Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El ingeniero que demostró que en México también se pueden desarrollar autos

A principios de la década del 2000, en México había pocas oportunidades para liderar el desarrollo de un nuevo vehículo. Pero Adrián Aguirre, project manager de Bronco Sport, demostró que es posible.
lun 03 mayo 2021 03:35 PM
Ardían Aguirre, ingeniero en jefe de Bronco en Ford de México
Adrián Aguirre, Ingeniero en Jefe de Ford de México.

A esa edad en la que la pregunta sobre qué quieres ser de mayor se toma como un juego, Adrián Aguirre sabía perfectamente que sería ingeniero. Su padre lo era y desde muy pequeño él disfrutaba de armar y desarmar todo lo que podía. “Fui niño de legos”, cuenta.

A los 13 años, tras ver un vehículo de autoarmado que compitió en La Baja 1000 –un rally de automóvil todoterreno que se realiza en Baja California– en el patio trasero de un amigo de su padre, decidió que cuando fuera mayor quería dedicarse a armar autos. Y no pasó mucho tiempo antes de que empezara a hacerlo.

Publicidad

Mientras cursaba el primer año de ingeniería en el Tecnológico de Monterrey, a los 18 años, consiguió un patrocinio de la escuela y de la marca de chicles Canel’s para armar, junto con otros compañeros, un todoterreno que compitió en la carrera. “Me di cuenta de que me gustaba mucho ese rol de liderar un proyecto completo”, cuenta. “A mí me encantaba la ingeniería, me encantaban los carros… y cualquiera pensaría que todo estaba dado para que entrara a una armadora, pero yo no quería trabajar en una planta. Yo quería participar en el diseño y la ingeniería de los vehículos”, añade.

Pero a principios de la década del 2000, en México había pocas oportunidades para ser un project manager de un nuevo vehículo. Generalmente, quienes se encargaban de reunir a todo el equipo y administrar el cronograma, el presupuesto y los riesgos para llevar un producto sólido al mercado eran ocupadas por ingenieros de los centros técnicos regionales de las armadoras, en Estados Unidos, Europa o Brasil.

Entonces México empezaba a posicionarse como un fabricante serio de vehículos, pero para nada figuraba como una plataforma desde donde se pudiera gestionar el desarrollo de un nuevo vehículo. Adrián Aguirre era consciente de ello y por eso, cuando obtuvo su título como ingeniero mecánico administrador en 2004, analizaba la posibilidad de buscar un empleo fuera de México. “Yo pensaba: si no es aquí me tendré que ir al extranjero, a donde sí lo hagan”.

Adrián Aguirre, de Ford México: "En México podemos liderar en ingeniería"

Pero el aspirante a project manager entonces se enteró de una vacante en el Centro de Ingeniería de Ford, que por aquellos años estaba ampliando su equipo con miras a que en la siguiente década este pequeño centro, que inició en los años 80 con menos de 200 ingenieros, pudiera tomar un papel más activo en el desarrollo de los vehículos.

A principios de la década del 2000, prácticamente todas las armadoras tenían un centro de ingeniería en México, con menos de 100 ingenieros, que apoyan a las plantas locales a hacer algún ajuste cuando surge algún problema de calidad local con algún modelo. Otro pequeño puñado de armadoras, como Nissan, General Motors y Volkswagen tenían centros que, además, realizaban el diseño de algunos componentes o sistemas del vehículo, como las líneas de aire acondicionado o los sistemas de iluminación.

Ford quería que el Centro de Ingeniería de México también pudiera ser responsable de desarrollar un vehículo completo y que los ingenieros mexicanos pudieran decidir desde el volumen que se puede producir de un determinado modelo para abastecer a los mercados, los costos o los proveedores que van a participar en el proyecto, hasta la estrategia de marketing para posicionar al nuevo vehículo.

Publicidad

“Esta posición es como la de un director de orquesta. Así como su trabajo es coordinar todos los instrumentos para que al final haya una sinfonía, un project manager debe coordinar a todos los involucrados en el desarrollo de un vehículo para que pueda llegar a los pisos de venta. Te toca trabajar con gente de todo el mundo”, cuenta Aguirre. “Pero históricamente los ingenieros en jefe de un proyecto eran o estadounidenses o alemanes o ingleses. Mexicanos no había habido ninguno”, añade Marcos Pérez, director de desarrollo del producto para Ford en México.

Aguirre ingresó a Ford en 2010, y tuvo su gran oportunidad en 2016, cuando fue elegido por la corporación como el ingeniero en jefe del proyecto Bronco Sport, un todoterreno que vería la luz cuatro años después y con el que Ford marcaba su regreso al segmento de los todoterreno.

“Este proyecto ha sido el hito de mi carrera porque consolida la visión que el Centro de Ingeniería de Ford ha estado persiguiendo por 15 años: que un grupo de ingenieros de México pudiera desarrollar un vehículo completo que se vendiera a nivel global”, explica el ingeniero de 39 años.

Ford invirtió más de 1,000 millones de dólares en el desarrollo de Bronco Sport –que se construye en la planta de Hermosillo, Sonora– y Aguirre tuvo la responsabilidad de garantizar que el modelo saliera en tiempo, con la calidad requerida, con un costo de manufactura viable y con una etiqueta de precio asequible. El ingeniero mexicano coordinó equipos de trabajo en Estados Unidos, Europa, China y México.

“Es el primer ingeniero mexicano al que la corporación asigna una responsabilidad de esta magnitud”, dice Pérez.

Publicidad
Publicidad
Publicidad