Publicidad
Publicidad

Carlos Ghosn, el salvador de Nissan y Renault a un paso de tumbar su legado

Por un escándalo corporativo, el presidente de la poderosa alianza automotriz Nissan-Renault-Mitsubishi está por ver cómo su reputación tras décadas de trabajo está por esfumarse.

LONDRES (CNN) - Un escándalo corporativo ha puesto en duda el legado de la leyenda de la industria automotriz Carlos Ghosn.

El presidente de Nissan fue arrestado en Japón el lunes y acusado por su propia compañía de irregularidades financieras "significativas" durante muchos años.

La automotriz dijo que una investigación interna encontró evidencia que Ghosn había subestimado sus ingresos y había hecho mal uso de los activos de la compañía. Se pedirá a la junta directiva que destituya a Ghosn como presidente el jueves.

El escenario está listo para la caída espectacular de un titán de la industria anunciado como un líder visionario. Ghosn también es presidente de Renault y Mitsubishi Motors.

Las tres compañías trabajan juntas en una inusual y poderosa alianza global. Ghosn fue la fuerza impulsora detrás de su creación. La alianza emplea a 470,000 personas, opera 122 plantas y vendió más de 10 millones de vehículos en 2017.

"Él era la alianza. Fue el genio creativo detrás de todo esto, y estableció los parámetros para dirigir estas compañías bastante dispares", dijo Rebecca Lindland, analista principal de automóviles de Cox Automotive.

Publicidad

Ghosn comenzó su carrera en Michelin antes de ascender en las filas de Renault. Orquestó una importante reestructuración del fabricante de automóviles francés, lo regresó a la rentabilidad y se ganó el apodo de "Le cost killer".

El ejecutivo nacido en Brasil se unió a Nissan en 1999 cuando formó una alianza con Renault, pero mantuvo sus responsabilidades en Renault como parte de un arreglo inusual.

A Ghosn también se le atribuye la ejecución de un impresionante cambio en Nissan y fue nombrado su director ejecutivo en 2001.

Hacer o morir

El trabajo de cambio más difícil fue en Nissan, escribió Ghosn en Harvard Business Review en 2002.

Publicidad

"Nissan era algo completamente distinto. Esto fue, literalmente, una situación de vida o muerte: O cambiábamos las cosas o Nissan dejaría de existir", dijo Ghosn, comparando los problemas de la compañía con lo que había encontrado en Michelin y Renault.

Ghosn se propuso cambiar la cultura en Nissan, eliminando las promociones automáticas para empleados veteranos, recortó miles de empleos en el fabricante de automóviles y cerró plantas.

"Dar vuelta a una compañía en el estado de Nissan es un poco como las carreras de Fórmula 1", escribió en Harvard Business Review.

"Para tomar la trayectoria de mayor velocidad, tienes que frenar y acelerar, frenar y acelerar todo el tiempo. El plan de recuperación ... fue tanto sobre el crecimiento futuro [acelerar] como sobre cómo reducir los costos [frenar]", agregó.

Lee: ¿Por qué importa el escándalo de Carlos Ghosn por prácticas indebidas en Nissan?

Fue nombrado CEO de Renault en 2005, convirtiéndose en el primer ejecutivo en dirigir dos compañías Fortune Global 500 simultáneamente. Las empresas poseen acciones recíprocamente.

Publicidad

Todo sobre la escala

Ghosn dirigió su atención a Mitsubishi en los últimos años.

Se convirtió en presidente de la automotriz japonesa más pequeña en 2016, cuando Nissan tomó una participación mayoritaria en Mitsubishi luego de que se vio sacudido por un escándalo de falsificación de millas.

El último proyecto de Ghosn fue profundizar los lazos entre Renault, Nissan y Mitsubishi. La estructura de la alianza, que permite a las compañías juntar recursos y compartir costos, ha sido explorada por otros fabricantes de automóviles en los últimos años.

Analistas dicen que la consolidación es necesaria para que los fabricantes de automóviles ahuyenten a las empresas de tecnología y a nuevas empresas como Tesla, que invierte dinero en autos eléctricos y autónomos.

Publicidad

Ghosn le dijo al Financial Times en junio que la alianza que forjó era "irreversible".

"Creamos muchas sinergias, y la escala es el nombre del juego. Pero respeto que algunas partes interesadas estén diciendo: 'Oye, espera un minuto, ¿qué pasará después de que te vayas?", declaró al periódico.

Se esperaba que Ghosn dimitiera como CEO de Renault antes de que expirara su mandato en 2022. Pero las acusaciones de irregularidades podrían acelerar ese calendario, y obligar a Ghosn a ceder el control de la alianza que creó.

Renault dijo que su junta se reunirá "muy pronto" para discutir las revelaciones de Nissan.

Mitsubishi agregó que estaba proponiendo que su junta retire "sin demora" a Ghosn de esa posición.

Chris Isidore contribuyó con el reportaje.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad