Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Así es el laboratorio del gigante biotecnológico Amgen

La farmacéutica estadounidense invierte 1,500 millones de dólares en la ampliación de su planta de Rhode Island, pionera en la producción de medicamentos biotecnológicos.
Incrementa su espacio.
Incrementa su espacio. La farmacéutica estadounidense invierte 1,500 mdd en la ampliación de su planta en Rhode Island, pionera en la producción de medicamentos biotecnológicos. (Foto: Cortesía Amgen.)

La empresa farmacéutica Amgen tiene un laboratorio estratégico en Cambridge, Massachusetts, donde posee un centro de investigación y desarrollo rodeado de universidades como Harvard y el MIT, cuna de grandes desarrollos tecnológicos y centros académicos que aportan nuevo talento a la empresa.

Pero el núcleo de la compañía se encuentra a dos horas de distancia por tierra, en su planta de Rhode Island.

Allí, en medio de un predio boscoso, en un complejo de más de 30 hectáreas, se desarrollan y producen los medicamentos biotecnológicos y biosimilares en los que la empresa es pionera. Es la planta de biotecnológicos más grande del mundo, y Amgen es la farmacéutica número uno en la producción de estos medicamentos, con un valor de mercado de 129,000 millones de dólares (mdd), de acuerdo con el ranking de Genetic Engineering & Biotechnology News, una publicación especializada del sector.

Lee: Amgen tratará la migraña y el Alzheimer con nuevas terapias

Los biotecnológicos son innovaciones de medicamentos que utilizan en su desarrollo moléculas vivas para combatir enfermedades en seis áreas terapéuticas en las que trabaja Amgen: cardiovascular, hematología-oncológica, salud ósea, nefrología, neurociencia e inflamación. Los biosimilares son su versión de 'bajo costo'.

El proceso

Publicidad

La producción de las moléculas que utiliza la farmacéutica para elaborar los medicamentos ocurre en un edificio de cuatro pisos.

Lee: Abbvie refuerza su combate a la hepatitis C en México

Todo comienza con una cepa de un mililitro. El proceso busca la reproducción masiva de células, que se alimentan de un ‘medio’ conformado por nutrientes para obtener las moléculas, base de los diferentes medicamentos.

Tras la reproducción, cultivo y nutrición de las células, el almacenamiento del producto requiere tanques de hasta 50,000 litros, que van reduciendo su tamaño por piso de trabajo hasta que llegan a las máquinas de centrifugado. El producto residual, o ‘medio’ en el que crecieron las moléculas, es eliminado por Amgen en distintos procesos de reciclaje y control, explicó a Expansión Benjamín Castro, director de operaciones de manufactura de la planta de Amgen en Rhode Island.

Incluso para acceder a las zonas de observación, es necesario que los visitantes lleven bata, gafas protectoras, cubre calzado, cofias para cabeza y barba, todo esterilizado, pues “protegemos la producción”, destacó Castro. Cada pasillo cuenta con lámparas de luz ultravioleta para eliminar la posibilidad de intromisión de insectos.

Actualmente, la empresa invierte 1,500 mdd en estas instalaciones, que operan desde 1986, para agregar 46,000 metros de piso de fabricación, áreas útiles, de laboratorio y administrativas.

La tecnología

Pese a que en esta planta laboran 640 personas, en las áreas de separación y reposo de las moléculas prácticamente no se ven trabajadores. Esto se debe a la automatización y digitalización de muchos procesos, que permite a los empleados realizar un monitoreo constante de los tanques.

Lee: Este es el laboratorio mexicano que quiere conquistar EU

“Trabajamos con datos en tiempo real para los medicamentos biotecnológicos y biosimilares, sin distinción. Somos capaces de prevenir problemas antes de que pasen, y nos da la habilidad de tener información para ajustar nuestra producción y llevarla al público específico”, dijo Jeff Yant, director ejecutivo de proceso.

Los productos

Por sus investigaciones en genética humana e identificación de objetivos terapéuticos, el trabajo que desempeñan los medicamentos biotecnológicos ayuda con precisión a tratar enfermedades consideradas difíciles. Los medicamentos biotecnológicos y biosimilares tienen un desarrollo específico con células vivas para combatir mejor enfermedades como cáncer de riñón, leucemia y trastornos mentales como la migraña y el Alzheimer.

“Lo que nos distingue de otros laboratorios es que somos pioneros en la medicina biotecnológica, innovamos en investigación y tenemos manufactura de clase mundial”, dijo Tia Bush, vicepresidenta de operaciones de Amgen en Rhode Island.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad