Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las razones detrás de la baja valuación de las acciones de Lala en la BMV

Grupo Lala quiere dejar el mercado de valores y los analistas explican que la decisión obedece a la baja valoración de los papeles de la compañía en los últimos años.
mar 25 mayo 2021 01:15 PM
Lala se suma a las empresas que apuestan por la salida del mercado accionario. (iStock)
Lala se suma a las empresas que apuestan por la salida del mercado accionario. (iStock)

Grupo Lala tiene un pie fuera de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Recientemente un grupo de accionistas mayoritarios hizo pública su intención de presentar una oferta para comprar los títulos que están en poder del público inversionista para después deslistarla del mercado accionario.

El fideicomiso que ahora controla la compañía tiene 54.9% de las acciones del grupo y algunos de los miembros del Consejo, incluido el presidente, Eduardo Tricio, son beneficiarios del mismo. La familia Tricio no ha explicado hasta ahora las razones para tomar esta decisión, pero algunos analistas vislumbran que se debe a la baja valoración de los papeles de la compañía en los últimos años.

Marisol Huerta, analista bursátil del grupo financiero Ve por Más,comenta que los papeles de la productora de lácteos se han visto muy castigados en los últimos años, a pesar de que la compañía ha hecho compras para posicionarse y crecer en el extranjero.

Publicidad

“Lala ha hecho diferentes estrategias en los últimos años para seguir creciendo, pero el mercado no le ha reconocido esto” dice la analista. "Los accionistas (mayoritarios) optan recomprar sus acciones, porque a pesar de todo lo que están haciendo como compañía para repuntar y generar mayor valor, esto no no se ve reflejado en el precio de sus acciones", añade.

Grupo Lala decidió consolidar su internacionalización en Centroamérica, Brasil y Estados Unidos con la compra de otras empresas. Las mayores adquisiciones de la historia de la compañía han sido la de Laguna Dairy en Estados Unidos hecha en 2016, por 249 millones de dólares; y Vigor en Brasil ocurrida en 2017, a cambio de 1,380 millones de dólares.

Desde entonces, la empresa enfrentó la crítica de los analistas, quienes entonces opinaron que los montos de las operaciones aumentaban demasiado la deuda y reducían el flujo operativo de la empresa. Los inversionistas parecieron pensar lo mismo, y las acciones de Lala comenzaron a caer en Bolsa.

Estas compras, que marcaron al grupo oriundo de la comarca Lagunera, se realizaron bajo la dirección de Scot Rank, quien antes de entrar a Lala estaba al frente de la minorista Walmart al destaparse presuntos sobornos a gobiernos.

Rank dejó el cargo en 2018 y entonces Mauricio Leyva tomó las riendas de la empresa. Su administración se caracterizó por la innovación. Durante su gestión, Lala lanzó al mercado diversos productos que ampliaron el portafolio de la compañía, pero esto no se reflejó de inmediato en las ventas.

En 2019, las ventas de la compañía solo crecieron 0.5%, mientras que los gastos realizados golpearon el resto de rubros: el flujo operativo o Ebitda retrocedió 27.5% y la utilidad neta se desplomó 86.5%. A finales de 2019, Lala anunció la salida de Leyva.

 

El mercado de valores reaccionó negativamente ante este vaivén de CEOs, que desnudó los retos en el gobierno corporativo de la compañía. Tras la inesperada noticia de la marcha de Leyva, las acciones cayeron 8% y tocaron, en ese entonces, su mínimo histórico. A esto se sumó la fuga de inversionistas.

En el tercer trimestre de 2019 había 74 fondos invertidos en Lala, según datos de Bloomberg. Para el primer trimestre de 2021, después de la salida de Leyva, esa cifra cayó a 36. En ese periodo, 43 fondos de inversión salieron de la empresa, y solo entraron cinco nuevos.

Por ahora, la empresa adelantó que pagará a 17.36 pesos cada acción en flotación en el mercado accionario, el monto supera los 16.50 pesos de cierre de la jornada del 24 de mayo y que significó un aumento de 12.86%, su mejor nivel desde el 13 de febrero.

“A veces el mercado no logra reconocer (los esfuerzos de las empresas), tampoco es que Lala haya hecho las cosas mal. El año pasado vendió mucho por el tema del consumo en casa y es una empresa firme en lo que quiere y ahora (los accionistas mayoritarios) están protegiendo a la empresa”, declara Marisol Huerta.

En el primer trimestre del año, las ventas netas del grupo subieron 3.3% a 20,043 millones de pesos, sobre una base comparable alta. Esto porque las compras de pánico en marzo del año pasado impulsaron las ventas de la compañía entonces, de acuerdo con la información de su reporte financiero.

¿Se queda en el mercado de deuda?

Los inversionistas fueron sorprendidos cuando Lala informó que, una vez que el fideicomiso de los dueños de la empresa compre los títulos de los accionistas minoritarios, iniciará el proceso para cancelar la inscripción de las acciones representativas del capital social ante el Registro Nacional de Valores.

 

Grupo Lala debutó en la BMV en 2013 y su Oferta Pública Inicial marcó historia al recaudar 14,055 millones de pesos y convertirse en la mayor salida a Bolsa del mercado mexicano, con un precio de 27.50 pesos cada acción. En tanto, el precio de recompra ofrece una prima del 20% respecto del valor de cotización promedio de los últimos 30 días. Con este precio, explica Intercam en un análisis, los accionistas van a asumir una pérdida de capital de aproximadamente -37%.

Julián Fernández, jefe de análisis de Brusamétrica, considera que la empresa logró el objetivo de su salida al mercado bursáti: obtener recursos para capitalizarse y, como ha obtenido buenos resultados, por lo tanto, buscaría permanecer en la Bolsa, pero en el mercado de deuda.

“Estamos previendo que Lala sí estaría deslistando sus acciones, pero seguirá colocando títulos de deuda, como lo ha estado haciendo en los últimos años. Con esto mantiene un pie en el mercado”, opina.

Grupo Lala no es la primera empresa que se deslista de la BMV. En lo que va de este año, Oma, Santander y IEnova también lo hicieron. Para Marisol Huerta, esto responde a que las valuaciones del mercado no han cumplido las expectativas de los dueños de las empresas, además de que 2020 fue un "año complicado" para la Bolsa por la pandemia.

No obstante, la analista de Bx+ destaca que pese a que es una situación que no se había visto, la Bolsa se mantiene como una de las mejores opciones para las empresas que buscan levantar recursos, en tanto califica las salidas, de las que hasta ahora solo se ha concretado la de Ienova.

Julian Fernández, de Bursamétrica, coincide en que esto es un reacomodo y estas fugas obedecen a la reestructuración de las empresas. “El mercado accionario está un poco sorprendido de estas decisiones corporativas, pero sigue fuerte”, declara.

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad