Publicidad
Publicidad

Estos son los retos para que la vivienda en renta crezca en México

El mercado informal de vivienda en renta sigue siendo más grande que el formal. Estos son los obstáculos que los desarrolladores enfrentan para que el segmento crezca.
mudanza
Vivienda en renta. Gracias a diversas leyes es más sencillo que los desarrolladores estén seguros, aunque aún queda camino por avanzar en regulación estatal para hacer más eficiente al esquema. (Fuente: Shutterstock / VGstockstudio)

Entre 2000 y 2015, el número de viviendas que fueron rentadas pasó del 13% al 16% del total en el país, de acuerdo con la firma inmobiliaria Softec. Diversos jugadores de vivienda en renta institucional o formal entraron al mercado, pero su avance se realiza a paso lento, debido a que aún enfrentan retos legales y una fuerte competencia del segmento informal.

Según Eugene Towle, socio director de Softec, en el periodo señalado, cerca de la mitad del parque habitacional ocupado en la Ciudad de México se puso en renta, aunque no todo fue en el segmento formal.

La coexistencia del mercado informal provoca que la brecha entre uno y otro se agrande y que haya menos posibilidades de generar proyectos institucionales, explicó Juan Bernardo García, socio de Real Estate de Baker & McKenzie. “La gente se va por lo fácil, donde no pidan garantía y se pueda salir en pocos meses. El riesgo es que si te dificultan el mercado formal, que te vayas a lo informal es más fácil”, comentó el experto.

Leer: Subsidios a la vivienda no están en la ciudades con mayor rezago habitacional, dice BBVA

Publicidad

Los administradores y desarrolladores de multifamiliares para renta señalan que el segmento no ha tenido los problemas que tradicionalmente se han asociado con él, como la dificultad en cobro de rentas y el complejo desalojo de inquilinos morosos, entre otros.

“En siete años de operación, nunca nos ha pasado tener un caso de extinción de dominio, y en el tema de desahucio, solo tuvimos uno, que resolvimos en tres meses. Es mucho de sistemas, control, tener un buen operador, procesos, contratos y toda una administración profesional”, explicó Jordan Malugen, director general de Nomad Living.

Las nuevas regulaciones ayudaron a dar certeza a los desarrolladores, aunque el directivo pidió revisar leyes locales que comienzan a surgir en torno a este nuevo segmento de vivienda, en particular con tendencias como el co-living (compartir departamento rentado), de moda entre jóvenes.

De acuerdo con García, el co-living implica contratos de servicio, más que de arrendamiento, donde no se piden garantías y son a menor tiempo, lo que flexibiliza el uso de espacios, pero incrementa el riesgo para los desarrolladores.

Publicidad

Leer: Vivienderas apuntan a cerrar el año con el pie derecho

“El reto es legalmente estructurar un proyecto y que se pueda garantizar, para que un banco financie, por ejemplo, 100 departamentos con contratos de renta, y saber que no se saldrán todos en 30 días”, dijo Towle.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad