Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El limón provoca que el bolsillo de los mexicanos tenga un agrio inicio de 2022

El repunte de esta fruta impacta los ingresos de los pequeños comerciantes y altera la compra de alimentos de los hogares, además de que una rápida baja de precios luce complicada.
mar 25 enero 2022 05:59 AM
¿Por qué está tan caro el lim´ón?
México es el segundo productor mundial de limón, detrás de India.

De una amarga Navidad a una agria cuesta de enero. Así se resume el impacto que ha tenido la inflación en el bolsillo de los mexicanos en las últimas semanas y que amenaza con seguir exprimiendo el valor de peso en los siguientes meses.

El villano favorito es el limón, cuyo precio ha rebasado los 80 pesos por kilo en algunas regiones del país y quitado el sabor a muchos platillos y alimentos preferidos de los consumidores.

“El limón es una fruta que yo requiero diario. No hay pozole sin limón y no hay caldo sin limón”, comentó en entrevista Mariana Cruz Arrieta, quien vende pozole, caldo de gallina y antojitos mexicanos en el Pueblo de Santa Fe de la Ciudad de México.

Publicidad

El precio del limón en 2022

La microempresaria detalló que en un día en el que no hay mucha venta utiliza hasta 3 kilos de limón: “Nunca nos había tocado que estuviera tan caro y no puedo disminuir la cantidad de limón que le doy a mis clientes”.

“Nosotros no podemos decir 'hoy no compro limón', pues es básico para los tacos; sigue estando caro y sí nos afecta al bolsillo”, comentó por su parte Enrique García Flores, taquero del Mercado Santa Fe.

Ambos comerciantes señalaron que el kilo de limón de primera, en la Central de Abastos, ha costado hasta 45 pesos, cuando antes del aumento oscilaba entre 15 y 20 pesos.

“Hay limones más chiquitos, pero no nos gustan”, dijo García.

“Las amas de casa y las familias tienen un patrón de consumo diferente. Las familias tienen una canasta básica y hay una canasta familiar. Hay cierto segmento de la población que ve en el limón un elemento básico en su dieta”, explicó Pablo López Sarabia, profesor e investigador del Tecnológico de Monterrey.

“Una cosa es la inflación que medimos los economistas. Otra cosa es la inflación que percibe el ama de casa. Estos precios impactan a cualquiera, de manera directa o indirecta”, agregó.

El encarecimiento del limón es un duro golpe a las ganancias de los comerciantes. “Diario nos afecta unos 400 pesos. Es algo considerable”, señaló Enrique García. Mientras que Mariana dijo que en su negocio el impacto es de, al menos, un 40% más de lo habitual.

El 14 de enero, un kilo de limón llegó a costar 70.86 pesos, el precio más alto en lo que va del mes, mientras que en enero del año pasado era de 16.58 pesos, de acuerdo con datos del Servicio de Información Agropecuaria y Pesquera (SIAP) de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo rural (Sader).

Sin embargo, en algunos establecimientos este fruto llegó a venderse en 80 pesos.

“El incremento en los precios de los alimentos es un tema sensible para los consumidores, pues estos son satisfactores de las necesidades más básicas de cualquier persona. Es por ello que la inflación tiene un efecto mucho más adverso sobre aquellos que perciben menos ingresos, pues les impide el poder adquirir incluso aquellos bienes y servicios más esenciales”, dijo Alejandro Saldaña, economista en jefe de banco Ve por Más (BX+).

Factores del aumento del precio del limón

El aumento de precios promedio de los alimentos fue de 28% en el mundo durante 2021, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO). Esta es la cifra más alta en una década.

Aunque muchos países han registrado problemas de producción, como consecuencia del coronavirus, hay otros factores que tienen que ver con el aumento de precios, como el aumento de insumos como fertilizantes, combustibles y transporte; el cambio climático y las disrupciones en las cadenas de producción.

Además, agregó Pablo López Sarabia, hubo un cambio en los patrones de consumo, pues al estar en casa “la gente cocina más y demanda más productos”.

En México entre enero y marzo es cuando suele registrarse una menor producción de limón. Al 31 de diciembre del año pasado la producción de limón fue de 2 millones 964,621.07 toneladas, según datos del SIAP.

De la producción total de limón del país -México es el segundo productor mundial de este cítrico, detrás de India-, se exporta alrededor del 30%.

Aunque la oferta no se ha modificado, la demanda sí, pues la gente ha aumentado el consumo de cítricos, particularmente de limón, en la temporada de frío para cuidar y proteger las vías respiratorias.

“No es lo mismo traer limón de Colima a Hidalgo que a la Ciudad de México, puede haber una variación de hasta 15 pesos en el kilo”, algo que responde al aumento de los combustibles y al menos número de conductores para el transporte de productos, dijo el profesor del Tecnológico de Monterrey.

Otro punto a considerar es la inseguridad. En Michoacán, uno de los principales estados productores, es afectado por el crimen organizado sin que se tengan expectativas de una pronta solución.

¿Y si importamos limón?

Es verdad que una mayor oferta ayudaría a disminuir el precio del limón, sin embargo, por los costos de logística y las cadenas de suministro, no sería posible en este caso.

La mayor demanda del limón coincide con el invierno y el periodo de menor producción, pero una vez que pasen los fríos y se normalice la producción, los precios bajarán, aunque no será tan rápido.

“Si la escasez y los altos costos de insumos (fertilizantes) y servicios de transporte ceden más adelante en el año, conforme se corrigen los cuellos de botella en la economía mundial, pueda tener lugar una corrección en los precios del limón y otros bienes agropecuarios”, anticipó Saldaña de BX+.

“Posiblemente no lo veamos (al limón) en niveles de 80, como lo tenemos, pero sí en niveles cercanos a los 40 (pesos), peo va a depender mucho de la producción de estados clave, como es el caso de Veracruz, Colima y Michoacán. Sobre todo, porque estamos en un entorno de pandemia y dislocación de las cadenas de suministro”, concluyó Pablo López Sarabia.

Publicidad
Publicidad
Publicidad