Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El terreno del NAIM es propenso a hundimientos: Alicia Bárcena

La secretaria ejecutiva de la Cepal advirtió que el riesgo está sobre todo en las pistas, y deben hacerse obras complementarias para evitarlos.
Nuevo aeropuerto
Nuevo aeropuerto. La obra se realiza sobre el antiguo Lago de Texcoco.

CIUDAD DE MÉXICO - De no realizarse una obra adecuada que considere las condiciones del suelo en el terreno donde se erige el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), sus pistas corren el riesgo de hundirse generando grandes costos para repararlas, advirtió la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) , Alicia Bárcena, quien tiene estudios de licenciatura en biología.

"Hay un riesgo, si no se hace una obra adecuada, de que haya hundimientos, sobre todo en las pistas. Para poder tener pistas niveladas, la inversión es grande, por un mantenimiento y reparación constantes", dijo Bárcena en la sesión de preguntas de una conferencia de prensa sobre las perspectivas económicas para América Latina del organismo.

El NAIM se erige sobre el antiguo Lago de Texcoco, ahí en los terrenos existe el lago artificial Nabor Carrillo, el cual tiene la función de regular parte de los mantos acuíferos de la Ciudad de México, no obstante, se convertirá en una laguna reguladora que estará seca la mayor parte del año y sólo se usará en temporada de tormentas.

Lee: Cuando dos aeropuertos no suman más que uno

Con la desaparición del lago incrementa el riesgo de hundimiento, explicó la especialista.

"Es un hecho que nos vamos hundiendo a medida que se extrae agua de los mantos acuíferos, y el lago Nabor tiene la tarea de regular parte de esta situación", dijo a pregunta expresa de Expansión.

Publicidad

Adicionalmente, si se tiene un lago, hay aves como patos, las cuales pueden provocar accidentes aéreos o fallas en aviones si estas quedan en turbinas, advirtió.Por las condiciones del suelo también hay riesgos frente a sismos.

"Si nosotros pudiéramos ver dónde está el riesgo sísmico de la Ciudad de México, este se encuentra justo a las orillas del antiguo lago de Texcoco; donde ahora están las colonias Roma y la Condesa, que son las zonas más afectadas cuando hay un sismo", dijo.

Para evitar estos riesgos, la especialista consideró que se debe contar con estudios que contemplen las implicaciones de rellenar o secar el lago Nabor.

Lee: Costos, contratos y otros detalles del Nuevo Aeropuerto Internacional

"Hay que ver qué tipo de obras se deben hacer para aminorar el impacto ambiental, que puedan canalizar las aguas, pues hay inundaciones ya alrededor, entonces ya tenemos detectado donde hay problemas por las obras", agregó.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad