Publicidad
Publicidad

La crisis de Arabia Saudita es una oportunidad para los bancos de EU

Los bancos estadounidenses han gastado una gran cantidad de energía cortejando al reino, preparándose para obtener ganancias de una ola de acuerdos e inversiones.
Money, finance, business concept abstract background
Ventaja Arabia Saudita también proporciona respaldo financiero a empresas estadounidenses.

Julia Horowitz y Matt Egan

NUEVA YORK - Wall Street está ayudando a financiar la transformación de la economía de Arabia Saudita. Ahora, esa relación lucrativa está bajo tensión.

En los últimos años, los bancos estadounidenses han gastado una gran cantidad de energía cortejando al reino de hondos bolsillos, preparándose para obtener ganancias de una ola de acuerdos e inversiones a medida que el país abre su economía y reduce su dependencia del petróleo.

Publicidad

Estas conexiones ponen a Wall Street en una posición incómoda a la vez que el aislamiento de Arabia Saudita del mundo de los negocios crece esta semana. Las preguntas sobre el papel del reino en la desaparición del periodista Jamal Khashoggi podrían complicar los lazos.

Lee: Arabia Saudita pelea por el amor de Trump .

"Hay mucha presión, en términos de relaciones públicas, para hacer una declaración con respecto a este incidente de Khashoggi", dijo Ellen Wald, autora del libro "Saudi, Inc." y miembro senior del Centro Global de Energía del Consejo Atlántico.

Publicidad

Los altos ejecutivos, como el CEO de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, el jefe de BlackRock, Larry Fink, y el CEO de Blackstone, Stephen Schwarzman, se retiraron de una conferencia de inversión saudí de alto perfil en Riad que se realizará la próxima semana. Eso indica que las compañías financieras de Estados Unidos están "procediendo con cautela", dijo Wald.

Pero los expertos esperan que Wall Street mantenga intactas sus relaciones con el reino, a menos que Estados Unidos decida imponer sanciones significativas.

Lee: El rey de Arabia Saudita promete investigar desaparición de periodista .

Publicidad

"El gobierno saudí, dada su campaña de reforma económica, parece una buena apuesta", dijo Ayham Kamel, jefe de prácticas del equipo de Medio Oriente y África del Norte en Eurasia Group, una consultora de riesgo político.

Financiando el futuro

Publicidad

Arabia Saudita ha telegrafiado grandes planes para remodelarse como un centro de inversión de próxima generación bajo el Príncipe heredero Mohammed bin Salman.

A través de un ambicioso programa conocido como Visión 2030, bin Salman pretende romper la adicción del reino al petróleo y construir una megaciudad futurista de cero emisiones conocida como NEOM.

Es una idea costosa y, para aquellos que dominan los mercados globales de capital, una gran apertura.

Publicidad
La desaparición de un periodista pone contra la pared al gobierno de Riad

Arabia Saudita tenía la esperanza de recaudar hasta 100,000 millones de dólares para el plan de transformación mediante la venta de una porción de Saudi Aramco, el gigante petrolero del estado cuya salida a bolsa podría ser la más grande de todos los tiempos. JPMorgan Chase y Morgan Stanley se encontraban entre los bancos de EU que asesoraron al reino para la OPI. Moelis, un banco de inversión boutique, también fue contratado para el trabajo.

Publicidad

La difícil tarea de volver pública a Aramco, originalmente planeada para 2018, se ha estancado desde entonces. Los saudíes lucharon para decidir dónde incluir a Aramco, a pesar de que el presidente Donald Trump presionaba por la Bolsa de Nueva York. Y el sueño de Bin Salman de una valuación de 2 billones de dólares fue cumplido por los analistas. Arabia Saudita también puede desconfiar de una OPI que requiera levantar el velo del secreto en torno al tamaño de las reservas de petróleo del reino.

Aun así, la salida a bolsa de Aramco puede llegar eventualmente, y los bancos querrán un pedazo del pastel cuando llegue el momento. Bin Salman prometió en una reciente entrevista de Bloomberg que la venta de acciones se realizará en 2021.

El gobierno saudí tiende a pagar tarifas mucho más bajas que las que pagaría una compañía occidental por un acuerdo comparable, según Jeffrey Nassof , director de Freeman Consulting Services, que realiza un seguimiento de la banca de inversión. Pero los bancos consideran que el acuerdo de prestigio es una importante vía para el trabajo futuro.

Publicidad

"Los bancos siguen compitiendo con entusiasmo por el negocio saudí porque desarrolla relaciones importantes con el gobierno", dijo Nassof. "Estas relaciones pueden allanar el camino para el futuro crecimiento de la banca corporativa, comercial y minorista".

Lee: El caso del periodista desaparecido salpica a SoftBank y caen sus acciones .

Los bancos estadounidenses también han ayudado a facilitar las ventas de bonos del país desde que comenzó a aumentar la deuda en los mercados internacionales en 2016 para compensar la disminución de los ingresos del petróleo. Arabia Saudita ha pedido prestados 52,000 millones de dólares a través de ventas de bonos denominados en dólares en los últimos dos años, según Dealogic.

Publicidad

Los lazos no terminan ahí. En septiembre, el fondo de riqueza soberana de Arabia Saudita, el Fondo de Inversión Pública (POF, por sus siglas en inglés), tomó prestados 11,000 millones de dólares de un consorcio de bancos, que presuntamente incluyen a Goldman Sachs, Citigroup y JPMorgan. El PIF pretende convertirse en "uno de los usuarios más destacados de los servicios bancarios en la región", dijo el director gerente del fondo en un comunicado.

JPMorgan, que posee dos licencias operativas en el país, incorporará a Arabia Saudita a su índice de bonos del gobierno de mercados emergentes el próximo año.

Desde 2010, HSBC, JPMorgan, Citigroup y Deutsche Bank obtuvieron 295 millones de dólares en pagos por asesorar a los clientes saudíes sobre fusiones y acuerdos de deuda, según Dealogic.

Publicidad

Arabia Saudita también proporciona respaldo financiero a empresas estadounidenses. El PIF ha invertido 20,000 millones de dólares en un fondo de infraestructura de Estados Unidos administrado por Blackstone.

Los bancos también pueden beneficiarse de la asociación de Arabia Saudita con Softbank de Masayoshi Son. El reino proporcionó casi la mitad del dinero para el Fondo de Visión centrado en la tecnología de SoftBank, que ha hecho grandes inversiones en nuevas empresas como WeWork y Slack.Cuando esas compañías eventualmente se hagan públicas, los bancos de Estados Unidos esperan cobrar las tarifas de suscripción.

"Se trata de Wall Street en busca de oportunidades", dijo Kamel, de Eurasia Group.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad