Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un boleto para entrar a la élite de los empresarios más importantes de México

Pablo Legorreta y Luis Campos han apostado por una fórmula poco usada en México para crecer sus empresas: salir a Bolsa en Estados Unidos. Una lo hizo a través de una OPI, y la otra con un SPAC.
mar 19 octubre 2021 02:30 PM
Las ofertas a Bolsa y los SPACs son dos alternativas para recaudar financiamiento con los que crecer tu empresa como si fuera un cohete.
Pablo Legorreta y Luis Campos han apostado por una fórmula poco usada en México para crecer sus empresas: salir en bolsa en Estados Unidos.

Son pocas las caras nuevas que suelen verse entre ‘Los 100 empresarios más importantes de México’. Este año, a las nuevas entradas hay que añadir un foco de interés: la forma en la que su fortuna estimada dió el salto que los colocó en el listado.

Pablo Legorreta, quien se estrenó en el ranking el año pasado, y Luis Campos, uno de los miembros más recientes, llegaron a esta edición con una historia similar. Ambos sacaron a Bolsa sus empresas, pero no en México, sino en el Nasdaq, en Estados Unidos, lo que aumentó el valor de sus compañías y, con ello, el monto de sus fortunas.

Legorreta lo hizo gracias a la Oferta Pública Inicial (OPI) de Royalty Pharma, la compañía que fundó en 1996 y que en 2020 tuvo ingresos por 2,122 millones de dólares, un alza de 17% frente a las cifras de 2019. Este ingeniero industrial por la Universidad Iberoamericana trabajó en Lazard, una firma de asesoría financiera y gestión de activos, antes de fundar Royalty Pharma. Ahí fue donde nació la estructura de su actual modelo de negocio, que se basa en adquirir la propiedad intelectual (las patentes) de productos biofarmacéuticos que ya se comercializan o que están en fase avanzada de desarrollo, y que generan ingresos a partir de las regalías.

Según datos de la empresa, actualmente obtiene regalías de 50 productos, entre los que destacan medicamentos para la diabetes, la migraña y la esclerosis múltiple. “Es el principal comprador de regalías farmacéuticas y ha acumulado un historial impresionante de retornos y una atractiva colección de flujos de regalías. Vemos a la compañía como una de las historias biofarmacéuticas diversificadas de más rápido crecimiento”, señaló en un análisis Christopher Schott, analista de JP Morgan.

Publicidad

Su modelo ha generado el interés del mercado. Desde su precio de salida a Bolsa de 28 dólares, en junio de 2020, hasta el 15 de septiembre, sus acciones subieron 36% a 38 dólares, con lo que su valor de capitalización ha llegado a 23,054 millones de dólares.

Si bien hasta el 15 de septiembre el precio de sus títulos había caído alrededor de 25%, el sondeo de Bloomberg entre nueve analistas considera un precio objetivo para la firma de 50.7 dólares por acción al cierre de año, un potencial de alza de 34%. La posición de Legorreta dentro del ranking parece estar asegurada ya que cuenta con el 34% de las acciones de Royalty Pharma, según Bloomberg.

Revisa aquí el ranking de los 100 empresarios:

No es el único caso de un mexicano exitoso en el Nasdaq. En 2019, Luis Campos hizo historia al convertir a Betterware México en la primera firma mexicana en cotizar directamente en el mercado estadounidense a través de una Empresa de Adquisición con Propósito Especial (SPAC, por sus siglas en inglés).

“Un SPAC es un instrumento que permite recaudar fondos en la Bolsa para la creación de una empresa nueva sin operaciones, algo así como un cascarón, que tomará forma una vez se destinen estos recursos a la constitución del negocio, o bien, cuando esta se fusione con otra del sector privado”, explica Luis Gonzalí, codirector de inversiones de la firma de inversión Franklin Templeton.

El debut de Betterware México en la Bolsa de Nueva York fue gracias al SPAC listado en 2018 por la empresa mexicana DD3, dirigida por Martín Werner y que permitió la fusión entre estas empresas.

En los últimos cinco años, los ingresos de la compañía de Campos se han multiplicado por 10, al pasar de 762 millones de pesos en 2015 a 7,260 millones de pesos en 2020. Mientras que su Ebitda se multiplicó 12 veces, de 179 millones en 2015 a 2,164 millones de pesos al cierre del año pasado.

El pasado septiembre, la firma debutó en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) con la emisión de 1,500 millones de pesos en bonos sustentables y buscará ser una emisora de esta Bolsa en un futuro próximo. “Seguimos tratando de encontrar el camino con la BMV para poder listarnos en México. No es sencillo porque es la primera vez que tiene que funcionar al revés, o sea, del Nasdaq hacia acá”, comentó Campos, presidente de Betterware, durante el evento del listado de los bonos sustentables.

