Publicidad
Publicidad

El escándalo de Ghosn de Nissan, luz de cambio en cultura empresarial de Japón

Nissan, la más reciente perla del collar de escándalos corporativos en el país, deja ver que la cultura empresarial cerrada nipona intenta mejorar y erradicar prácticas como el encubrimiento.
181120 Carlos Ghosn Nissan reuters ok.jpg
Carlos Ghosn. Lo que es inusual acerca de su arresto es que un ejecutivo extranjero de alto perfil ha sido acusado de irregularidades.

HONG KONG (CNN) - La caída del presidente de Nissan, Carlos Ghosn, es el último gran escándalo que ha provocado olas de conmoción a través del Japón corporativo, y aumenta nuevas preguntas sobre cómo se manejan las principales empresas del país.

La crisis que asola a Ghosn, quien fue arrestado el lunes en Tokio luego de que Nissan lo acusara de mal comportamiento financiero significativo durante muchos años, tiene eco de algunos de los otros problemas vergonzosos que han surgido en las compañías japonesas en los últimos años.

Pero también puede ser una señal de que Japan Inc está mejorando en manejar las fallas de la gobernanza corporativa, incluso cuando involucran a uno de sus ejecutivos más destacados.

El destino de Ghosn está ahora en manos de los fiscales japoneses y las juntas directivas de los tres fabricantes de automóviles que él dirige: Nissan, Renault y Mitsubishi. Ghosn aún no ha respondido públicamente a las acusaciones en su contra.

Lee: La detención de Carlos Ghosn, presidente de Nissan: lo que sabemos y qué sigue

"Carlos Ghosn era muy respetado y bien aceptado por los japoneses", dijo Takaki Nakanishi, un experto en la industria automotriz japonesa. Su arresto está causando "un daño significativo" a la reputación de las corporaciones japonesas, agregó.

Publicidad

Cultura cerrada

La reputación de Japón como un lugar para hacer negocios se ha visto manchada en años recientes por escándalos como Kobe Steel falsificando datos de productos, las bolsas de aire letales de Takata y las debacles contables de Toshiba.

Expertos han relacionado muchos de los problemas con la supervisión corporativa deficiente y la cultura de negocios cerrada del país, señalando que muchas compañías están dirigidas por grupos unidos de ejecutivos que han trabajado para el mismo empleador durante toda su carrera.

"Las empresas japonesas están muy cerradas. Son como una familia", dijo Parissa Haghirian, profesora de administración internacional en la Universidad Sophia de Tokio.

Eso significa que a menudo hay poca influencia externa para sacar a la luz conductas que no son éticas o ilegales, especialmente entre los altos ejecutivos.

Publicidad

Lee: ¿Por qué importa el escándalo de Carlos Ghosn por prácticas indebidas en Nissan?

"Han pasado tanto tiempo con las mismas personas en la misma empresa, que hacen sus propias reglas", dijo Haghirian.

Los empleados de las firmas japonesas a menudo suben de rango demostrando lealtad y se desalientan de señalar actividades o comportamientos sospechosos, dicen los expertos. Los trabajadores pueden ser reacios a sacudir la estructura y, a menudo, intentarán encubrir los errores en lugar de informarlos.

'Los esqueletos salen volando'

Las autoridades japonesas son conscientes de estos problemas. La bolsa de valores ha presionado a las empresas para que mejoren la supervisión al incorporar miembros externos de la junta.

Publicidad

"El resultado fue una ola de esqueletos saliendo de cajones ocultos", dijo Martin Schulz, investigador principal del Instituto de Investigación Fujitsu en Tokio.

Él dijo que ve el flujo constante de escándalos como parte del proceso de Japón de limpiar gradualmente su comportamiento corporativo.

Nissan dijo que inició su investigación interna sobre Ghosn luego de una denuncia por un informante, lo que sugiere que la gobernanza corporativa de la compañía podría haber funcionado como debería en este caso.

"Esto demuestra que incluso los altos y poderosos no están por encima de la ley", dijo Jeff Kingston, director de estudios asiáticos en la Universidad de Temple en Japón. Pero advirtió que los denunciantes en Japón a menudo son acosados para guardar silencio o no son tomados en serio.

"Todavía hay un montón de podredumbre en el núcleo de la cultura corporativa en Japón", dijo.

Líderes extranjeros 'un último recurso'

Publicidad

Lo que es inusual acerca del arresto de Ghosn es que un ejecutivo extranjero de alto perfil ha sido acusado de irregularidades.

Eso es una reversión de lo que sucedió en Olympus en 2011, cuando el CEO de la firma de electrónica en ese momento, Michael Woodford, reveló el fraude contable por parte de colegas japoneses.

Es raro que las empresas japonesas designen a CEO extranjeros.

"Los extranjeros solo son designados como último recurso", dijo George Olcott, profesor invitado en la Universidad de Keio que formó parte de la junta de varias grandes compañías japonesas.

Lee: ¿Quién es Carlos Ghosn, ejecutivo arrestado por "conducta indebida" en Nissan?

Publicidad

Se le atribuye a Ghosn la ejecución de un sorprendente cambio en Nissan después de su llegada en 1999, cuando el futuro del fabricante de automóviles estaba en juego.

Muchos de los recientes escándalos corporativos de Japón se han centrado en los gerentes que tratan de encubrir errores. En Kobe Steel, los gerentes falsificaron los datos para que pareciera que los productos de calidad inferior cumplían con los estándares de calidad.

Las acusaciones contra Ghosn, en cambio, se refieren a su salario y a si él lo informó todo correctamente. Eso toca el delicado tema de que los ejecutivos extranjeros exigen salarios mucho más altos en Japón de lo que ganan sus contrapartes locales.

"Existe la sensación de que solo están allí para hacer heno mientras brilla el sol, y para tomar el dinero y correr cuando las cosas van mal", dijo Olcott.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad