Publicidad
Publicidad
Transición 2018 / header desktop

Deuda, pensiones y estados, los enemigos del presupuesto de AMLO

El gasto que el gobierno está obligado a ejercer representa ya el 41.2% del presupuesto de egresos del sector público.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - El costo financiero de la deuda pública, el pago de pensiones y las transferencias federales a los estados (participaciones) representarán para el próximo gobierno 41.2% del gasto público.

Al cierre de 2012, cuando Felipe Calderón dejó la presidencia, estos gastos representaron el 31.4% del gasto del sector público.

En julio, el último año del gobierno de Enrique Peña Nieto, estos gastos representan 4 de cada 10 pesos que gasta el sector público, refieren cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Publicidad

La contratación de deuda, el incremento en las tasas de interés de referencia en México y Estados Unidos, el crecimiento de la población en edad de retirarse, y la falta de generación de recursos propios en estados y municipios, son factores detrás de este crecimiento, y que el futuro gobierno ya debe considerar en el diseño de su presupuesto, consideran especialistas consultados por Expansión.

Lee: Tres propuestas económicas de AMLO que ya cambiaron

“Cada año vamos a ver una mayor presión por estos gastos comprometidos que representan el uso de una gran parte de los ingresos públicos, y que no son utilizados para detonar actividades productivas”, comentó Ernesto O´Farril presidente de Bursamétrica.

Publicidad

Además de estos gastos que son obligatorios, el futuro gobierno debe contemplar en el diseño de su presupuesto el dinero necesario para pago de personal y que puede reducirse, pero no en el corto plazo, explicó Arturo Carranza, especialista del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP).

Con ello, queda poco margen para destinar recursos a promesas de campaña: becas para integrar a jóvenes a la educación superior y al empleo, pensiones universales para adultos mayores, trenes y refinerías, todo bajo el compromiso de no incrementar la deuda pública el siguiente año y lograr un superávit primario en las finanzas públicas, detalló O´Farril.

Cifras de Hacienda indican que el concepto que más creció en esta administración, como porcentaje del gasto total del sector público, fue el costo financiero de la deuda. En diciembre de 2012 este concepto representó el 5.8% y en julio de 2018 representó el 11.3%.

Publicidad

Este incremento se relaciona con los ajustes al alza de la tasa de interés de referencia del banco central mexicano y en Estados Unidos, además de la propia contratación de deuda con instituciones financieras por parte del sector público, explicó O´Farril.

El segundo concepto con mayor incremento fue el gasto por las transferencias de recursos del gobierno federal a los gobiernos estatales. En el último mes de 2012 representó el 13.7% del PEF y en cifras de julio de este año el 15.8%.

En promedio entre el 85% y 90% de los recursos disponibles para los gastos de gobiernos estatales es de origen federal, los estados y a su vez los municipios dependen de manera importante de la transferencia de recursos del gobierno federal, lo que indica una baja generación de recursos propios por conceptos como impuestos, derechos y cuotas, consideró Kristobal Meléndez, del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Publicidad

En tanto, el gasto en pensiones representa ya el 14.1% del presupuesto, hace seis años representaba el 12.4%.

El crecimiento de este gasto va en función del crecimiento de la población en edad de retiro. Ante la falta de recursos en fondos para este fin, se toman de los impuestos, generando ciclos viciosos en tu presupuesto, comentó el presidente de Bursamétrica.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad