Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Pemex aún no es autosuficiente: recibe más dinero que los impuestos pagados

La administración de la estatal ha asegurado en diferentes ocasiones que la carga de impuestos que tiene actualmente le impide mejorar su situación financiera.
mar 01 marzo 2022 01:33 PM
Pemex
Pemex disminuyó su deuda en solo 0.7% durante el año pasado.

La tesis de que Pemex está lejos de ser autosuficiente se reafirma. Las aportaciones del gobierno federal a la petrolera en 2021 superaron la cantidad de impuestos que ésta pagó a la Secretaría de Hacienda durante el año pasado.

La estatal recibió transferencias gubernamentales por 316,354 millones de pesos. Mientras que los impuestos que desembolsó sumaron 309,607 millones de pesos, de acuerdo con su reporte financiero publicado ayer lunes.

Las transferencias incluyen las aportaciones patrimoniales para cubrir sus amortizaciones de deuda y las transferencias destinadas a la construcción de la nueva refinería en Tabasco. Sin tomar en cuenta el estímulo fiscal por una reducción en el Derecho de Utilidad Compartida, el principal impuesto que paga la petrolera.

El reporte de resultados financieros de la compañía al cuarto trimestre del año revela que durante el 2021 Pemex recibió cinco aportaciones patrimoniales para cubrir el pago de su deuda, por un total de 202,568 millones de pesos. La transferencia más alta se hizo apenas en diciembre pasado por un poco más de 73,000 millones de pesos.

También en 2021, como parte de los gastos programados para la construcción de la refinería Dos Bocas, recibió 113,785 millones de pesos.

Publicidad

La administración federal decidió hacerse cargo de las amortizaciones de la deuda de la compañía desde el año pasado y desde el inicio del sexenio anunció una baja en el pago del Derecho por Utilidad Compartida, mejor conocida como Tasa DUC, un impuesto que paga la compañía por el petróleo extraído y comercializado.

El año pasado, la reducción del DUC significó alrededor de 73,000 millones de pesos. Así, en total durante 2021 los apoyos de la compañía podrían estimarse en más de 389,000 millones de pesos.

Uno de los argumentos del gobierno federal y de la administración de la estatal para continuar con esta estrategia de transferencia de recursos se basa en que la petrolera da al Estado una mayor cantidad de recursos a las arcas públicas.

Pemex informó ayer en su conferencia con inversionistas que efectivamente incrementó la cantidad de impuestos que pagó a Hacienda en 2021, debido a la recuperación en los precios del petróleo, pero el monto -los 309,607 millones de pesos- fue inferior a los apoyos recibidos. Un año antes, en 2020, los impuestos desembolsados por la petrolera fueron equivalentes a 185,572 millones de pesos.

La administración de la estatal ha asegurado en diferentes ocasiones que la carga de impuestos que tiene actualmente le impide mejorar su situación financiera, algo que también ha sido señalado por algunas calificadoras de riesgos. De ahí que la administración decidió disminuir la tasa DUC de manera progresiva. Mientras que en 2019 ésta fue de 65%, para este año se plantea en 40%.

Pemex recibió recursos de Hacienda de nueva cuenta en enero pasado, dijeron los representantes de la petrolera en la conferencia con analistas, pero no ofrecieron más detalles.

Hasta ahora la política de apoyos ha tenido aún poco eco en las finanzas de la compañía, pero ha dado a los tenedores de bonos una especie de seguridad sobre sus inversiones.

Una gran parte de las transferencias tiene como finalidad disminuir la deuda de la petrolera, pero durante el año pasado apenas disminuyó en 0.7% a 109,000 millones de dólares, según su último estado financiero.

La calificadora Moody's estimó, en un reporte de diciembre pasado, las transferencias de 2021 del erario público a la petrolera en alrededor de 19,000 millones de dólares, entre inyecciones de capital, pago de deuda y reducciones fiscales.

El mercado espera que la petrolera continúe recibiendo apoyos financieros desde la hacienda pública durante los siguientes tres años del sexenio, pese a que el plan inicial era que estos solo se extenderían durante los primeros tres años y que después de ello, los recursos de la petrolera ayudarían a financiar algunos de los proyectos federales.

Pero pese a ello, algunos inversores y agencias, como Moody’s estiman que la compañía aún continúe con métricas débiles, poca capacidad de inversión y un alto nivel de deuda.

Ayer Pemex hizo público su estado financiero del 2021. La estatal reportó un aumento significativo en su deuda, pero con una pérdida que rebasó los 224,000 millones de pesos.

 

Tags

Publicidad
Publicidad