Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así está la innovación farmacéutica que no lucha contra el COVID-19

La pandemia no distrae a las farmacéuticas en su misión por crear tratamientos contra enfermedades como el cáncer, que en 2021 causará la muerte de 91,000 personas en México.
mié 21 octubre 2020 05:05 AM
Investigación farmacéutica
La carrera por lograr una vacuna o tratamiento para el Covid-19 opaca los esfuerzos de la industria farmacéutica por lograr soluciones para enfermedades como el cáncer o las de origen genético.

La pandemia de coronavirus lejos está de detener el desarrollo de tratamientos para otras enfermedades infecciosas, también para las denominadas como no transmisibles. Entre ellas destaca el cáncer, un mal que causará la muerte a 9.8 millones de personas en 2021, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Publicidad

En México, los decesos por esta enfermedad sumarán más de 91,000, predice la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, que pertenece a la OMS. El dato es casi similar a los decesos registrados por la COVID-19 hasta el 16 de octubre en el país.

Y aunque parece que la industria está volcada por completo en atender la actual crisis sanitaria, la realidad es otra.

“El paciente no puede esperar a que pase la pandemia”, señala José Manuel Caamaño, director de Takeda México, Centroamérica y Caribe. Esta filial de la compañía japonesa obtuvo en marzo la aprobación de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para la formulación subcutánea de vedolizumab, un tratamiento para pacientes con colitis ulcerativa y la enfermedad rara de Crohn.

“Llevamos dos años planeando el lanzamiento, y hoy estamos ocupando la tecnología para poder difundir y contactar a los médicos y disipar dudas”, menciona Caamaño, quien reconoce que podría pensarse que este no es el mejor momento para lanzar un nuevo producto, sobre todo para un padecimiento con baja incidencia.

La enfermedad de Crohn afecta el intestino delgado y el colon, y aunque es de baja prevalencia, tiene una alta incidencia en la calidad de vida. Es razón suficiente, según el directivo, para que las personas tengan el producto disponible. Más aún: la enfermedad no tiene cura y puede derivar en cáncer colorrectal, un mal que en México se cobró la vida de 7,000 personas en 2018. A nivel global, este tipo de cáncer causará la muerte a unas 870,000 personas, en 2021, y será uno de los tres más mortales en el mundo, por debajo del cáncer de pulmón, tráquea y bronquios y el de hígado, y por encima del cáncer de estómago y de mama.

Publicidad

Pero también hay otros menos comunes, como los de tipo hematológico, que afectan la sangre y al sistema circulatorio y linfático. Los tres principales son las leucemias, los linfomas y los mielomas. “Se prevé que habrá un incremento en los próximos años, sobre todo porque las características propias de los pacientes, y de estas afecciones, dificultan la detección temprana y el tratamiento que derive en un mejor pronóstico y calidad de vida”, dice Óscar Hernández Zamudio, presidente de la Agrupación Mexicana para el Estudio de la Hematología (AMEH).

Esta organización y la biofarmacéutica AbbVie México trabajan para concientizar sobre las neoplasias hematológicas, que en México ocupan el 18% del diagnóstico en personas mayores de 60 años, y los tratamientos disponibles. El objetivo, según Omar Tomey, director médico de la compañía, es lograr un impacto notable en las personas afectadas.

Otras investigaciones

Más allá de este tipo de esfuerzos, lo cierto es que la investigación en nuevos tratamientos para enfermedades cada vez más complejas no se detiene.

Hasta el 15 de octubre, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) había aprobado 41 nuevos tratamientos, incluyendo una veintena para tratar el Parkinson, el Alzheimer y distintos tipos de tumoraciones y células cancerosas. En todo 2019, la FDA aprobó 48 nuevos tratamientos.

Las investigaciones clínicas en etapas tempranas también siguen su curso. Según Clinicaltrials.gov, el sitio web desarrollado por la Biblioteca Nacional de Medicina (NLM) de Estados Unidos, hasta el 15 de octubre había poco más de 16,200 investigaciones —que ya estaban reclutando o están por reclutar a personas para las pruebas— en fases 1 y 2, y otras 1,032 en estudios preclínicos.

Entre estos últimos, había 81 que fueron registrados entre agosto y el 14 de octubre: 20 de ellos para neoplasias y cáncer, según información de la plataforma que integra la mayor base de datos de ensayos clínicos a nivel global.

Publicidad

DETRÁS DE LA INNOVACIÓN

Los ensayos clínicos son cruciales para que las compañías farmacéuticas, laboratorios y centros de investigación acrediten la eficacia de los tratamientos propuestos a través de distintas fases. Forman parte crucial en la investigación y desarrollo de medicamentos y vacunas y frecuentemente requieren años de investigación.

“Se habla de procesos de 10 a 15 años, donde puedes arrancar un número muy grande de proyectos y al final puedes tener uno solo que sea exitoso. Eso requiere una alta capacidad de estrategia de innovación y una alta capacidad de inversión”, comenta el director de Takeda México, Centroamérica y Caribe.

De acuerdo con Cristóbal Thompson, director ejecutivo de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), cada año la industria invierte 170,000 millones de dólares para descubrir nuevos medicamentos y tratamientos. Y de esa inversión, 8 de cada 10 dólares es en investigación clínica, que se hace a nivel global a partir de esfuerzos de compañías internacionales.

Takeda, por ejemplo, invierte un 20% de sus ventas en Investigación y Desarrollo. En el año fiscal 2019, que terminó en marzo, la empresa reportó ingresos por 3,291 billones de yenes, unos 28,320 millones de euros. De acuerdo con Caamaño, en los próximos años Takeda lanzará más de 20 productos innovadores, cuatro de ellos para el mercado mexicano.

Publicidad
Publicidad