Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Por la inflación: ¡Adiós pavo navideño! ¡Hola tacos!

El aumento de precios en los productos de la canasta básica ha hecho que los mexicanos ya busquen un plan B para la cena de Navidad.
lun 13 diciembre 2021 10:49 AM
Inflación canasta basica México
Los precios de los productos agropecuarios acumulan un incremento interanual del 15.54%, a la primera quincena de enero de 2022.

El Grinch de la Navidad es la inflación. Y no es que amenace con robársela, pero sí con hacerla más difícil para los millones de consumidores mexicanos que verán limitado su poder de compra por el acelerado encarecimiento de bienes y servicios.

El alza de precios que registran productos de la canasta básica provocará que muchos hogares tengan una cena de Navidad diferente. Las mayores alzas de precios las registran el tomate verde, el jitomate, aceite para cocinar, arroz y tortilla, entre otros.

Publicidad

Plan B

“Pensábamos hacer pavo, pero está muy caro: más de 200 pesos el kilo y en las meras fechas quién sabe cuánto suba. Así que vamos a hacer una taquiza u otro tipo de comida”, comentó a Expansión Blanca Estela Virgos Rocha, trabajadora y ama de casa de la Ciudad de México.

“El gasto no va a alcanzar ni para la cena de Navidad”, comentó por su parte Evelyn Gutiérrez Zamora, ama de casa y quien originalmente había pensado preparar para la cena una pierna de pavo, pero ahora cambiará a un pollo rostizado.

En noviembre, el índice de precios al consumidor se ubicó en 7.73%, la mayor alza en 20 años, mientras que el índice subyacente -que excluye los productos más volátiles- terminó 5.67%, y el no subyacente en 12.61% a tasa anual.

El aumento en la canasta básica provoca que a la gente “le alcance para comprar menos productos y servicios. Entonces, muchas de las necesidades que antes podías satisfacer, con este incremento de precios van a terminar quedando descubiertas”, dijo Alejandro Saldaña, economista en jefe de Banco Ve por Más (BX+).

“O compramos para comer o compramos medicamentos. Entonces, prefiero darle de comer a mis hijos y tengo que sacrificar ciertas cosas”, dijo Evelyn Gutiérrez, quien está en tratamiento contra el cáncer.

Una forma en la que la gente hace frente al encarecimiento de los artículos de la despensa es adecuando el gasto, dejando fuera lo más caro, por ejemplo, no se compra jitomate y se preparan alimentos que no lleven este producto, cuenta la señora Virgos Rocha,

El jitomate y el tomate llegaron a superar los 40 y 45 pesos por kilo, coincidieron las amas de casa entrevistadas.

Inflación en los negocios

El alza de precios no solo se siente en los hogares, los comercios también resienten el aumento, entre otros giros los de venta de alimentos preparados.

Giovanni Reyes Montenegro, vendedor de pescados y mariscos -crudos y preparados- en la capital del país, comentó a Expansión que el aguacate, el jitomate, el limón y el camarón son los productos que más se han encarecido.

 

Yolanda López, quien tiene una cocina económica, detalló que el tomate verde pasó de costar 220 pesos a 370 por caja de 12 kilos, mientras que la carne de res subió de 100 a 120 pesos y un bulto de 25 kilos de arroz pasó de 355 a 438 pesos.

Otros productos que también se han encarecido, agregó la microempresaria, son el azúcar y el unicel.

Para los comerciantes no es tan sencillo subir precios a los consumidores finales, pues “la clientela ya no regresa o ya no consume igual que antes”, aseguró Reyes Montenegro, quien agregó que si los precios de la materia prima que necesita seguirá sacrificando ganancias.

Tampoco se pueden dar el lujo de comprar productos de menor calidad porque la clientela lo nota y también les dejarían de comprar, agregaron Giovanni Reyes y Yolanda López.

“Sigo con la misma calidad. Lo que he hecho es disminuir la carne y meto más verdura”, explicó Yolanda López.

Si los precios siguen subiendo, Yolanda tendría que aumentar 5 pesos por comida, que actualmente cuesta 60 pesos.

¿Por qué ha subido tanto la inflación en México?

El aumento en mercancías y servicios obedece a los problemas que tuvieron lugar a raíz de la pandemia como la interrupción en las cadenas de suministro, la escasez de componentes y a una recomposición en el gasto, producto del confinamiento para frenar los contagios de COVID-19, explicó Saldaña, de BX+.

Este año la inflación se explica por la baja base de comparación, así como por “una movilidad un poquito mayor y, por lo tanto, una mayor demanda por los servicios”, añadió.

Especialistas como Alejandro Saldaña y Gabriela Siller, directora de análisis económico financiero de Banco Base estiman que la inflación bajará a niveles dentro del rango de Banco de México (Banxico) -3% +/- un punto porcentual- hacia finales de 2022.

 
Publicidad
Publicidad