Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

El retiro de la propuesta agrícola de EU no es 'moneda de cambio' en el TLCAN

El Consejo Nacional Agropecuario asevera que México no cedió para lograr que la propuesta de gravar las exportaciones de frutas y hortalizas mexicanas quedara fuera de la mesa.
TLCAN
TLCAN. Cada año Estados Unidos importa 25,000 millones de dólares en productos agropecuarios mexicanos.

La decisión del gobierno estadounidense de retirar la propuesta de estacionalidad agrícola para implementar aranceles a frutas y hortalizas mexicanas en ciertas temporadas del año, no implicó que México cediera ante otras propuestas difíciles que hay sobre la mesa de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Fue puro trabajo de cabildeo entre las partes lo que nos ha permitido llegar a estos resultados. Lo que estamos evitando con esto, es que justamente la propuesta sea una ficha de cambio”, dijo a Expansión, Mario Andrade, vicepresidente de Comercio Exterior del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

Los representantes del sector agrícola estadounidense aseguran que la propuesta ya fue retirada de la mesa,y nunca se discutió en las rondas, explicó el ejecutivo integrante del grupo del sector privado agrícola dentro del Cuarto de Junto, que asesora a los negociadores mexicanos.

La Secretaría de Economía de México refirió que mientras dure la negociación no habrá comentarios al respecto, y que el equipo mexicano viajará mañana a Washington para continuar con este proceso.

Lee: Los aranceles de EU al acero mexicano comienzan a surtir efecto

“El tema nunca se discutió, el sector privado estadounidense asegura que la propuesta ya fue retirada de la mesa. Nuestro gobierno no nos ha dado la confirmación, esperemos que en próximos días se haga”, dijo Andrade.

Publicidad

En la tercera ronda de renegociación del TLCAN Estados Unidos hizo la propuesta de poner aranceles a las importaciones de frutas y hortalizas mexicanas, cuando estas se cosecharan en el mercado estadounidense.

“El único estado fronterizo que apoyaba esta propuesta era Florida porque tiene producción todo el año, pero otros estados fronterizos no la tienen, por lo que complementan su abasto con producción mexicana”, explicó el ejecutivo.

El trabajo de cabildeo ha consistido en reuniones entre representantes del sector agrícola de ambos países, en las que la labor del equipo mexicano ha sido hacer ver a los productores estadounidenses las afectaciones de esas medidas.

A raíz de estos trabajos, y también la aplicación de aranceles por parte de México a productos agrícolas estadounidenses, en represalia a los aranceles al acero mexicano, ayudaron a que el sector privado estadounidense fuera enfático con su propio gobierno para pedir que las gravaciones temporales quedarán fuera del proceso de modernización del TLCAN.

La solicitud se hizo a través de una carta enviada a Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, por parte del sector agrícola privado de Estados Unidos, el pasado 15 de agosto.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad