Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

DESKTOP_AMLO.jpg
GALERIA_DESKTOP_AMLO.jpg

¿La nueva refinería bajará el precio de las gasolinas? Los expertos lo dudan

El precio de los combustibles se disparó casi tres pesos por litro de 2017 a la fecha. El nuevo gobierno quiere reducirlo, pero los expertos tienen dudas sobre la viabilidad de su plan.
Refinería
Refinería. El Gobierno espera terminar la nueva planta, ubicada en Dos Bocas, Tabasco, en tres años.

Los precios de la gasolina en México se han incrementado en casi tres pesos por litro entre 2017 y 2018. Andrés Manuel López Obrador ha pedido “paciencia” a la gente en su objetivo de conseguir que se reduzcan.

La liberación del precio de los combustibles, a partir de 2017 , le costó al anterior gobierno de Enrique Peña Nieto la reputación de haber disparado el precio de la gasolinas, que hasta 2016 era uniforme para todo el país.

Los estados que mayores costos de combustibles tienen hoy se ubican en la zona del Bajío y el noreste del país, debido a los elevados costos de la infraestructura para transportar los energéticos.

López Obrador pone en marcha la construcción de la refinería en Dos Bocas

En el caso de la Magna, la de mayor uso, ha pasado de 16 pesos por litro en enero de 2017 a 19.38 pesos en octubre de 2018, un alza del 21%, según cifras en promedio nacional de la Comisión Reguladora de Energía (CRE). La Premium ha visto un aumento del 17% en el mismo periodo, y el diésel del 20.3%.

Publicidad

Las dudas sobre el plan

Ahora, el gobierno pretende lograr la autosuficiencia en la producción nacional de gasolinas, con la ayuda de la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas, en Tabasco, uno de los estados con los precios promedio de gasolina más bajos en el país. Sin embargo, para los expertos, esta idea no ayudará a reducir los precios.

“Si lo que buscan es abaratar la gasolina, lo que requieres es poner más infraestructura de transporte, como ductos al Bajío y noreste del país, en lugar de una nueva refinería”, consideró Raymundo Sánchez, especialista de la consultora AT Kearney.

El experto considera que existen otras opciones para reducir los precios de las gasolinas y depender menos de las importaciones desde Estados Unidos, como ampliar la capacidad de los puertos para recibir gasolinas de otras naciones.

López Obrador ha pedido tener paciencia con la baja en los precios de los combustibles, porque la construcción de la nueva refinería, y la renovación de las seis existentes tomará al menos tres años, pero los detalles que ha brindado siguen sin dar pistas de si los objetivos son realistas.

“Es un discurso altamente especulativo. Buscan que México sea autosuficiente, o al menos reducir la dependencia de importaciones, y así bajar los precios, pero aún es ambiguo cómo lo lograrán”, dijo Thomas Heather, socio de González y Calvillo.

La refinería costará cerca de 160,000 millones de pesos (mdp), prevé contar con una capacidad de producción de 340,000 barriles de refinados, y planea concluirse en tres años, según las estimaciones del gobierno.

Pero el costo puede irse hasta los 250,000 mdp, tomando referencias de otras refinerías en el mundo, consideró Sánchez.

Además, el plan de mantenimiento para el resto de las seis refinerías tendrá un costo de 45,000 mdp, según el gobierno. Pero esto implica que ninguna se va a reconfigurar completamente para que puedan refinar crudos más pesados sin producir un excedente de combustóleo, en lugar de gasolinas. “Tan sólo la reconfiguración de una refinería cuesta ese dinero”, explicó el analista de AT Kearney.

La única opción viable para reducir el precio de las gasolinas en el corto plazo, según los expertos consultados, es reducir el Impuesto Especial a la Producción de Servicios (IEPS), que supone cerca del 30% del costo de cada litro de combustible, consideró Heather. Pero esta opción tendría un impacto directo en la recaudación del gobierno, pues por cada centavo del impuesto que se le quita a la gasolina, es un ingreso que se deja recibir para el presupuesto federal.

La nueva administración decidió, por el momento, seguir con la misma fórmula que utilizaba el anterior gobierno para aplicar el llamado estímulo fiscal a las gasolinas. El impuesto se ha cobrado por completo en las últimas dos semanas, y queda por ver si se seguirá usando la misma metodología.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad