Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué pasará con la Red Compartida tras el concurso mercantil de Altán Redes?

En caso de no llegar a un acuerdo con los acreedores, el espectro sería un activo de pago, pero se deberán establecer acuerdos preventivos para evitar su desinstalación y venta.
mar 23 noviembre 2021 05:00 AM
Altán Redes puede dejar como garantía de pago a sus torres y radiobases.
Altán Redes también puede dejar como garantía de pago sus torres y radiobases.

La entrada de Altán Redes a concurso mercantil obliga a la empresa a través de su conciliador, que será asignado en los próximos días por el Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles, a determinar cuáles son los activos que servirán como garantía para pagar a sus 70 acreedores, en caso de no lograr un acuerdo.

Según varios abogados consultados, entre los activos que puede dejar como garantía está la propia concesión de la Red Compartida, que le fue otorgada por 20 años por el Gobierno Federal, tras ganar una licitación pública internacional.

Jorge Moreno Loza, abogado de telecomunicaciones y titular del despacho Expanzione, explica que para dejar el espectro de la Red Compartida como garantía es necesario establecer acuerdos preventivos para evitar su desinstalación y venta, como generar una figura de red compartida para que los acreedores sigan operando y generando flujos de la red.

“En caso de falta de pago y de acuerdo, puede ejecutar las garantías, pero pondría en riesgo su continuidad como una sola red mayorista. Pero siempre se establecen acuerdos para evitarlo y más si está el gobierno involucrado. Tener la red desmembrada no sirve de nada, sería una pérdida para todos, porque es una red pública de telecomunicaciones”, detalla.

Publicidad

Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), afirma que, si bien el espectro es uno de los activos más valiosos con los que cuenta Altán, también es el que tiene mayor carga regulatoria, por los pagos anuales de derechos, y es el que menos ingresos le genera.

“Otros activos que puede dejar son las radiobases y torres, con las que se puede conectar a más usuarios y clientes y, desde luego, los clientes de los operadores móviles virtuales”, acota.

Altán Redes está encargada de desplegar y operar la Red Compartida, cuyo proyecto surgió a través de una Asociación Público-Privada por mandato gubernamental, para cerrar la brecha digital mediante la entrada de nuevos operadores y el acceso a servicios de telefonía móvil e internet.

Actualmente, la empresa cuenta con 4.6 millones de usuarios en México y tiene en su red a más 100 operadores móviles virtuales (OMV), como Izzi Móvil, Bait o YoTelco+, entre otros.

Además, CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, proyecto insignia del gobierno federal para cerrar la brecha digital, ha apoyado todos los esfuerzos de esta red para llegar a zonas remotas. Sin embargo, su deuda financiera, de más de 17,000 millones de pesos, ha llevado a la empresa, que no atendió la solicitud de entrevista a Expansión, a tener que aplazar su meta de cobertura nacional de 92.2% en 2024 hasta 2028.

Altán Redes ha reconocido que la entrada a concurso mercantil se debió a las complicaciones que ha tenido para negociar su reestructuración de deuda, particularmente con Nokia y Huawei.

Alberto López Torres, abogado del despacho de GLZ y representante legal de uno de los acreedores de Altán Redes, asegura que, al tratarse de una empresa que tiene como mandato llevar servicios de conectividad a zonas remotas, es importante que los acreedores y la firma lleguen a un acuerdo para evitar su quiebra, la cual afectaría no sólo a las compañías, también a los usuarios finales que ya cuentan con conectividad.

“Altán ha estado en comunicación con sus acreedores, porque su objetivo es llegar a un acuerdo que le permita reestructurar su deuda y que mantenga su operatividad para dotar de mayor conectividad. Estimamos que va a ser un convenio concursal que sí va a servir para estos efectos”, comenta López Torres.

¿Por qué Altán Redes terminó en concurso mercantil?

Bravo considera que el proyecto de Altán Redes desde su inicio fue complicado. Llevar servicios de telecomunicaciones a localidades de menos de 5,000 habitantes es poco rentable por el alto nivel de inversión que requiere para desplegar infraestructura.

“Llegó a concurso mercantil debido a que no ha podido rentabilizar sus inversiones, no puede pagar sus deudas y no les puede pagar a sus acreedores”, señala.

Publicidad
Publicidad
Publicidad