Entre sus objetivos se encuentran duplicar su presencia en los hogares del país para llegar al 40% y expandir su negocio a otras latitudes. “Hemos pensado en continuar con nuestra operación en Centroamérica, replicando nuestro negocio en países como Colombia o Perú”, indicó el directivo.

FMI: la pandemia sigue frenando la recuperación de la economía mundial.

Publicidad

Más fortunas a la vista

Campos encontró en el SPAC una forma de hacer pública a su empresa y, al igual que él, otras firmas están buscando sus beneficios. Este ha sido el año con mayor potencial para estos instrumentos: en los primeros seis meses de 2021, se listaron 379 SPAC a nivel mundial, que levantaron en conjunto 114,300 millones de dólares, un aumento de 846% respecto al 2020. Estados Unidos es el principal mercado a dónde se dirigen estos listados, al representar 94.5% del total, de acuerdo con un estudio de Ernst & Young (EY).

Entre las ventajas que ofrecen estos instrumentos, de acuerdo con Gonzalí, se encuentra la velocidad y el ahorro en costos para salir a Bolsa frente a los requisitos que se exigen para realizar una Oferta Pública Inicial (OPI).

Sin embargo, en México, el mercado de los SPAC no ha tenido la misma adopción que en otros países, sólo existen dos: Vista Oil & Gas y Promecap. La primera se estrenó en 2017 en la Bolsa mexicana al levantar 650 millones de dólares, recursos que le sirvieron para adquirir, en 2018, varios activos del sector petrolero y gas en el yacimiento Vaca Muerta, en Argentina. Promecap, de Fernando Chico Pardo, presidente de Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR), siguió los mismos pasos y en 2018 levantó 300 millones de dólares. Con ese SPAC, la firma llevó al mercado de capitales a Acosta Verde, una empresa de bienes raíces que se especializa en centros comerciales.

“La razón por la que los SPAC no terminan por adoptarse del todo en México es por la falta de confianza del público inversionista y del reducido número de managers de estos instrumentos”, indica Gonzalí.

Jerónimo Peralta, socio director de Maquia Capital, señala que el problema del mercado de capitales mexicano es el reducido número de inversionistas. “Estamos hablando de los mismos de siempre, que son básicamente las Afores, que además están limitadas en cuanto al nivel de riesgo que pueden asumir en sus portafolios, reduciendo así sus oportunidades de generar más ganancias”, explica el directivo.

El rendimiento del primer SPAC de DD3, ahora la acción de Betterware, ha sido de 345% desde que se anunció el acuerdo, a finales de junio de 2020, de acuerdo con datos de Bloomberg.

Ante las deficiencias del mercado local, la predilección de los empresarios mexicanos “por listar sus empresas en la Bolsa estadounidense por medio de SPAC responde a la madurez que hay en ese mercado, la capitalización y la diversificación del mismo, lo que crea una mayor confianza y una base de inversionistas más sana”, afirmó Gonzalí.

Pero este fenómeno no sólo es una percepción de los analistas, sino también del propio director general de Grupo BMV, José-Oriol Bosch. “Además de que Estados Unidos cuenta con bolsas muy competitivas y especializadas, en ese mercado el número de inversionistas es muy grande; en la parte de los procesos de colocación son muy ágiles, muy eficientes. Tenemos que ser más competitivos y tenemos que desarrollar nuestro mercado, queremos empresas mexicanas exitosas que estén en el mercado local”, comentó el directivo en el evento de la emisión de bonos de Betterware.

Conoce a los ganadores de los Premios Nobel 2021

Peralta asegura que el interés y capital por parte de los inversionistas mexicanos en estos instrumentos está más que listo. De hecho, su firma, que ha recaudado 290 millones de dólares con dos SPAC, ya alista 10 nuevos vehículos más en los siguientes años, pero en el mercado de Estados Unidos y Canadá.

No son los únicos. Además de Maquia Capital y DD3, hay otras dos firmas mexicanas con SPAC en Estados Unidos: LIV Capital, fundada por Alex Rossi y DILA Capital, fundada Eduardo Clavé y Alejandro Diez Barroso, quienes han recaudado 70 y 55 millones respectivamente.

Entre el creciente interés, el cambio de generación entre las cúpulas empresariales y las nuevas oportunidades que ofrece el mercado para acceder a capital y potencializar el crecimiento de más empresas (y fortunas) mexicanas se abre la posibilidad de que en los siguientes años el ranking de ‘Los 100 empresarios más importantes de México’ tenga más caras nuevas.

Publicidad
Publicidad
Publicidad