Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Banxico deja su tasa de interés en 8.25%

La Junta de Gobierno del Banco de México mantiene su principal instrumento de política monetaria en su nivel más alto en 10 años, en medio de una inflación fuera de la meta oficial.
Banxico da informe del último trimestre de 2018
Tras el anuncio de este jueves, a la Junta de Gobierno de Banxico le quedarán cinco reuniones para decidir si mover o no la tasa que marca el precio del dinero: en junio, agosto, septiembre, noviembre y diciembre próximos.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - La profecía de algunos analistas se cumplió. El Banco de México (Banxico) dejó este jueves por tercera ocasión en el año su tasa de interés de referencia sin cambios, en medio de una inflación general fuera de la meta oficial y una desaceleración de la economía en el primer trimestre.

Por unanimidad, la Junta de Gobierno de Banxico mantuvo en 8.25% su principal instrumento de política monetaria para cumplir con su objetivo prioritario de mantener baja y estable la inflación.

El consenso de los analistas apostaba a que Banxico dejaría sin modificaciones la tasa en esta reunión, y aunque la mayoría estima que el siguiente movimiento será un recorte, el debate es cuándo lo hará. En la víspera, Citibanamex cambió su pronóstico para señalar que el banco central bajara la tasa en septiembre y no en junio como preveía.

Lee: Alta inflación y bajo crecimiento crean un dilema al Banco de México

Días antes, la mayoría de analistas encuestados por Citibanamex también modificó su pronóstico sobre el recorte a la tasa al pasarlo de septiembre a noviembre.

"En un entorno de marcada incertidumbre, se considera que aún persiste un balance de riesgos al alza para la inflación respecto a su pronóstico.

Publicidad

La inflación general en abril subió a una tasa anual de 4.41%, su nivel más alto en lo que va de 2019 y la subyacente creció a 3.87% anual, considerada un mejor parámetro para medir las alzas de precios porque elimina productos volátiles como los agrícolas.

En cuanto al crecimiento económico del país, Banxico dijo que el balance de riesgos se ha vuelto más incierto y mantiene un sesgo a la baja.

Es jueves fue la tercera reunión del máximo órgano de gobierno del banco central en lo que va del año. La última alza en el precio del dinero ocurrió en diciembre pasado, cuando la llevó a su mayor nivel en una década.

Tras el anuncio de este jueves, a la Junta de Gobierno de Banxico le quedarán cinco reuniones para decidir si mover o no la tasa que marca el precio del dinero: en junio, agosto, septiembre, noviembre y diciembre próximos.

Las preocupaciones de Banxico

Para la Junta de Gobierno de Banco de México no es momento de echar las campanas al vuelo, pues aún persisten riesgos importantes que pueden afectar el crecimiento y la inflación.

"El entorno actual sigue presentando importantes riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía", advirtió el banco central en su anuncio de política monetaria.

Para la inflación, Banxico indicó que persiste la incertidumbre y con ello el balance apunta al alza para la inflación respecto a sus pronósticos, según el comunicado. Tras reconocer las alzas en la inflación general y la subyacente, el banco central dijo que ese panorama es "transitorio"

"Se considera que esto es transitorio y que la postura monetaria actual es congruente con la convergencia de la inflación a su meta en el horizonte en el que opera la política monetaria", explicó la entidad comandada por Alejandro Días de León.

Los riesgos que presionarían a la inflación al alza son: la posibilidad de que el peso frente al dólar sea presionado por factores internos y externos, mayores presiones en los precios de las gasolinas o los productos agropecuarios, un aumento de las medidas proteccionistas y compensatorias a nivel global en asuntos comerciales, o un deterioro de las finanzas públicas.

A ello, advirtió el banco, se suma el tamaño del aumento en el salario mínimo pues si éste es mayor a la productividad habría presiones de costos, afectaciones en el empleo formal y eso contribuirá a una inflación subyacente en niveles elevados.

La mejora del poder adquisitivo debe ir acompañada por otras políticas como fomentar la competencia de sectores que participen en la canasta de consumo de poblaciones de menores ingresos, añadió.

"La persistencia que ha mostrado la inflación subyacente podría dar lugar a una mayor resistencia de las expectativas de inflación de mediano y largo plazos a disminuir", indicó.

Banxico destacó la importancia de cumplir con las metas fiscales consignadas en el Paquete Económico de 2019 como un superáviti primario, fortalecer el estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad.

"En la parte interna, los inversionistas permanecen atentos a las perspectivas crediticias de Pemex y de la economía en general", dijo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad