Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Pemex manipula las cifras de uno de sus campos para elevar su producción

La petrolera ha decidido declarar como crudo la extracción de condensados de uno de sus campos más importantes para evitar que sus cifras reflejen una baja en la producción.
lun 14 marzo 2022 05:00 AM
(Aspecto de la Terminal marítima de Dos bocas, Tabasco)
La estatal ha mantenido el discurso de que ha recuperado la producción de crudo.

Pemex tiene otros datos. La petrolera estatal está maquillando las cifras de uno de sus campos más importantes para evitar que sus números de producción de crudo se reflejen a la baja.

La compañía ha sostenido el discurso de que su producción se ha mantenido, e incluso aumentado, en lo que va del sexenio, pero ha omitido decir que declara la totalidad de producción de los condensados que obtiene del campo Quesqui como petróleo crudo en las cifras que publica mes con mes, de acuerdo con datos recopilados por Expansión y confirmado por tres fuentes con conocimiento del tema y cercanas a la petrolera que pidieron no ser citadas.

La petrolera obtiene del campo Quesqui hidrocarburos condensados: líquidos de gas natural que podrían equipararse con un crudo muy ligero. Se trata de un producto de buena calidad y de un alto valor en el mercado, que puede mezclarse con petróleo más pesado o utilizarse por separado.

Publicidad

Pero declarar la producción de ese campo en su segmento de condensados haría que la compañía expusiera que su producción de crudo continúa en declive y que no se ha logrado dar un revés en la tendencia, como asegura su administración de manera constante. “Pemex registró un muy buen año respecto a la producción de crudo, la cual no solo se encuentra estable, sino que continúa creciendo”, dijo Octavio Romero Oropeza, el director de la petrolera en su último conference call.

Quesqui fue presentado en diciembre de 2019 como “el descubrimiento más importante en los últimos 30 años en la región sur” y su producción ha aumentado de manera significativa. En enero pasado, Pemex extrajo 96,500 barriles diarios de condensado de este activo ubicado en Tabasco, de acuerdo con los últimos datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. Desde el inicio de producción del campo, Pemex ha omitido declarar lo obtenido como condensados y ha preferido incluirlos en su segmento de petróleo crudo dentro de sus reportes mensuales.

La estatal está haciendo lo mismo con el campo Valeriana que tiene una producción mucho más baja. En enero, Pemex obtuvo 1,245 barriles diarios de condensados de este activo, según datos del regulador petrolero. También ha decidido declararlos como petróleo crudo.

Declarar la producción de ambos campos como condensados y no como aceite líquido involucraría que la compañía acepte que la extracción de crudo continúa disminuyendo y que tan solo en el último mes ésta fue alrededor de 100,000 barriles menor a la que declaró.

En enero pasado, la estatal reportó que su producción de crudo sin socios fue de 1.684 millones de barriles diarios. En cambio, los datos reportados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos señalan que la estatal produjo 1.585 millones de barriles de crudo. La diferencia entre una cifra y otra es de 99,000 barriles diarios, cercana a la producción de condensados de Quesqui y Valeriana. Los datos de al menos los dos últimos años tienen el mismo patrón.

La petrolera fue consultada, pero no ofreció una respuesta.

Pemex, que se encuentra bajo presiones constantes para elevar su producción, ya ha sido señalada por Bloomberg y Redd Intelligence por incluir algunos condensados en su reportes mensuales y utilizar una medición de temperatura distinta a la utilizada en el estándar internacional para elevar sus números.

La estatal reporta los volúmenes de producción a una mayor temperatura para obtener cifras más altas. Pemex mide su producción a condiciones de 20 grados centígrados, una medición que era estándar hasta 2016. La norma internacional dicta que deben medirse a 15 grados centígrados, pero Pemex ha omitido cambiar la metodología. La razón: entre más alta sea la temperatura en que se mide, el volumen que se obtiene es más alto.

Pero pese a ello, las diferencias entre ambos reportes no deberían de ser tan altas, dicen las fuentes. Y la única explicación yace en que la estatal ha decidido reportar los condensados de Quesqui y Valeriana como petróleo crudo.

La compañía sí registra la producción de condensados en su reporte mensual, pero en estas cifras sólo engloba lo obtenido de Ixachi, Koban y Tizón y otros 16 campos de los que obtiene este hidrocarburo.

“Pemex está bajo una presión constante y la única explicación es que hace esto por una presión política. No hay otra razón, los condensados también son un producto valioso para el mercado”, dice un consultor de la industria. El argumento de rescate a la compañía y de recuperación en la producción se ha mantenido como una de las piezas claves del discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador, a pesar que ninguna de las metas anunciadas ha sido cumplida.

 
Publicidad
Publicidad