Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Las muñecas de Vainilla: cuando tu hobby es un negocio

Las muñecas de la firma Vainilla se venden en casi una decena de países, sobre todo a través de las redes sociales.
sáb 01 junio 2019 08:02 AM
Vainilla
Vainilla es una empresa que fabrica muñecas de tela con vestidos regionales de México. Ya se venden en una decena de países.

A los 44 años, Patricia Aguayo sigue jugando con muñecas, pero, desde 2015, ese hobby también se convirtió en un negocio. Sus muñecas artesanales, hechas de tela y pintadas a mano, hoy se venden en mercados tan diversos como Estados Unidos, Alemania, Argentina, Gran Bretaña, Chile, Holanda y Colombia.

Todo comenzó en forma casi involuntaria hace cuatro años. Hasta entonces, Aguayo se dedicaba a la preparación de mesas de dulces para bodas y bautizos. Como elemento de decoración de esas mesas, agregaba algunas de las muñecas que fabricaba como pasatiempo personal. “Los asistentes a esos eventos comenzaron a pedirme muñecas, y empecé a subir fotos a mi Facebook”, recuerda. “Al tiempo, comencé a recibir pedidos de todo el mundo, sobre todo, de mujeres mexicanas que querían tener un pedazo del país a la distancia”.

Publicidad

Con el crecimiento de la demanda, en 2015, Aguayo decidió dejar los eventos y fundó la firma Vainilla Muñecas y Accesorios. Aunque ya produce unas 750 muñecas al año, la elaboración continúa siendo artesanal. De hecho, buena parte de los clientes solicitan muñecas personalizadas. “Me envían fotos de las personas y las hago tal cual: si usan lentes, les pongo sus lentes; si tienen tatuajes, también los pinto, todo a mano”, comenta. El precio oscila entre 500 y 1,100 pesos.

Patricia Aguayo
Patricia Aguayo es la fundadora de Vainilla.

La mayoría de las ventas se concreta por redes sociales, pero las muñecas también llegaron a las tiendas: Vainilla se convirtió, el año pasado, en proveedor de La Casa Frida, que comercializa productos de diseño mexicano en San Antonio, Texas. “Decidimos elegir a Vainilla Muñecas por su originalidad, calidad del producto y, sobre todo, por la atención al detalle que Patty le da a cada una de sus creaciones”, dice Ruby Hernández, una de las propietarias de la Casa Frida. “Vainilla posee el potencial para promover el folclor mexicano en mercados de Estados Unidos y Europa”.

Publicidad

Este año, Vainilla también colocó sus productos en dos tiendas de la Ciudad de México y Monterrey. Pero el crecimiento del negocio no aleja a Aguayo de su esencia. “El objetivo es que la facturación de este año duplique la de 2018”, dice. “Pero no queremos crecer sin poder cumplir: mis muñecas, aunque sean muchas, deberán seguir siendo un producto artesanal”.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad