Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cuándo sentirán las carteras los efectos del plan antiinflación de AMLO?

Los compradores mantienen algunas estrategias para sortear las alzas, mientras se espera que los precios se estabilicen hasta el próximo año.
mar 31 mayo 2022 05:00 AM
inflación-AMLO
El pollo es uno de los alimentos que más ha resentido el aumento de precios. (Graciela López / Cuartoscuro).

El aumento de precios no cede. Aun con los esfuerzos que se despliegan a lo largo de la cadena para contener las cotizaciones, algunos productos, como el aguacate, el jitomate y el huevo, han registrado incrementos significativos en las últimas semanas.

El aguacate es una de las frutas que más ha elevado su precio. El kilo en mercados supera los 100 pesos, cuando el año pasado era común comprarlo hasta en 50 pesos. Tan solo la primera quincena de mayo subió 13.38% a tasa quincenal.

Los especialistas consultados prevén que los efectos del paquete de medidas anunciado a principios de mayo del gobierno federal para contener estas alzas, que amenazan con achicar aún más el bolsillo de los consumidores, se verán hasta el próximo año. Mientras, este año, es probable que la gráfica de los precios siga dibujando una línea ascendente.

"No pareciera que los incrementos van a parar pronto. Lo que esperamos que suceda es que incluso haya un pico (inflacionario) hacia el tercer trimestre e inicios del cuarto trimestre de 2022. Quizá hasta el próximo año podríamos empezar a ver una estabilidad en los precios”, declara Zeineth Odriozola, directora de Cuenta Nielsen IQ.

Publicidad

Sube el aguacate, ¿y la carne?

La estrategia gubernamental plantea que decenas de empresas de gran consumo que se sumaron a la iniciativa de forma voluntaria, como Bimbo, Alpura y Walmart, sean las que se encarguen de establecer el precio de los productos. Además, el gobierno mexicano acordó exentar de arancel a la importación de 21 productos de la canasta básica y seis insumos estratégicos para combatir la inflación.

Los productos beneficiados son aceite de maíz, arroz, atún, carne de cerdo, carne de pollo, carne de res, cebolla, chile jalapeño, frijol, harina de maíz, harina de trigo, huevo, jabón de tocador, jitomate, leche, limón, maíz blanco, manzana, naranja, pan de caja, papa, pasta para sopa, sardina, sorgo, trigo y zanahoria.

Además de animales vivos de las especies bovina, porcina, ovina o caprina, gallos y gallinas.

Ernesto Hermosillo, quien preside el Consejo Mexicano de la Carne (Comecarne), comenta que la eliminación de aranceles debería tener un impacto positivo en los precios. "En lugar de pagar 75% de arancel, a la hora que se pone arancel cero, podemos voltear a ver países, como Brasil, que pueden surtirnos a precios competitivos en un momento en el que otros de nuestros proveedores naturales, como Estados Unidos, sufren de desabasto”, explica. Sin embargo, advierte que la estabilización de precios podría ocurrir en el largo plazo.

"Lo que yo veo es que este año muchas variables que influyen en el precio del producto, como el transporte o los granos, siguen al alza. Todavía vamos a estar sufriendo este año en estos rubros y en muchos otros más", añadió el directivo, quien detalló que el incremento general en los costos de producción en lo que va del año es de 35%.

"No creo que sea el final", añadió el líder del organismo que agrupa a firmas como Cargill, Grupo Bafar, Pilgrim’s, SuKarne y Sigma.

El pollo, por ejemplo, subió 2.94% en la primera quincena de mayo. De acuerdo con compradores mayoristas del alimento consultados por Expansión, el año pasado el pollo fresco tenía un precio que oscilaba entre 40 y 45 pesos por kilo. Durante mayo, llegó a 70 pesos.

Así sortean los mexicanos los altos precios

El 98% de los consumidores considera que su ingreso se ha visto disminuido después de la pandemia, de acuerdo con datos de Nielsen IQ, mientras que algunos productos de la canasta básica tienen alzas de hasta doble dígito, explica Zeineth Odriozola.

Aun con las alzas que presentan alimentos como la carne, el pollo o el huevo, se mantienen como parte de la canasta básica de los mexicanos, además de cereales, verduras y frutas. Nilsen IQ comparte que la compra de la canasta de alimentos, considerando productos de consumo masivo, creció arriba de 9.5% en el último año.

Pero la especialista de Nielsen IQ explica que, como consecuencia del alza de precios espera un ajuste en el tipo de productos, la cantidad y la periodicidad con la que los consumidores compran. Las estrategias para ahorrar van desde adquirir algunos insumos básicos de marca propia, hasta buscar promociones o comprar productos de gran tamaño que generan más valor por el dinero.

 
Publicidad
Publicidad