Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Cuando México descubrió 'el oro rojo'

La producción nacional de frutos rojos es resultado de un experimento en Jalisco. Hoy, el estado exporta más berries que tequila y México es potencia exportadora.

Nota del editor: Esta nota fue publicada originalmente en la edición del 01 de junio de 2018 de la revista Expansión.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - Como cientos de jaliscienses, Eduardo Mancilla viajó a Estados Unidos para hacer fortuna, pero la imposibilidad de llevar a su familia con él lo hizo regresar. Era 1995, y a sus 22 años empezó a trabajar como jornalero agrícola sembrando los primeros campos de frambuesa y zarzamora en su tierra natal. Pasó por todas las posiciones posibles y, tras 10 años, llegó a ser encargado de planta.

“Yo veía cómo los nuevos productores se paseaban pronto con la camioneta nueva y uno andaba con la de la empresa”. Mientras eso sucedía, el rancho ganadero de su padre permanecía desaprovechado, recuerda Mancilla, quien en 2005 ganaba 10,000 pesos mensuales. Dos años después se convirtió en productor para la empresa.

Hoy en día, se ha consolidado como productor independiente de frutos rojos, compró algunas tierras y otras, las renta.

“Nunca pensé que el sueño iba a ser tan grande”, dice orgulloso de pertenecer al 20% de productores que superan las 80 hectáreas de cultivo, el resto, son pequeños empresarios que no exceden las cuatro hectáreas.

EL MODELO QUE FUNCIONA

Publicidad

El agricultor se organizó con otros tres encargados de la planta y le pidieron a la directiva de la empresa Berrymex, en Jocotepec, Jalisco, que les permitiera pasar de empleados a socios productores, un esquema bajo el cual operan en México varias de las empresas exportadoras de las llamadas berries o frutillas. En el cuarto año, Mancilla vio las primeras ganancias.

“Hubo años muy buenos y otros muy malos donde lo perdimos todo”. Incluso tuvo que vender su auto para cosechar al año siguiente.

Lee: China se prepara para la guerra comercial con Estados Unidos

Mancilla fue el primer empleado de Berrymex en convertirse en productor. La empresa pagó lo más costoso, que son las estructuras metálicas y los túneles de lona que protegen el cultivo, le dio la tecnología y las plántulas. También le extendió una carta compromiso para que pudiera obtener los préstamos gubernamentales para el campo.

Bajo ese modelo de negocio, el productor se encarga de cuidar las plantas, cosechar los frutos y empacarlos. Al final, las ganancias se dividen en partes iguales.

Los pequeños productores, según Héctor Padilla, secretario de Desarrollo Rural de Jalisco, negocian directamente con las exportadoras, lo que genera que la cadena de producción sea muy corta y haya una mejor distribución de las utilidades. A decir del funcionario, incluso gente que noera de campo esté invirtiendo sus ahorros en producir frutos rojos.

El éxito de este cultivo es tal que, actualmente, Jalisco exporta más berries a Estados Unidos que tequila. En 2016, la producción de zarzamora fue de 90.3 millones de pesos, la de frambuesa, de 1,707 millones, y la de arándanos llegó a 458 millones. A nivel nacional, eso lo convierte en el líder nacional en producción de frambuesa y arándano, y el segundo productor de zarzamora.

El crecimiento, al parecer, ha sido para todos, el mismo Eduardo Mancilla ya no opera en el esquema 50-50 junto con Berrimex, sino que se ha independizado y ahora le vende directamente a la empresa matriz, que es Driscoll’s.

EMPEZAR DE CERO

Las flores blancas de los frutos rojos se alternan, en medio de un espeso follaje verde, con el carmesí de las frambuesas, el azul de los arándanos y el negro intenso de las zarzamoras. Todo de golpe. Un fenómeno que sólo sucede en México, donde las berries florecen y dan fruto todo el año, uno de los factores que han llevado al país a ser el tercer mayor exportador mundial de este cultivo.

Hace 25 años, México empezó a experimentar con la zarzamora y la frambuesa, esta última inexistente en el país. En aquel entonces, Miles Reiter, socio de Driscoll’s –una de las empresas que actualmente es líder en producción de berries–, asistió a una boda en Jalisco. Era pleno invierno y quedó fascinado con el clima, cuenta Mario Steta. director general y vicepresidente de Driscoll’s para América Latina.

Lee: Hay más mexicanos con empleo, pero quieren trabajar más

Esta y otras compañías estadounidenses y chilenas ya estaban buscando opciones para abastecer el creciente mercado estadounidense que la zona de California no alcanzaba a satisfacer. Su apuesta era la zona ecuatorial del continente, pero el occidente mexicano resultó ser ideal.

Las primeras pruebas fueron menos científicas de lo que puede pensarse. Algunos agricultores en Jocotepec, en la región de la Ciénega en Jalisco, sembraron las primeras dos hectáreas para ver si el cultivo se adaptaba.

Para 1995 ya había la certeza de que el cultivo era viable, aunque no se dimensionaba hasta qué punto.

De acuerdo con cifras del gobierno, de 2008 a 2015, el valor de las exportaciones de berries (fresa, frambuesa, zarzamora y arándano, de la variedad llamada en inglés blueberry) desde México aumentaron a una tasa anual promedio de 17%.

Para 2015, era el quinto productor del mundo con exportaciones por 1,500 millones de dólares. En 2016, alcanzaron los 1,700 millones.

De la producción total, 90% se envía a Estados Unidos, el resto se distribuye a 31 países, entre éstos, Reino Unido, Japón, Canadá, Bélgica, Italia, Arabia Saudita y China.

Uno de los primeros productores en aventurarse con el nuevo cultivo fue Manuel Jiménez, quien, a sus 74 años de edad, recuerda que el día que conoció la planta de la frambuesa quedó prendado. “Me gustó mucho la planta y dije: ‘La voy a sembrar’”, cuenta Jiménez. Eso fue en mayo, para octubre tenía su primera cosecha. De eso ya transcurrieron 22 años y pasó de cultivar tres hectáreas a 21.

En total, las berries en México dan trabajo en toda la República a 336,350 jornaleros, cifra que equivale a poco menos de la población total de Villahermosa.

Mientras que en Jalisco laboran 64,160 trabajadores agrícolas, según cifras de la Asociación Nacional de Exportadores de Berries (Aneberries). De los 16 estados productores de este cultivo, cuatro entidades agrupan la mayor producción: Michoacán (70.26%), Jalisco (12.48%), Baja California (9.68%) y Guanajuato (4.60%).

LA RECETA DEL ÉXITO

Al buscar la palabra “berries” en Instagram –la red social de fotografía– surgen casi tres millones y medio de imágenes, desde pasteles y wafles hasta smoothies y jugos. El gusto por las también llamadas bayas va en aumento en todo el planeta, pero, sobre todo, en Estados Unidos. Ahí, el consumo de arándanos azules pasó de 150 gramos por persona en la década de los 80 a cerca de 900 gramos en 2016.

“La gente busca consumir más antioxidantes y las berries son de los alimentos que más contienen”, explica Diego Martínez, director de la filial mexicana
de Hortifrut, empresa de origen chileno y que en México lleva 21 años. Además, explica el directivo, la ubicación de México frente al principal mercado, que es Estados Unidos, es una ventaja enorme, dado que los frutos rojos se echan a perder muy rápido.

Lee: Equipo de transición participara en renegociación del TLCAN

Otras naciones, como Chile, Rusia o Polonia, se ven obligadas a comercializarlos congelados, mientras que los que México vende en la región de América del Norte están frescos. Eso requiere una logística muy delicada, en la que la cadena de frío es fundamental y la infraestructura carretera de México juega a favor para ponerlas cuanto antes en los puntos de venta.

A lo anterior se suma la ventaja competitiva que otorga el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aunque podría perderse durante la renegociación que llevan a cabo México, Estados Unidos y Canadá. El gobierno de Donald Trump argumenta que las empresas de su país están en desventaja, aunque buena parte de las compañías exportadoras en territorio nacional son de su país.

El tema es la diferencia salarial entre los trabajadores de ese país y los mexicanos. De acuerdo con un reportaje del diario The Wall Street Journal, publicado en octubre de 2017, un jornalero en Estados Unidos gana durante la pisca 200 dólares diarios (unos 3,600 pesos), mientras que en México fue posible constatar que el promedio de pagos va de 2,000 a 3,000 pesos semanales. Cifra similar a la que gana un profesor de primaria en el país.

Las berries son unos de los productos ganadores del tratado, según Steta. De las compañías exportadoras asociadas a la Anaberries, 36% son estadounidenses, 44%, mexicanas, 8%, guatemaltecas, mientras que de Austria y España son 8%. Hay más empresas nacionales y extranjeras, pero no pertenecen a dichaorganización.

Un ejemplo de los aportes del TLCAN es la integración: las plantas son diseñadas a través de selección y cruzamientos en Estados Unidos, se siembran en
México y abastecen a Canadá a un precio más bajo que los productores del resto del mundo.

Otro punto que ayuda al éxito de este cultivo en México es la inversión de las empresas en el desarrollo de variedades propias a través de cruzamientos para obtener plantas que se adapten mejor a las condiciones climáticas. “Como agricultor sólo conoces tu zona y las condiciones siempre cambian”, explica Federico del Toro, ingeniero agrónomo y productor. Mientras muestra una variedad de arándanos que fracasó en el terreno, Del Toro agrega: “En el campo se necesitan 100 lecciones para aprender, pero solamente tienes una por año”.

Con tan sólo 25 años, las berries son todavía un cultivo nuevo en México, por lo que aún existe un buen margen de expansión para el producto.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad