Publicidad
Publicidad

El plan de México para convertirse en una potencia espacial

Francisco Javier Mendieta, director general de la Agencia Espacial Mexicana, explica el plan Órbita 2.0, la hoja de ruta para que el país despunte en la manufactura aeroespacial.
Conexión.
Conexión. México quiere crecer en la manufactura de satélites pequeños. (Foto: NASA/REUTERS)

Hace tres años, el satélite mexicano de comunicaciones Centenario se desintegró en la atmósfera horas después de su lanzamiento desde Kazajistán. Pero este fracaso no desanimó al gobierno mexicano, que en 2017 lanzó su plan Órbita 2.0, a través de ProMéxico y la Agencia Espacial Mexicana, en el que delinea su programa para posicionarse en ese sector e insertar en éste la manufactura nacional.

Francisco Javier Mendieta, director general de la Agencia Espacial Mexicana —el organismo que impulsa el sector espacial en México, con infraestructura como satélites— dice que la clave está en especializarse y aprovechar la experiencia del país en la industria aeroespacial.

Lee: Los 3 retos del negocio de los satélites en México

Expansión: ¿Cuál puede ser el lugar de México dentro de esta industria?

Publicidad

Francisco Javier Mendieta: Se está desarrollando un mundo nuevo en el espacio: vemos que sistemas muy grandes, costosos y con gran riesgo, evolucionan hacia plataformas, puentes, satélites y naves de menor tamaño. Y México tiene esta gran oportunidad de entrar al campo de los satélites más pequeños, que se construyen de manera más rápida, más barata, con menos riesgo. Por eso, en lugar de lanzar uno, varios países ya están lanzando centenas o, incluso, miles de satélites. Es un nicho de oportunidades que México está aprovechando.

¿Se está aprovechando la experiencia en la manufactura aeroespacial?

Claro. La parte aeronáutica en México ya está muy bien establecida, y por eso en este plan de Órbita 2.0 invitamos a participar a los actores que han logrado desarrollar un sector aeronáutico en el país en muy poco tiempo. En 25 años, pasamos prácticamente de la nada a ser la potencia número 15 del mundo, creciendo a dos dígitos por año, con 60,000 empleados en 19 estados.

Aprovechando esta experiencia, ahora hemos impulsado un consorcio que se llama MxSpace, con el que hemos empezado la promoción del desarrollo de actividades espaciales y que ya está trabajando dentro de este nuevo sector de satélites miniaturizados.

Publicidad

Lee: México puede perder sus posiciones orbitales si no las usa

¿Qué oportunidades existen en esta industria?

El espacio es absolutamente indispensable en el plan de desarrollo tecnológico industrial de todos los países, aprovechando la capacidad de los satélites de comunicaciones y del GPS. Y este consorcio está desarrollando ya esas capacidades, como las redes de satélites que van a ‘interoperar’ con la infraestructura de un país.

Además, ya está aquí el internet de las cosas. Actualmente, hay billones de objetos conectados. Muchos de éstos son terminales en teléfonos, computadoras o tabletas, pero cada vez más se trata de objetos que no están operados por un ser humano, como automóviles que se manejan solos, plantas industriales, equipo médico y todo lo que tiene que ver con las ciudades inteligentes.

Publicidad

Entonces, el espacio va a tener que ‘interfacearse’, que conectarse con todos estos objetos, y para ello se va a requerir una cantidad importante de satélites miniatura, que provean la conectividad de todos estos objetos.

Ya estamos muy pronto a lanzar algunos de esos nanosatélites, en conjunto con los convenios de colaboración que tenemos con la NASA y con otras universidades, especialmente, con la de Puebla, y van a ir a la Estación Espacial Internacional, y de ahí se van a liberar para que transmitan a la Tierra. Va a ser un proyecto piloto.

Lee: El negocio de los satélites que impulsan el consumo de datos

La tensión actual entre México y Estados Unidos, ¿les afecta de alguna manera?

Publicidad

Nuestras relaciones con la NASA no sólo están bien, sino que están mejor que nunca. Tenemos varios convenios de colaboración con ellos, y también enviamos a Estados Unidos a profesionales mexicanos para entrenarse en la NASA por un periodo de 16 semanas en proyectos realmente importantes, que van desde telecomunicaciones hasta el hábitat que van a experimentar los astronautas en Marte.

Muy pronto, una parte importante del entrenamiento de la nueva generación de astronautas de la NASA para la próxima misión tripulada a Marte va a hacerse en México, en el desierto de Sonora.

¿A dónde puede llegar México en materia espacial?

Esperamos lograr un retorno en inversión y un desarrollo del sector espacial, que es una prolongación del sector aeronáutico y con el que queremos alcanzar el mismo éxito. La idea es convertir a México en una potencia espacial en nichos de oportunidad dentro de esta industria. En ningún país dominan todos los temas. En el sector aeronáutico, el país se especializó en cosas muy claras, como turbinas y trenes de aterrizaje. Ahora también es clave que nos especialicemos, y ya lo estamos haciendo en plataformas de satélites pequeños o en la interconexión.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad