Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

VW ya no trae autos de Alemania, ni Mitsubishi de Japón ni Renault de Francia

Los fabricantes de vehículos están buscando nuevas fuentes de abastecimiento para hacer frente a las disrupciones de la cadena de suministro, la volatilidad cambiaria y la inflación.
lun 14 marzo 2022 11:30 AM
(Producción de Volkswagen en Dresden)
A finales de febrero, un primer lote de 1,232 unidades Volkswagen T-Cross salió desde el puerto de Mumbai, India, con destino a México.

Un barco con 4,000 vehículos de la marca Volkswagen –además de Porsches, Audis y Lamborghinis– provenientes de Alemania con rumbo a Norteamérica se hundió a finales de febrero. El suceso hubiera resultado un duro golpe para la filial mexicana, en un momento en el que los autos escasean debido a la crisis global de semiconductores, salvo por una cosa: Volkswagen ya no vende en México autos de manufactura alemana.

Hasta hace una década, el fabricante alemán importaba desde su país de origen el 10% de los autos que vendía en el mercado mexicano. Pero conforme reconfiguró su portafolio de producto, incorporando nuevos SUV, decidió introducir a México modelos provenientes de otros países proveedores como India o Brasil.

Publicidad

Hoy, los modelos de entrada que Volkswagen –como Vento, Virtus, T-Cross y Nivus– provienen de estos dos mercados. Los modelos intermedios, Jetta, Taos y Tiguan, son de manufactura local, mientras que los más grandes y costosos –Teramont y Cross Sport– vienen de Estados Unidos.

Volkswagen e India

India se ha vuelto un proveedor clave de vehículos Volkswagen en México. El sedán subcompacto Vento, que es el modelo más vendido de la marca en el país, se importa de India desde su introducción en 2013.

“Vento es nuestro modelo más vendido. T-Cross está tomando un volumen importante”, dice Edgar Estrada, director de la marca Volkswagen en México.

India es el mayor proveedor de autos para México. En 2021, los fabricantes importaron 116,572 unidades de ese país, de las cuales un tercio fueron modelos Volkswagen. Otros fabricantes que trajeron vehículos de manufactura india en 2021 fueron el Grupo Hyundai (Kia y Hyundai), Suzuki, Ford y General Motors, , según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz.

(Volkswagen T-Cross)
Un primer embarque de T-Cross espera en el puerto de Mumbai.

Este año, Volkswagen también empezará a traer de ese país su SUV de entrada T-Cross, que inicialmente importaba desde Brasil. A finales de febrero, un primer lote de 1,232 unidades Volkswagen T-Cross salió desde el puerto de Mumbai, India, con destino a México.

La marca alemana no es la única que ha decidido prescindir de los modelos producidos en su país de origen a fin de tener una mejor estructura de costos y menores tiempos de entrega. Renault también ha seguido un camino similar.

Renault y Sudamérica

La marca de origen francés trae de Colombia, Brasil y Argentina el 99% de los autos que vende en México.

“Esta estrategia nos permite ofrecer la mejor propuesta como producto al precio más competitivo”, dice Magda López, presidenta de Renault en México.

Su best seller Kwid, por ejemplo, viene de Brasil. Este modelo representó 40% de las ventas de la marca en 2021, según datos de AMIA. El SUV subcompacto Duster, el segundo más vendido de Renault en México, se ensambla en Colombia; mientras que la pickup Oroch, el tercer vehículo más vendido de Renault en México, también viene de Brasil.

El país sudamericano se posicionó en 2021 como el quinto mayor proveedor de vehículos para México, con 95,027 unidades enviadas. Además de Renault, otros fabricantes como Volkswagen, General Motors, Stellantis, Ford y Honda importaron modelos de Brasil.

Mitsubishi y Tailandia

También Mitsubishi ha reducido sus importaciones desde Japón para dar paso a vehículos producidos en la región Asia-Pacífico, como Indonesia y Tailandia. El 85% de los modelos que la marca japonesa importó a México en 2021 provinieron de Indonesia, mientras que el 12% vino de Tailandia.

“Si lo hubiéramos dejado en Japón habríamos tenido más desabasto (de vehículos en 2020) y a lo mejor nos hubiéramos visto más impactados por la volatilidad en el tipo de cambio”, dice Jorge Vallejo, presidente de Mitsubishi en México.

Tailandia fue en 2021 el sexto mayor proveedor de vehículos para México con un volumen de 51,210 unidades enviadas, de las cuales 18% fueron importadas por Mitsubishi. El resto corresponde a modelos de Toyota, Honda, General Motors y Stellantis.

Relocalizar modelos fuera de sus países de origen ha permitido tanto al fabricante japonés, como a Renault y Volkswagen obtener modelos en medio de la escasez global de semiconductores.

"La región de Sudamérica se ha visto menos impactada por la escasez de chips", dice López. Esto se debe a que en esta región, igual que en India, Tailandia e Indonesia, se producen plataformas de los segmentos A y B, que corresponden a modelos de entrada pequeños y con menos semiconductores que aquellos más grandes y costosos.

Jorge Vallejo, de Mitsubishi, tiene claro el beneficio: “Esta transición (importar más modelos de economías emergentes y menos de Japón) nos permite surtirnos de un mercado más parecido al nuestro, tener más disponibilidad de producto y más lanzamientos”.

 
Publicidad
Publicidad