Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

AMLO se juega la confianza de las calificadoras con el presupuesto 2019

Las revisoras de riesgo vigilarán que el paquete económico del gobierno federal sea realista y que cuide su balance fiscal.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - Andrés Manuel López Obrador se juega el próximo sábado la confianza de las calificadoras de riesgo, actores influyentes en los mercados financieros, con la propuesta de presupuesto y la ley de ingresos de 2019.

Los ojos de los analistas de Moody's, S&P y Fitch, tres agencias mundiales que evalúan las condiciones económicas de un país para asignar una calficación que indica si puede cumplir con el pago de sus obligaciones o no, estarán puestos en México.

"Estaremos atentos a las señales del paquete económico una vez que se envíe al Congreso y queremos darnos tiempo para observar cómo se comporta el nuevo gobierno", dijo a Expansión el analista soberano de Moody's Jaime Reusche.

El paquete económico incluye la iniciativa de ley de ingresos, el proyecto de presupuesto de egresos, la miscelánea fiscal, y los criterios de política económica.

Lee: El costo de la deuda quita el sueño a Morena en el presupuesto 2019

"El Paquete Económico nos dará señales de cuáles son las prioridades del próximo gobierno", consideró Shelly Shetty, analista soberana de Fitch Ratings.

Publicidad

A más tardar el 15 de diciembre, el gobierno de López Obrador enviará un presupuesto austero, responsable y sin más deuda, según ha dicho.

Hasta ahora, Moody's coloca la calificación de riesgo soberano de México en el nivel A3, grado medio superior, pero el foco amarillo es que cambió recientemente a negativa su perspectiva. S&P y Fitch tienen la nota mexicana en BBB+, un grado de calidad medio inferior, en perspectiva estable.

Lee: 4 retos de AMLO para que México mantenga la calificación de Moody's

Una señal que pondría en riesgo la nota de México, según la analista de Fitch, es si se debilita la consistencia y credibilidad de la política macroeconómica o si el gobierno hace a un lado la implementación de reformas estructurales como al energética.

La lupa de las tres calificadores estarán puestas en los siguientes factores:

Objetividad
Las calificadoras de fijarán si las expectativas del nuevo gobierno sobre el gran marco macroeconómico con el que se calculan los ingresos del país - PIB, inflación, tipo de cambio, deuda, precio del petróleo, precio del dinero- son realistas o pecan de optimismo.

"Estaremos atentos a los supuestos para el nivel de ingresos que van a presentar (...) si son realistas o pesimistas", expresó Reusche, VP senior Credit Office de Moody's.

López Obrador dijo la semana pasada que se apoyarán en las perspectivas del Banco de México (Banxico) para calcular sus estimaciones para esas variables macroeconómicas .

“Proyecciones económicas demasiado optimistas nos llevaría a cuestionar la credibilidad de sus metas fiscales. También si vemos un presupuesto que socave la estabilidad de la deuda mexicana", dijo Shetty de Fitch.

Que las cifras cuadren
El presidente entrante ha prometido cumplir con nuevos programas sociales para atender a sectores vulnerables de la población y aumentar la inversión pública en infraestructura -refinerías, trenes, aeropuertos- pero sin endeudarse y sin crear nuevos impuestos. Su apuesta es obtener mayores recursos del combate a la corrupción y la austeridad en el gobierno.

"Pondremos especial énfasis es en la composición del gasto, entender cómo cuadrarán las iniciativas (...) dentro del marco de responsabilidad fiscal que están anunciando y si pueden cuadrar todas las cifras, en el marco de un superávit primario", dijo Reusche de Moody's.

Esperan ver una nueva estructura del gasto, en especial un menor gasto ineficiente, agregó.

La fuente de los recursos
Los planes energéticos de López Obrador centrados en la refinación de petróleo para producir gasolinas y sobre el futuro de Pemex y la reforma energética han alertado a Moody's y Fitch . La primera ha expresado su preocupación por la exposición de Pemex a la volatilidad cambiaria si deja de recibir dólares por la exportación de petróleo . La otra cambió en o ctubre pasado la perspectiva de la petrolera mexicana a negativa .

"La propuesta de que invierta en una capacidad mayor de refinería podría implicar un endeudamiento más alto y mayores pasivos para el gobierno", dijo Shelly Shetty de Fitch Rating.

Pemex aporta una importante cantidad de recursos al erario, de ahí la sensibilidad para el gobierno y sus finanzas de lo que ocurra con la petrolera.

“Vamos a esperar los planes detallados del gobierno y entender mejor de donde vienen los fondos, si vienen del gobierno, si vienen del mercado, de otras fuentes”, dice Joydeep Mukherji, analista soberano de S&P.

Cuidado de la deuda
López Obrador y su equipo económico han prometido responsabilidad fiscal y no aumentar la deuda pública, además de garantizar el pago de los intereses de la ya adquirida. Cómo lo hará es factor a considerar por las calificadoras.

"Nos fijaremos en que el plan fiscal sea creíble. Observaremos si el próximo gobierno continuará con la disminución de la trayectoria de la deuda o si habría un incremento", dijo Shetty de Fitch..

A septiembre de este año, la deuda pública alcanzó el monto de 10.7 billones de pesos, según cifras de Hacienda .

"Observaremos si serán prudentes, austeros o si muchas de las iniciativas en materia de programa sociales minarán el desempeño de las cuentas fiscales", dijo Reusche de Moody's.

Con información de Verónica García de León y Dainzú Patiño

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad