Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La reforma fiscal de México queda en suspenso

El rechazo del presidente López Obrador a elevar impuestos deja en el aire el futuro de una reforma que es considerada crucial para fortalecer las finanzas públicas.
vie 09 julio 2021 05:59 AM
AMLO-informe
El presidente Andrés Manuel López Obrador descartó una reforma fiscal, pues a su juicio resulta innecesario generar recursos adicionales vía impuestos.

La reforma fiscal, una de las más importantes que requiere el país para fortalecer sus debilitadas finanzas públicas, ha quedado a la deriva luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador descartara su implementación porque se le relaciona con el aumento de impuestos.

El presidente del recién creado Grupo de Trabajo para la Transición Hacendaria en la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, aseguró en entrevista que tras los dichos del jefe de Estado, el futuro de esta reforma ahora queda en manos de la próxima legislatura.

Entre enero y mayo de 2021, el balance fiscal de México fue deficitario en 112,723 millones de pesos (mdp), de acuerdo a la secretaría de Hacienda. El gobierno federal rechazó dar apoyos fiscales al sector productivo para sortear la crisis económica del año pasado por temor a generar desequilibrios en las finanzas públicas.

Publicidad

Datos del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) estiman que entre las consecuencias para las finanzas públicas de esta incertidumbre está perder la oportunidad de generar 200,000 mdp extras en recaudación.

El también exlegislador de Morena comentó que elaboran un diagnóstico de temas en materia fiscal para generar ingresos públicos, el cual será entregado al Congreso de la Unión en las siguientes semanas para su análisis, discusión y votación.

“Tenemos un plazo al 15 de agosto para concluir el trabajo del grupo, estamos avanzando en los requerimientos de gasto centrados en salud, educación, agua y todo lo que es financiamiento para la inversión. Trabajando en documentos a solucionar los problemas de las crisis que tienen muchas de las entidades federativas, ver la posibilidad de reunir a todos los ordenes de gobierno para ver cómo sacamos de manera conjunta soluciones a un problema que poco a poco se convierte en una bomba de tiempo”, dijo Ramírez Cuéllar.

El equipo también analiza opciones para generar ingresos, como fortalecer acciones para el efectivo pago del impuesto ISR por parte de las empresas. Lo anterior en sintonía con lo información de tasas efectivas que dio a conocer el Servicios de Administración Tributaria (SAT) recientemente: donde el promedio de la tasa efectiva que pagan las empresas es de 2%.

“Vamos a fortalecer, independiente a cómo se llame, el objetivo es el fortalecimiento de los ingresos públicos. Ya la próxima legislatura se encargara de hacer todas las valoraciones, todos los puntos de vista, uno de los más importantes es el del poder ejecutivo”, comentó el expresidente nacional de Morena.

Afirmó que los cambios que se tengan que hacer serán respetando que no habrá nuevos impuestos, proteger a la clase media y a los sectores más pobres. Se centrarán en acciones para evitar la elusión fiscal, revisar gastos fiscales, garantizar la progresividad real.

El gobierno de López Obrador prometió que no habría aumento, ni creación de impuestos en la primera mitad de su sexenio. A punto de llegar este tiempo, el avance de una reforma fiscal ha sido confirmada por el titular de la secretaría de Hacienda, Arturo Herrera, y Raquel Buenrostro, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Previo a las elecciones intermedias, especialistas en materia fiscal referían que la aprobación de una reforma fiscal dependería de la conformación de la Cámara de Diputados, donde Morena, el partido afín al Ejecutivo, perdió poder legislativo tras las votaciones.

Incógnita

El país perdería la oportunidad de generar 200,000 mdp extras en recaudación a partir de reforzar acciones para que las empresas paguen de manera efectiva el ISR sobre sus ganancias. Además de revisar los gastos fiscales del federal, en especial por exenciones fiscales. Los gastos fiscales este año ascenderán los 853,000 mdp, de acuerdo al Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP).

Mientras, la moneda está en el aire, lo dicho por el presidente puede tener dos sentidos: puede significar ningún cambio, o cambios en lo que se tiene hoy en día sin incrementos en los impuestos, refirió David Cuéllar, socio de Impuestos en PWC.

Publicidad
Publicidad
Publicidad