Para mucha gente en la clase de lujo, no se trata del precio", dijo Michelle Krebs, analista senior de AutoTrader. "Toyota también podría decidir asumir el costo de la tarifa; sus bolsillos son suficientemente profundos. O podrían repartirlo entre varios modelos. Hay muchas maneras en que pueden hacerlo".

Los principales fabricantes de automóviles extranjeros que se verían más afectados por los aranceles son en realidad también los principales empleadores de Estados Unidos. Estas compañías operan docenas de plantas estadounidenses que fabrican casi tantos autos como las plantas de Estados Unidos operadas por GM, Ford y Fiat Chrysler combinados. Y han dejado claro que lucharán contra cualquier intento de imponer aranceles a los automóviles que importen.

"Toyota tiene... 1,500 concesionarios, 136,000 empleados y nuestra undécima planta en Estados Unidos llegará pronto", dijo una portavoz de Toyota. Ella dijo que la investigación que está llevando a cabo el Departamento de Comercio para ver si se imponen aranceles "tiene la intención de cubrir las amenazas a la seguridad nacional". Dada la naturaleza global de la industria del automóvil, y el hecho de que el año pasado se fabricaron casi 12 millones de vehículos en Estados Unidos, tal determinación parece inverosímil".

Algunos miembros republicanos del Congreso ya están expresando su oposición al plan. Krebs dijo que duda que los aranceles entren en vigor, a pesar de las palabras del presidente Trump.

Publicidad

"Habrá una gran oposición", dijo, "especialmente por los concesionarios de automóviles, que tienen una enorme cantidad de poder".

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad