Publicidad
Publicidad

Estados Unidos 'balconea' la impuntualidad del aeropuerto capitalino

La autoridad del aeropuerto capitalino retrasó el proceso de asignación de horarios de despegue y aterrizaje a un par de aerolíneas, según denunciaron las autoridades estadounidenses.

Las demoras en el aeropuerto capitalino no son exclusivas de las aerolíneas. La autoridad en dicho aeropuerto no asignó hasta el último minuto algunos de los horarios de aterrizaje y despegue (los llamados slots) para que al menos dos aerolíneas pudieran comercializar sus vuelos durante la temporada de verano de 2018, según denuncias de Volaris, JetBlue y el propio Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT, por sus siglas en inglés).

“El proceso de asignación en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) fue retrasado significativamente, iniciando hasta mediados de noviembre de 2017, forzando al Departamento a extender sus fechas límites y necesitando rondas adicionales de solicitudes”, dijo el DOT en su resolución previa a la cesión de los horarios de aterrizaje y despegue que estaban en manos de Aeroméxico y Delta.

Lee: La disputa por el 'botín' de Aeroméxico y Delta

El DOT autorizó el joint venture de Aeroméxico y Delta, para que operen como si fueran una sola aerolínea en el mercado Estados Unidos-México, bajo la condición de que cedieran 28 pares de slots en dos fases en el AICM y en el aeropuerto John F Kennedy.

La primera se cumplió en la temporada pasada, y ahora la autoridad estadounidense analiza si es necesario cumplir con la segunda y otorgar esos slots a VivaAerobus, Volaris y JetBlue, que los han solicitado.

Esas aerolíneas tienen que agotar "esfuerzos razonables" para obtener los espacios, pero la tardanza en el proceso de asignación del AICM jugó en su contra.

Publicidad

De acuerdo con la aerolínea de bajo costo Volaris, el AICM no dio una respuesta completa para el 21 de noviembre de 2017, fecha límite establecida por el DOT para ceder los slots para la temporada de verano de 2018, que inició el último domingo de marzo y finalizará el último sábado de octubre, de acuerdo con las normas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés).

El AICM se comprometió a seguir el calendario de la IATA para coordinar actividades para la temporada de verano de 2018. Sin embargo, no ocurrió así, según denunció el DOT. La autoridad estadounidense tuvo que hacer ajustes al proceso de reasignación de slots y ampliar la fecha límite al 7 de marzo.

JetBlue se sumó a la denuncia de los retrasos en estas asignaciones. “JetBlue observa la fecha tardía en la que finalmente recibió su asignación final de slot del AICM (a menos de un mes de empezar la temporada), y las dificultades que esto causa en la comercialización y venta de los servicios”, respondió al DOT.

Desde el año pasado , la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) detectó prácticas anticompetitivas en las reglas para la asignación de slots, por lo que ordenó al AICM implementar 11 medidas correctivas. Poco después, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes emitió un decreto que reformó el Reglamento de la Ley de Aeropuertos y las Bases Generales para la asignación de horarios de aterrizaje y despegue en aeropuertos en condiciones saturadas, algo que en opinión de la Cofece no atiende a las medidas establecidas por el órgano autónomo de competencia.

Hasta el momento, el caso está a la espera de resolverse en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad