Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

GM, Stellantis y VW son las armadoras más afectadas por falta de chips en México

Los fabricantes de autopartes aseguran que Asia tiene la prioridad en las entregas de chips, por eso las marcas americanas y las europeas son las más afectadas hasta ahora.
lun 10 mayo 2021 12:13 PM
Escasez de semiconductores
Estados Unidos negocia con Samsung y TSMC la instalación de una planta en Estados Unidos en el mediano plazo que pueda abastecer únicamente al continente americano.

La escasez global de semiconductores ha afectado fuertemente la producción de vehículos en la región de Norteamérica. En México las plantas de General Motors, Stellantis y Volkswagen son, por mucho, las más afectadas por el desabasto de estos componentes diminutos, según datos de la Industria Nacional de Autopartes.

En México, 135,846 vehículos fueron afectados durante el primer cuatrimestre por la crisis de los chips, y más de dos tercios de esta cifra corresponden a modelos de estos tres fabricantes: 28.8% de General Motors, 26.8% de Stellantis, y 18.7% de Volkswagen. El resto de los modelos afectados se distribuye entre Nissan, Honda, Ford Toyota y Mazda.

Hasta ahora, la planta de Kia en México no ha presentado afectaciones, pero la producción de algunos modelos, unos 2,243, del Grupo Hyundai en Estados Unidos sí se han visto afectados.

Publicidad

“La producción de semiconductores se concentra en Asia y la prioridad (en las entregas) la tiene Asia”, dice Alberto Bustamante, director de Comercio Exterior y Normalización de la Industria Nacional de Autopartes. “Por eso las regiones y marcas de Norteamérica o Europa son las más afectadas”, añade.

De hecho, de los 2.5 millones de vehículos que no se han podido ensamblar en el primer cuatrimestre, 30% (768,553 modelos) corresponden a plantas en Norteamérica.

El presidente estadounidense, Joe Biden, convocó el mes pasado a ejecutivos de la industria de los semiconductores en Washington para debatir soluciones a la crisis de los chips, la última medida en un esfuerzo más amplio por reforzar la industria nacional de estos componentes y reducir la dependencia de Asia.

“Sabemos que el presidente Biden ya se reunió con dos empresas, con Samsung y TSMC, para negociar la instalación de una planta en Estados Unidos en el mediano plazo que pueda abastecer únicamente al continente americano”, dijo Bustamante. “La idea es que sea un proceso robotizado en el cual el gobierno estadounidense está dispuesto a invertir”, añadió.

Biden ha propuesto 50,000 millones de dólares para apoyar la fabricación y la investigación de chips. Gran parte de ese dinero se destinará probablemente a la construcción de plantas multimillonarias de chips avanzados.

“El gobierno mexicano no ha mostrado interés para atraer la inversión de algunos de estos fabricantes”, dijo Bustamante.

Algunas empresas que se dedican ya a la programación de semiconductores, como AT&T, Dell y HP, participaron en la reunión con Biden y mostraron su interés en poder participar en una segunda fase en la producción de semiconductores, la de la programación de estos dispositivos, y poderlo hacerlo en México.

Pero contar con una planta regional de semiconductores “no solucionará en el corto plazo la crisis que tenemos actualmente”, dice Bustamante. Construir y comenzar las operaciones de una fábrica toma de uno a tres años. “Lo que va a ayudarnos a nivelar la producción en los siguientes meses será la estabilización en la demanda de la industria de electrónica y la baja en los casos de COVID-19”, añadió.

Algunas armadoras, como Stellantis, incluso están considerando incorporar nuevamente componentes analógicos, como tacómetros, en algunos modelos debido al desabasto de chips.

“No sabemos en qué cantidad pudiera darse el abasto en los próximos meses, pero esperamos que para finales del segundos semestre esto ya esté normalizado”, concluyó Bustamante.

Publicidad
Publicidad
Publicidad