Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Bayer, DowDuPont y Monsanto buscan revertir daños causados a la mariposa monarca

Todos estamos de acuerdo en la recuperación de la mariposa monarca, dijo Pamela Bachman, que trabaja en el compromiso medioambiental de Monsanto.
Protección
Protección Empresas agroalimentarias evitar regulaciones potencialmente onerosas para conservar a la mariposa monarca. (Foto: Jeffengeloutdoors.com/Getty Images/iStockphoto)

Las compañías de agroquímicos contribuyeron a la desaparición de las mariposas monarcas. Ahora están uniendo fuerzas para salvarlas. Los rivales BASF, Bayer, DowDuPont, Monsanto y Syngenta están aumentando sus esfuerzos antes de que se acerque la fecha límite para evitar regulaciones potencialmente onerosas.

Las compañías son parte de un grupo de colaboración, Farmers for Monarchs, que se lanzó en febrero para tratar de mantener a la mariposa monarca fuera de la lista de especies en peligro de extinción. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos emitirá su próxima lista en junio de 2019.

null"Puede haber muchas cosas en las que no estamos de acuerdo", dijo Pamela Bachman, que trabaja en el compromiso medioambiental de Monsanto. "[Pero] todos estamos de acuerdo en la recuperación de la mariposa monarca".

¿Qué pasó con las mariposas monarca?

En las últimas dos décadas, la población de mariposas monarca se ha reducido en un 90%, según la Federación Nacional de Vida Silvestre. Los científicos piensan que una serie de factores, incluido el cambio climático, el desarrollo urbano y las enfermedades de las plantas, contribuyeron a la disminución.

Publicidad

Pero los expertos creen que una de las principales causas es la destrucción del algodoncillo, la única planta en la que las mariposas monarca depositan sus huevos.

En 1996, Monsanto lanzó un producto revolucionario: Soya que podría sobrevivir al herbicida Roundup basado en glifosato de Monsanto. Los agricultores que plantaron soya Roundup Ready, y más tarde algodón, maíz y otros cultivos, podían rociar Roundup indiscriminadamente, sabiendo que el herbicida mataría a las malas hierbas, pero no a los cultivos. Debido a eso, el algodoncillo dejó de crecer entre hileras de cultivos, reduciendo el hábitat de las Monarcas.

Lee: Monsanto, la empresa de transgénicos en 6 datos

"Esa tecnología cambió la cara de la agricultura moderna", dijo Wendy Caldwell, coordinadora del programa de Monarch Joint Venture, una asociación entre agencias gubernamentales, programas académicos y otros.

Entre 1997 y 2014, el porcentaje de hectáreas domésticas de soya sembradas con semillas tolerantes a herbicidas se disparó del 17% al 94%, según el Departamento de Agricultura. En ese mismo periodo, el algodón resistente a los herbicidas pasó del 10% al 91% de los acres de algodón de EU. Para el maíz tolerante a herbicidas, esa cifra creció de 4.3% a 89% en el mismo período.

Otras compañías, como BASF y Syngenta, desarrollaron herbicidas diseñados para trabajar con cultivos Roundup Ready. Pioneer de DuPont ofrece cultivos Roundup Ready. Y las nuevas tecnologías están en proceso.

Una vez que los investigadores trazaron la conexión entre los cultivos resistentes al glifosato y el declive de la población de la mariposa monarca, las personas que ya criticaban a las compañías agroquímicas por modificar genéticamente los cultivos agregaron un agravio más a su lista.

nullLas empresas comenzaron a lanzar campañas para revivir a la población de mariposas. Sus esfuerzos se han intensificado antes de la fecha límite para evitar regulaciones potencialmente onerosas.

Una solución costosa

BASF comenzó en 2014 su reto Living Acres Monarch Challenge, que ayuda a los agricultores a plantar algodoncillo. Monsanto ha comprometido 3.6 millones de dólares (mdd) para el Fondo de Conservación de la Mariposa Monarca de la Fundación Nacional de Pesca y Vida Silvestre para ayudar a restaurar el hábitat. Y muchas de las grandes compañías de agroquímicos que trabajan con Farmers for Monarchs también trabajan con la organización sin fines de lucro Keystone Policy Center's Monarch Collaborative, que comenzó en 2015.

La mayoría de estas iniciativas, incluida Farmers for Monarchs, se centran en formas de alentar a los agricultores a plantar algodoncillo en sus tierras.

Si cada agricultor fuera a "dedicar una pequeña porción de su granja" al algodoncillo, "el hábitat que se había perdido podría retenerse", dijo Eric Holst, vicepresidente asociado de fauna y flora del Environmental Defense Fund (EDF), un grupo ambientalista sin fines de lucro.

La EDF ofrece incentivos para que los agricultores planten algodoncillo a través de un nuevo programa llamado Intercambio de hábitat de la mariposa monarca.

"De la misma manera que un agricultor tomará la decisión de sembrar maíz o tomates... habrá un precio de mercado para la restauración de la pradera", dijo Hoist.

Living Acres está ayudando a los agricultores a plantar algodoncillo en tierras que poseen, pero no usan para cultivar.

Sugerimos: Lacoste sustituye su cocodrilo por la vaquita marina y más especies en extinción

A través de Living Acres, BASF ha enviado a los agricultores casi 18,000 semillas de algodoncillo gratis este año. Sin ayuda, plantar algodoncillo en tierras no agrícolas puede ser costoso y engorroso. Los agricultores tienen que preparar su tierra, comprar semillas costosas y asegurarse de que están plantando la variedad correcta de algodoncillo, explicó Bachman.

Holst estima que se necesitan aproximadamente 1.5 millones más de acres de algodoncillo para revertir las disminuciones en la población de mariposas. Es un objetivo costoso. El costo de plantar algodoncillo y potencialmente sacrificar tierras de cultivo para la causa podría ser de "cientos de millones, si no miles de millones de dólares", dijo. Los agricultores, cuyos márgenes de ganancia son bajos, probablemente no podrían permitírselo solos.

Hasta ahora, dijo Holst, la EDF ha visto un interés "alentador, pero no suficiente" en los esfuerzos voluntarios para recuperar el hábitat de la monarca.

¿Qué sucederá después?

Si el FWS decide clasificar a la mariposa Monarca como una especie amenazada o en peligro, trabajará con la Agencia de Protección Ambiental para ver si el uso de un pesticida específico representa una amenaza para la especie y determinar si es necesaria una acción reguladora. La acción reguladora podría incluir limitar el uso de pesticidas en las tierras de cultivo.

Tom Melius, director regional de medio oeste para el FWS, dijo que es demasiado pronto para decir si es probable que haya una lista, y qué implicaría exactamente. En este punto, dijo, el servicio "ni siquiera está pensando en regulaciones".

Lee: México anuncia que reforzará su estrategia para salvar a la vaquita marina

Bachman señaló que el FWS puede decidir no agregar a la Monarca a la lista de especies en peligro, incluso si la población sigue siendo baja el próximo año.

"Ellos saben [que revivir a la población] no es algo que todos podamos hacer en un año", dijo. Si "hay planes bien diseñados, eso también es parte de la consideración".

Pero la incertidumbre por sí sola es suficiente para mantener a la industria al límite.

Si se agrega a la lista, "se establecerán toda una serie de leyes que tienen que ver con la conservación del hábitat crítico", explicó Katy Prudic, entomóloga de la Universidad de Arizona. Si las tierras de cultivo son consideradas hábitats críticos, los agricultores probablemente tendrán que cambiar la forma en que hacen las cosas.

"Esto podría afectar la cantidad de herbicida y pesticida que pueden rociar", especuló Prudic."Eso podría afectar el tipo de semillas que pueden cultivar".

Si las compañías y las asociaciones de agricultores pueden mantener a la monarca fuera de una lista de especies amenazadas o en peligro, pueden eliminar la incertidumbre y mantener el control. Y, por supuesto, salvar mariposas.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad