Publicidad
Publicidad

EU y China se lanzan 'misiles' comerciales, ¿pero quién tiene la ventaja?

Los nuevos aranceles anunciados por Washington y Beijing marcan una importante escalada de un conflicto que cada vez se hace más grande y amenaza a la economía mundial.

HONG KONG (CNN)- La guerra comercial entre Estados Unidos y China se hace cada vez más grande.

El último intercambio de ataques entre las dos superpotencias económicas significa que pronto habrán impuesto aranceles a bienes por más de 360,000 millones de dólares (mdd). Y los analistas dicen que es probable que la batalla empeore, incluso a medida que China comienza a quedarse sin formas de tomar represalias.

Los nuevos aranceles anunciados por Washington y Beijing esta semana “marcan una importante escalada de su conflicto, el cual afectará el crecimiento económico mundial”, dijo en una nota Louis Kuijs, director de economía asiática de la firma de investigación Oxford Economics.

Un nuevo capítulo de las tensiones comerciales EU-China comienza

El gobierno chino dijo el martes por la noche que impondría aranceles sobre productos estadounidenses por un valor de 60,000 mdd, luego del anuncio de que el gobierno de Donald Trump aplicaría aranceles por 200,000 mdd a China.

Los aranceles estadounidenses comenzarán a una tasa del 10% y subirán al 25% para el final del año. Entrarán en vigencia el 24 de septiembre y se aplicarán a miles de productos chinos, desde condimentos para alimentos y guantes de béisbol hasta enrutadores de red y partes de maquinaria industrial.

Publicidad

Lee: El peso corta tres días de ganancias frente al dólar

Los nuevos aranceles de China se aplicarán a tasas del 5% o 10%, dependiendo del producto, a partir de la misma fecha, dijo el gobierno chino.

Más de 5,000 productos estadounidenses se verán afectados, incluyendo carne, nueces, bebidas alcohólicas, productos químicos, ropa, maquinaria, muebles y autopartes.

El enfrentamiento entre las dos principales economías del mundo ya está perjudicando a las empresas en ambos lados del Pacífico. La última medida estadounidense significa que aproximadamente la mitad de los productos que China vende a Estados Unidos cada año serán afectados por los aranceles del país norteamericano.

Trump defendió el martes la última medida comercial contra Beijing. “Estamos haciendo un muy buen trabajo con China”, dijo Trump en la Oficina Oval. “China se ha estado aprovechando de EU durante mucho tiempo y eso ya no está sucediendo”.

El gobierno de Trump está tratando de presionar a Beijing para que cambie su comportamiento, acusándolo de fomentar el “robo de la propiedad intelectual” estadounidense y de impulsar a las empresas chinas a través de políticas industriales agresivas.

Publicidad

El gobierno chino ha desestimado las críticas como infundadas, a pesar de que las empresas estadounidenses y europeas que operan en China con frecuencia se quejan de estos problemas.

Lee: Es posible para la OMC prescindir de Estados Unidos, dice su director general

¿Qué hará China ahora?

China ya ha jugado al golpe por golpe con EU con aranceles sobre más de 50,000 mdd en productos de ambos países este año. Pero sus opciones para responder se están volviendo cada vez más complicadas.

La Casa Blanca advirtió el lunes que respondería a cualquier represalia de Beijing con incluso más aranceles sobre aproximadamente 267,000 millones de exportaciones chinas.

Publicidad

Eso significaría que las medidas de EU cubrirían todos los productos que China vende a Estados Unidos cada año (el total de 2017 fue de aproximadamente 506,000 mdd).

China tiene un blanco más pequeño que atacar en represalia: el país compró aproximadamente 130,000 mdd en productos estadounidenses el año pasado, según cifras del gobierno de EU.

Los aranceles anunciados por Beijing el martes reflejan la disminución de la cantidad de bienes sobre los que puede imponer nuevos aranceles. El rango arancelario de 5% a 10% es inferior al rango del 5% al 25% que China había amenazado con imponer a principios de agosto. Eso le deja la opción de aumentar las tasas a fin de año, cuando los aranceles estadounidenses suban al 25%.

Lee: China promete evitar manipular al yuan en su pleito comercial contra EU

“China no ha podido igualar el dólar por dólar en esta ronda de aranceles, por lo que una pregunta clave es qué otras medidas podría tomar China”, escribió en una nota Mark Williams, economista en jefe de China de la firma de investigación Capital Economics.

La difícil decisión de Beijing

Publicidad

Los analistas han sugerido que después de que Beijing se quede sin productos estadounidenses que atacar, podría ir tras las principales compañías estadounidenses que hacen negocios en China, como Apple y Boeing.

China tiene un historial de ese tipo de comportamiento, el cual incluye dificultar la vida de las empresas surcoreanas debido a una disputa política el año pasado con el gobierno de Corea del Sur sobre un sistema de defensa antimisiles estadounidense.

Algunas compañías estadounidenses que operan en China ya han informado sobre mayores obstáculos, incluidos retrasos en las aduanas y más inspecciones por parte de los reguladores, según una encuesta reciente realizada por dos cámaras de comercio estadounidenses con sede en el país.

Sin embargo, persiste la incertidumbre sobre si los líderes chinos seguirán agresivamente ese enfoque a una escala más amplia, alentando boicots a las marcas estadounidenses por parte de los consumidores o interrumpiendo las cadenas de suministro.

Las olas crecientes de aranceles han llevado a las empresas internacionales a hablar sobre trasladar negocios fuera de China para evitar los impuestos adicionales. Al perseguir a las empresas estadounidenses que han traído inversiones y empleos a la economía china, Beijing corre el riesgo de hacer que el país luzca aún menos atractivo para el futuro.

Publicidad

Lee: Black Friday, ¿víctima de la guerra comercial entre Trump y China?

“No quieren aumentar el incentivo de las empresas estadounidenses para invertir en otro lado y comprar productos en otros lugares”, dijo Timothy Stratford, socio gerente del despacho de abogados Covington & Burling en Beijing.

“Es una decisión de política muy difícil por parte de China para encontrar el mejor tacto para hacer esto”.

“Tratarán de demostrar que resistirán a EU y no serán presionados, pero no creo que quieran ser vistos escalando las cosas”, dijo Stratford el martes durante una mesa redonda en una conferencia de líderes políticos y de negocios en la ciudad china de Tianjin.

Incertidumbre

Publicidad

Antes de la última ronda de anuncios arancelarios, China y EU se habían estado preparando para celebrar una nueva ronda de conversaciones este mes. No está claro si tendrá lugar.

Un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo el martes que el último ataque arancelario de Trump “ha traído incertidumbre” a las negociaciones planeadas, pero no llegó a decir que Beijing se retiraría.

“La parte china enfatizó repetidamente que la única forma correcta de resolver la disputa comercial entre China y Estados Unidos es a través de conversaciones y consultas con base en la equidad, la integridad y el respeto mutuo”, dijo el portavoz Geng Shuang en una conferencia de prensa regular. “Pero lo que ha hecho la parte estadounidense no muestra sinceridad ni buena voluntad”.

Antes del anuncio de aranceles que hizo Trump a última hora del lunes, el principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo que EU aún estaba dispuesto a continuar su diálogo con China.

“Estamos listos para negociar con China en cualquier momento, si están dispuestos a entablar conversaciones serias”, dijo Kudlow en el Economic Club of New York. Varias rondas de conversaciones previas entre las dos partes no lograron ningún avance.

Lee: China promete igualdad de condiciones para empresas extranjeras

Publicidad

Los analistas se muestran escépticos de que China esté dispuesta o sea capaz de hacer lo suficiente para satisfacer al gobierno de Trump sobre algunas de sus preocupaciones clave, incluidos los esfuerzos de China para conseguir tecnología estadounidense y las ambiciosas políticas industriales de Beijing.

“El principal objetivo de los aranceles probablemente no sea llevar a Beijing a la mesa de negociaciones”, dijo Arthur Kroeber, analista senior de la firma de investigación Gavekal, en una nota el martes.

“Más bien, es forzar a las compañías multinacionales estadounidenses a retirar sus inversiones en China, de modo que se reduzca la interdependencia de las dos economías rivales”.

“Contra este objetivo”, agregó, “ninguna oferta posible de China puede lograr que se levanten los aranceles”.

Serenitie Wang, Yong Xiong, Matt Rivers, Donna Borak, Katie Lobosco y Kevin Liptak de CNN contribuyeron con este informe.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad